4 de septiembre de 2012 10:10 AM
Imprimir

CE investiga si Argentina exporta a la UE biodiésel a um precio inferior al de venta

La Comisión Europea investiga si Argentina e Indonesia están exportando biodiésel a la Unión Europea a precios inferiores a los de venta en la UE perjudicando así a los productores europeos tras recibir una denuncia de la asociación European Biodiesel Board, que que representa a más del 25% de la industria europea.    El Ejecutivo […]

La Comisión Europea investiga si Argentina e Indonesia están exportando biodiésel a la Unión Europea a precios inferiores a los de venta en la UE perjudicando así a los productores europeos tras recibir una denuncia de la asociación European Biodiesel Board, que que representa a más del 25% de la industria europea.

   El Ejecutivo comunitario ha confirmado que investigará en concreto si los precios de materias primas empleadas en la producción de biodiésel exportado por ambos países a la UE –ésteres monoalquílicos de ácidos grasos y/o gasóleos parafínicos– están distorsionados debido a la existencia de un sistema diferenciado de impuestos a la exportación y los precios de exportación para su comercialización en la UE.

   “En ambos casos, los márgenes de dumping calculados son significativos para todos los países afectados”, confirma el Ejecutivo comunitario.

   El Ejecutivo comunitario admite que las pruebas aportadas por la asociación europea de productores de biodiésel constatan que los productos de biodiésel importados de ambos países “han aumentado en términos absolutos” y “en términos de cuota de mercado” y que los datos suministrados demuestran que “el volumen y los precios del producto importado objeto de investigación han tenido, entre otras consecuencias, un impacto negativo en los niveles de precios y cuota de mercado de la industria de la Unión, lo que ha resultado en efectos adversos sustanciales” para el sector europeo.

   La Comisión considera que “existen suficientes pruebas para justificar” la apertura de investigación, que deberá completar en un plazo de 15 meses, aunque advierte de que “medidas provisionales pueden ser impuestas” en un plazo de nueve meses como máximo a contar a partir del 29 de agosto, cuando publicó en el Diario Oficial de la UE su decisión de abrir una investigación.

   El Ejecutivo comunitario ya ha avisado de que examinará “imponer medidas” como el aumento de las tarifas aduaneras en el caso de que se compruebe que los productos importados “han provocado daños en la industria de la Unión” siempre y cuando éstas “no vayan en contra de los intereses de la Unión”.

   Con el objetivo de recabar la información necesaria para llevar a cabo su investigación, la Comisión contactará con las autoridades argentinas e indonesias y quizá también con las asociaciones de productores exportadores de ambos países.

   El Ejecutivo comunitario remitirá a las empresas exportadoras argentinas e indonesias un cuestionario en el que solicitará información relativa a su estructura, actividades, costes de producción y venta de productos investigados en el mercado doméstico y sus ventas en el mercado europeo, aunque no descarta limitar su investigación “a un número razonable” de empresas con el objetivo de facilitar la misma.

   Con el objetivo de decidir si investiga a todo los productores exportadores o sólo una muestra, Bruselas ha reclamado a todas las empresas exportadoras de ambos países que le remitan la información sobre sus empresas en un plazo de 15 días a contar desde el pasado 29 de agosto y en base a las respuestas decidirá el alcance de la investigación.

   Bruselas ha advertido de que si alguna empresa o parte interesada no coopera en la investigación o lo hace sólo de manera parcial ello puede resultar en un trato “menos favorable” que en el caso de las que acepten cooperar.

   La apertura de la investigación, que se produce a raíz de la denuncia que presentó la asociación europea de productores de biodiésel el pasado 17 de julio, se conoce poco después de que el Gobierno de Argentina solicitara el pasado 20 de agosto abrir consultas con la UE en la Organización Mundial del Comerio (OMC) por las restricciones a la importación de biodiésel argentino impuestas por España a raíz de la polémica expropiación del 51% de YPF, filial de Repsol.

   El Ministerio de Industria español aprobó el 20 de abril una orden ministerial que asigna a las plantas españolas y comunitarias cantidades de producción de biodiésel, de forma que solo el producto objeto de esta asignación podrá ser tenido en cuenta a la hora de cumplir lo objetivos ‘verdes’ de la UE para 2011 y 2012 sobre implantación de estos biocombustibles, lo que limitará en la práctica la entrada del producto refinado procedente de Argentina.

Fuente: EUROPA PRESS

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *