3 de septiembre de 2012 10:26 AM
Imprimir

Un 83% rechaza el proyecto K que permite votar a partir de los 16

El desacuerdo es muy alto en todos los segmentos pero recibe mayor desaprobación entre las mujeres y en la franja que va de los 45 a 60 años. Apenas un 14% se mostró a favor.

En medio del operativo clamor estimulado desde las bases oficialistas por una eventual re-reelección de la presidenta Cristina Kirchner, el Gobierno ya tiene decidida la avanzada legislativa para habilitar el voto de los jóvenes de 16 y 17 años. Si bien la propuesta dividió las aguas en la oposición, la opinión pública parece no tener tantas dudas: un contundente 83% está en desacuerdo con el proyecto del senador Aníbal Fernández. Apenas un 14% se muestra a favor y un 7% no brinda opinión.
El rechazo a la nueva apuesta del Gobierno surge del último relevamiento de Carlos Fara & Asociados, sobre una base de 442 casos, todos mayores de 18 años, consultados en Capital Federal y Gran Buenos Aires.
En términos generales, la negativa a la propuesta oficial no distingue sexo ni edad. Sin embargo, las mujeres muestran mayor desacuerdo, con un 86% frente a un 79% masculino. El apoyo promedio de 14% se reduce 2 puntos en el apartado femenino y crece hasta un 18% por el lado de los hombres. Más allá de esas pequeñas diferencias, el respaldo es mínimo en ambos casos.
Con guarismos muy similares entre las distintas franjas etarias, el segmento que va de los 45 a los 59 años es el que expresa un mayor grado de rechazo hacia el proyecto que se comenzaría a tratar esta semana en el Senado (ver página 9).
Los encuestados de 18 a 29 años tampoco aceptaron la idea, dado que el 83% se mostró en contra. El “sí” gana adeptos entre los mayores de 60 años, llegando a los 17 puntos.
La clase media es la que más se opone al voto optativo juvenil: el 86% expresó desacuerdo. La brecha se reduce entre los consultados identificados como nivel socioeconómico alto (82% en desacuerdo) y aún más entre el bajo (78 por ciento).
Desglosando por lugar de residencia, la oposición porteña al proyecto es más alta, con un 88%, que la del Gran Buenos Aires, con 8 puntos menos.
A pesar de estas cifras, son otras las que entusiasman a la Casa Rosada para avanzar en el voto adolescente. Tal como recordó a El Cronista el encuestador Ricardo Rouvier, en las últimas elecciones Cristina Kirchner cosechó 6 puntos por encima del promedio general, entre sus votantes de 18 a 25 años.
El crecimiento subjetivo, al no poseer cifras de afiliación, de agrupaciones juveniles como La Cámpora también emociona al Gobierno. Sobretodo en vísperas de las legislativas del próximo año, donde el kirchnerismo aspira a lograr más del 40% de los votos que le permita avanzar sin temor sobre una reforma constitucional.

Siguen los cruces

La iniciativa K continúa generando opiniones encontradas. “La democracia se oxigena con la participación juvenil”, lo volvió a defender ayer el jefe del bloque kirchnerista de Diputados, Agustín Rossi, al tiempo que aseveró que “es conmovedor ver a los jóvenes militando”.
Un condicionado apoyo llegó del ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández. “Los jóvenes hoy en día tienen un proceso de maduración mucho mas anticipado”, consideró. Aunque reclamó “coherencia” al Gobierno: “Si no puede ser imputable, no puede tener capacidades para elegir”, señaló.
Desde la UCR, el diputado Miguel Bazze denunció que “el Gobierno pretende utilizar a los jóvenes” con la eventual reforma de la ley electoral.

Fuente: El Cronista

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *