7 de septiembre de 2012 16:05 PM
Imprimir

INAC impulsa dos medidas para lograr mayor transparencia en cadena cárnica

URUGUAY : El Instituto Nacional de Carnes (INAC) impulsa dos medidas para lograr mayor transparencia en todos los eslabones de la cadena.

Una es el estudio de factibilidad para poner en marcha en Uruguay de un mercado a futuro de novillos. La otra es que a partir de octubre, se publicarán el peso bruto y el neto de todos los frigoríficos, con lo que los productores –usando la misma clave con la que entran a ver sus datos en el sistema de cajas negras– van a poder controlar la tara que tuvieron sus ganados que enviaron a la industria.
La multa que INAC le aplicó a Frigoyí por haber movido las taras acordadas en el sistema de cajas negras, avivaron la desconfianza de los productores en la industria, por más que el ilícito haya sido constatado en una sola planta.
El instituto publicará un histórico de este frigorífico desde 2009 hasta la fecha y después de todas las demás plantas. La publicación abarcará cada uno del ganado que se mandó desde el 1º de diciembre de 2009 en adelante. Para dar este paso, hará falta adecuar todo el sistema informático, por eso no se puede hacer antes.
Una de las herramientas que aportaría mayor seguridad y que, incluso, podría incentivar a la cría a producir más terneros, sería contar con un mercado de haciendas a futuro como sucede en Estados Unidos y sin ir más lejos, en Brasil.
INAC y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) signaron un convenio para estudiar la viabilidad de un mercado a futuro de ganado que podría pasar por cotizar en bolsa o por crear una derivación de la Bolsa de San Pablo. Las primeras conclusiones del estudio se estarían conociendo a fin de año.
En la década del 90 se intentó hacerlo pero, en ese momento, no fue apoyado por la industria frigorífica. Hoy el negocio cárnico cambió bastante y para el presidente del Instituto Nacional de Carnes, Luis Alfredo Fratti, “bien vale la pena que alguien se ocupe de estudiar qué es lo que está pasando y si existe la masa crítica suficiente para cotizar en bolsa o ver si hay especuladores”.
Las autoridades del INAC están convencidas de que si no crece el número de bovinos preparados para faena es porque faltan algunas certezas y principalmente a nivel de los criadores que son los proveedores de los terneros que posteriormente se transformarán en futuros novillos.
“Si bien hace 3 años que el ternero tiene un precio 20% o 30% por kilo por encima del valor del novillo gordo, nadie puede garantizar que el año que viene no vaya a ocurrir lo mismo que pasó en los últimos años”, explicó Fratti a El País.
Si el mercado a futuro, siempre pensado para el novillo, después “se puede extender a otras categorías (como pasa en Estados Unidos), capaz puede ser uno de los instrumentos que nos otorguen más certezas y seguridad al negocio ganadero; podría impulsar a que nacieran más terneros”.
El problema de la falta de oferta radica en la cría y si con estos precios el productor no responde –hay componentes climáticos que afectaron nuevamente la producción de terneros en estos años–, es porque algo más se precisa para incentivarlo a invertir más.
industria
La industria frigorífica dice no estar en contra del mercado a futuro si se arma bien, pero recién comienza el análisis de la propuesta dentro de sus gremiales. Lo que no ve viable es que se pueda atar al mercado de San Pablo porque las realidades son distintas; hay distintas tasas de cambio y los mercados para la carne son diferentes.
En San Pablo el 80% del ganado tiene por destino el mercado interno y está más sujeto a su dependencia. En Uruguay, el mercado interno pesa, pero también es muy fuerte la exportación.
El otro problema que ve el sector es que la carne no se vende a futuro como los granos. Las empresas no venden carne a más de 30 o 45 días porque precisan cubrirse de los cambios de precio de la tonelada y de los movimientos de las monedas en el mundo.
Los productores ganaderos apoyan desde ya el estudio. “En la producción pecuaria los ciclos biológicos son largos. En el caso del ternero, desde que se preña la vaca, pasando por la cría del ternero y su posterior destete, lleva casi 2 años. Los ciclos de engorde también son largos. Por eso, poder producir teniendo una cierta seguridad de precios es más que positivo”, aseguró Guillermo Vila, delegado de la Federación Rural en el INAC.
Vila puso como ejemplo lo que sucedió con los granos. “El gran cambio que tuvo Uruguay estuvo dado por poder comenzar a actuar en el mercado a futuro de granos”, afirmó.

Fuente: El Telegrafo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *