3 de septiembre de 2012 00:56 AM
Imprimir

Nuevas normas darán impulso a las Cooperativas

CHILE : Mejoras en la ley que fortalecen la gestión, la eficiencia económica y la sustentabilidad financiera, prometen inyectarles mayor dinamismo. Desde 2010 se han creado 33 cooperativas agrícolas

“Las cooperativas han demostrado ser un modelo empresarial versátil y viable, que puede prosperar incluso en épocas difíciles. Su éxito ha contribuido a impedir que muchas familias y comunidades caigan en la pobreza”, señaló Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, al lanzar para el 2012 el Año Internacional de las Cooperativas.

En Chile tuvieron su etapa de oro en los años sesenta y después entraron en decadencia, aunque sobrevivieron a todos los cambios. Son un buen ejemplo de asociatividad, que es lo que permite que en el caso agrícola productores se unan y enfrenten el negocio juntos, compren insumos con mayores ventajas y comercialicen también de mejor manera. Hay grandes cooperativas que se han transformado en gigantes como la lechera Colun, hay otros ejemplos exitosos en pisqueras y vitivinícolas, pero existe un universo de centenares de otras que no han tenido el mismo desarrollo o el sistema, en general, no ha crecido tanto como sí se ve en otros países.

La celebración internacional este año coincide con lo que algunos representantes del sector agrícola califican como uno de los mejores momentos del cooperativismo en el país.

La afirmación se basa en el intenso trabajo que se ha realizado para dar a luz el proyecto de ley que modificará la Ley General de Cooperativas del año 2004, que no tenía contentos ni a moros ni cristianos, y que promete dar un nuevo impulso al sistema.

La iniciativa se encuentra actualmente en trámite parlamentario y se espera que sea votada en sala en octubre de este año.

Lo que plantea la reforma es flexibilizar los requisitos para constituir una cooperativa y fortalecer su capacidad de gestión. Lo que se busca es preservar su carácter participativo y, a la vez, incentivar la eficiencia económica y la sustentabilidad financiera. Eso porque les otorga estabilidad patrimonial. Asimismo, busca actualizar el marco normativo de las Cooperativas de Ahorro y Crédito, para mejorar su competitividad, y modifica las facultades otorgadas al Departamento de Cooperativas (Decoop, dependiente del Ministerio de Economía) para sancionar adecuadamente las conductas que afectan la sana administración cooperativa; y corregir errores de referencia y aclarar interpretaciones equivocadas producto de la aplicación de la Ley General de Cooperativas.

Dimensión actual

Según estadísticas del Decoop, hasta el año 2010 el dinamismo de las cooperativas era prácticamente nulo, ya que cada año se creaban unas 80, pero a la vez cerraban otras 80. En la actualidad, como destaca el jefe del Decoop, Carlos Schultze, están naciendo alrededor de 100 cooperativas anuales, mientras que apenas unas 3 a 5 han desaparecido. Un avance notable que, a su juicio, tiene que ver con el impulso que se está dando al cooperativismo, gracias a un cambio en el modelo de supervisión y fiscalización aplicado desde este organismo, así como el desarrollo de nuevos programas de capacitación, una mayor difusión y fomento del modelo, con mucho trabajo en terreno.

Entre 2010 y lo que va de 2012, según cifras de ese departamento, han surgido 141 cooperativas, de las cuales 33 corresponden al sector agrícola/campesino (26 agrícolas y 7 campesinas).

“Yo diría que el cooperativismo en Chile está viviendo uno de sus mejores momentos, según lo que tenemos como retroalimentación de nuestras bases”, comenta Daniel Rebolledo, presidente de Campocoop, una de las entidades más importantes del país que aúna a cooperativas entre las regiones IV y XI.

“Esta coyuntura se debe tanto a la gestión que estamos desarrollando como única confederación que existe en Chile y que representa al cooperativismo campesino e interactúa con el Gobierno. Además, hay que destacar la importancia que tiene la asociatividad hoy, tanto en Chile como en el mundo”, precisa.

Consensos y desencuentros

Una vez aprobado el proyecto de ley que modificará la norma actual, se espera como impacto directo una mejoría sustancial en el fomento al desarrollo de las cooperativas en Chile, la minimización de los costos de administración; también efectos positivos en el gobierno corporativo y en la gestión; interpretación de ciertos aspectos no clarificados con la actual Ley General de Cooperativas, y estabilidad patrimonial.

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas en el camino para la elaboración de esta norma.

Mientras que desde la Decoop se comenta que se ha realizado un trabajo intenso de la mano de las cooperativas para alcanzar acuerdos -desde diciembre de 2010-, Daniel Rebolledo, presidente de Campocoop, reclama que se actuó desde el Gobierno con más imposición inicial que diálogo.

Hoy está satisfecho con el texto alcanzado tras negociaciones para mejorar lo propuesto. Fruto de esto, evalúa como logros importantes la eliminación del concepto del socio inversor, figura que le permitía a una persona jurídica o natural tener hasta el 80% de las cuotas de participación y, además, retirar el capital luego de dos años. Esto a su juicio atentaba profundamente contra los principios básicos que postula el cooperativismo, que son el bien común y el sentido de desarrollo social. Actualmente, los socios sólo pueden llegar a participar hasta en el 20% de las cuotas de participación, así se asegura que no haya un socio con más poder e influencia que otro.

Otro punto ganado a favor de las cooperativas campesinas, de trabajo y de pescadores artesanales fue que se eliminó la retención del 20% de los excedentes -utilidades- que aplica esta reforma. Comenta que es imposible que una cooperativa pueda mantener su funcionamiento y solventar su capital de trabajo si se les retiene el 20% de los excedentes.

Sobre este tema, Schultze comenta que este tipo de críticas se originan porque no hay una visión amplia. “Lo que nosotros pretendíamos era que la cooperativa se consolidara patrimonialmente. Una de las grandes quejas del sector es que la banca no los atiende -estamos hablando de las medianas y chicas-, y uno de los factores para eso es precisamente el factor patrimonial”, señala.

Pero lo que Rebolledo destaca como un logro relevante impulsado desde Campocoop es la reducción desde 10 a 5 socios para constituir una cooperativa.

Tal como lo señaló recientemente al presidente del Senado, Camilo Escalona, en un encuentro para tratar el tema, plantea que esta reforma no hace diferencias de rubros y necesidades, por lo que se están realizando modificaciones que no van acordes con la realidad del sector agrícola. “No pueden compararnos con las cooperativas de ahorro y crédito o las de trabajo, son escenarios incompatibles para juntar a todos en una sola ley”, dice.

En ese mismo encuentro con el parlamentario, Juan Arriagada, administrador de la Federación Chile Sur, que entre las cuatro cooperativas lecheras que reúne logran producir más de 1.200.000 litros, señaló: “Cuando nos miran en forma individual, no somos nada, pero juntos somos grandes”.

Pero Rebolledo está motivado, porque hay señales claras que le ha dado la autoridad respecto de que el próximo paso será, precisamente, desarrollar una iniciativa legal para abordar la realidad de cada área por separado, algo a su juicio es clave para un efectivo y real impulso al sector.

Cada año se están creando 100 cooperativas, mientras que sólo tres a cinco desaparecen en el mismo lapso.

 Contexto latinoamericano¿Cómo está Chile en materia de cooperativismo si se compara con el resto de América Latina?

Rebolledo es enfático: el líder en la región es Brasil, evaluación con la que coincide Carlos Schultze. Luego le siguen Paraguay, Uruguay y Argentina.

Chile no tiene liderazgo porque, en su opinión, no existen instrumentos o mecanismos específicos que les permitan a las cooperativas el desarrollo de sus proyectos productivos, como ocurre en otros países.

“Necesitamos un apoyo diferenciado para este sector, donde haya explícitamente un porcentaje en el presupuesto general del Indap que esté destinado para el desarrollo y el fomento de nuestras cooperativas en el aspecto productivo, asociativo, educativo y en todos los aspectos que necesitamos”, acota. Asegura que existe voluntad de parte del director del Indap, Ricardo Ariztía, de ver algún tipo de solución en este sentido.

Para el director de Decoop, Carlos Schultze, la situación es distinta. Posiciona al país en un segundo lugar en el contexto latinoamericano. “Chile no se destaca por un gran número de cooperativas, pero la solidez, la transparencia y el control de las cooperativas es un modelo sólido en comparación con el resto de Latinoamérica”, recalca.Situación actual del sector cooperativoActivos
US$ 4.632 millones
Patrimonio:
US$ 2.005 millones
Socios:
1.550.000
Trabajadores:
37.000
total:
1.284 cooperativas
activas y vigentes
ingresos
operacionales:
US$ 1.479 millones
resultado
del ejercicio:
US$ 115 millones

Fuente: Departamento de Cooperativas, Ministerio de Economía, Fomento y Turismo.

Fuente: Revista de Campo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *