8 de septiembre de 2012 10:53 AM
Imprimir

El Congreso, como una panadería

Muchas veces se escucha repetir el lugar común, como con sorna, de que “el Congreso es una escribanía”. Incluso esa expresión habría sido acuñada por legisladores de la oposición cuando el oficialismo, en uso de sus mayorías, actúa enviando leyes al Parlamento para su tramite veloz. Desgraciadamente este calificativo apunta contra lo que es la […]

Muchas veces se escucha repetir el lugar común, como con sorna, de que “el Congreso es una escribanía”. Incluso esa expresión habría sido acuñada por legisladores de la oposición cuando el oficialismo, en uso de sus mayorías, actúa enviando leyes al Parlamento para su tramite veloz. Desgraciadamente este calificativo apunta contra lo que es la esencia del Poder Legislativo y que creo que estaría mejor expresado, aunque en una forma irreverente, diciendo que “el Congreso debería ser como una panadería”, adonde distintas personas trabajan en conjunto preparando una masa, aportando sus ingredientes y llevando a cabo un proceso que luego de una cocción, terminará siendo un producto.

En el Congreso, inversamente a la panadería, son muchas mas las leyes en proceso que las que finalmente se aprueban. Lo que no le quita valor en absoluto a la iniciativa de quien las prepara e impulsa. Es un trabajo silencioso, poco vistoso, pero que constituye el núcleo de la idea republicana del Poder Legislativo.

Al estudiar los proyectos de ley que ingresaron en el primer semestre de 2012 en la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, surge que hay 71 proyectos de ley (presentados por 98 diputados) de diversos temas referidos a la cuestión rural. 34 firmas de proyectos pertenecen a la UCR, 23 al oficialismo, 11 al FAP/GEN/PS, 7 a la Coalición Cívica, 9 al Pro, 3 al PJ Federal y 11 a partidos varios del interior.

Si esta misma información se la presenta desagregada por espacio político, vemos las primeras cosas: el oficialismo debería encabezar los proyectos de ley (lo que es lógico al estar al frente de la administración) pero, oh sorpresa!: la UCR es el partido que ha presentado la mayor cantidad de proyectos sobre estos temas. Ocupan un tercer lugar los partidos provinciales, el espacio de izquierda y seguidos de cerca por el Pro.

Ahora si vemos los proyectos por tema, el resultado es más interesante.

El Frente para la Victoria – PJ tiene mas de la mitad de sus proyectos relacionados con regulaciones estatales (organismos, tramites, fondos especiales, institutos, reglamentaciones, etc.), o sea: leyes sobre lo que pretende e impone el Estado que hagan los ciudadanos. Esta tendencia hacia la intervención en la economía es “una fija” en la clase política argentina: la misma tendencia aparece en la UCR, en los partidos del interior y los de izquierda.

Notablemente equilibrado se ve al Pro y la Coalición Cívica. Se destaca también que la UCR es el partido que mas ha trabajado en el tema carga impositiva y Economías Regionales/Pymes. El mismo efecto se observa en los partidos provinciales.

Y cerrando el análisis vemos la misma información, pero ahora distribuida por temática, como para ser mas específico :

El gráfico nos indica la tendencia legislativa referida a la cuestión rural. Y esta es dominada ampliamente por regulaciones estatales y carga impositiva. Todo lo demás, salvo la ganadería, viene de atrás “comiéndose los cascotazos”.

Me suena en la memoria esa frase inquietante de Ayn Rand, filósofa ruso/americana : “Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada, ? entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse , que su sociedad esta condenada”.

Asi y todo, yo conservo la esperanza…

Fuente: Ricardo Lakatos LA NACION

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *