9 de septiembre de 2012 14:28 PM
Imprimir

Echegaray, el que le pone cepo al dólar pero no a su casa en Punta del Este

Se define como un soldado y, en realidad, siempre lo fue. Nació en Punta Alta, vecino de la Base Naval de Puerto Belgrano; su padre era un suboficial de la Armada que estuvo destinado en la ESMA entre 1975 y 1980 y militó en el Partido de la Democracia Social de Massera.

“Tiene un esquema militar, es un milico, un soldado”, recuerda ante Clarín un viejo amigo de la infancia. “No es horizontal, no se lleva bien con sus pares. El no pone en riesgo nunca la relación vertical. Nunca va a tener un ministro como aliado. Si te fijás, nunca lo vas a ver en una interna del gabinete, su única aliada es Cristina”.

Como Boudou, su cuna política fue la UCeDé en Mar del Plata . Pero Echegaray y el vicepresidente no se llevan; su compañero de la Universidad era también su opuesto: un tipo pintón, entrador y canchero. El era “un gordito feo, negro y con anteojos”. Ya sus pares del Liceo Naval de Necochea le decían “La Morsa Echegaray”.

Hay quienes aseguran que existen videos de prensa en los que Echegaray defiende a Videla, y otros en los que comenta con admiración el trabajo de Aldo Rico . Es un tipo hermético y quizá por eso nadie sepa por qué un día dejaron de verlo en la UCeDé y se fue a militar con Pocho Romero Feris al Partido Autonomista Nacional, y de ahí al sur, donde comenzó su destino. Entró a la familia Kirchner por la puerta de atrás: a través del chofer, Rudy Ulloa.

“Era un funcionario de tercer nivel en Santa Cruz y se hace socio de Rudy Ulloa Igor, de ahí salta a formar parte de los negocios más corruptos del kirchnerismo ”, recordó Elisa Carrió en 2008.

“Es el tipo que recaudaba para Rudy, es decir para Néstor, por eso nadie lo toca”, explican fuentes de Río Gallegos.

Echegaray SRL fue la empresa que lo unió con el chofer y con la que controlaron una FM comunitaria y un semanario local. También participaron de una fundación de cándidas intenciones: se llamaba “Ayudemos a Mamá”, y recibía aportes internacionales para ayudar a las madres adolescentes. Integraban su staff directivo Carlos Zannini y la Hermana Alicia.

Matías Longoni relata en “Fuera de control” , una investigación sobre el rol de Echegaray en la Aduana, la AFIP y la ONCCA, que en 2003 Echegaray asume en la Aduana de Río Gallegos y desde ahí tapa la investigación que se inició contra la pesquera Conarpesa a partir de una denuncia de Carrió. Entre 2004 y 2008 maneja la Aduana Nacional en tiempos turbulentos: en aquel período sucede el escándalo de Southern Winds por el envío de 60 kilos de cocaína a España (y Argentina, inexplicablemente, tarda varios meses en hacer la denuncia) y Antonini Wilson llega con su cajita feliz al aeropuerto, lo que finalmente se caracteriza como una infracción aduanera.

En 2010, un grupo de diputados opositores denuncia judicialmente a Echegaray por la creación de empresas fantasmas para el cobro de subsidios agropecuarios : Orient Grain, Campo Seco, Frutos y Campo, Negocios TTT, Campo y Negocios, Gan X Primera, Agrogan RTG, Cosechas Buenas, Cereales y Business, Good Work y Gold Jaucke. “La Keka y otros s/delito de acción pública” es el título de la megacausa contra Echegaray en 2011, en la que se denuncia el desvío de fondos públicos por 1.139.193 pesos en cuatro pagos firmados por el propio Echegaray. Como afirma Longoni en este diario en marzo de ese año “nunca nadie reclamó la devolución del millón de pesos pagados a esa firma trucha”.

En diálogo con Perfil , el diputado CC Juan Carlos Morán sostuvo que “el sistema informático fue clave para las coimas de Echegaray : cuando él llega se cambia el sistema y se flexibiliza el acceso desde el exterior. Dos meses después de irse de la ONCCA, el mismo Echegaray firmó un convenio para manejar el sistema informático, el “Jaucke”, que permitía ingresar desde las oficinas de Piedras 519 séptimo piso, donde funcionaba una ONCCA paralela”.

En el mismo año, otra investigación de Longoni en Clarín, en este caso con la colaboración de Luciana Geuna, señalaba el costado benefactor de Echegaray con su entorno familiar : su hermano fue ascendido a jefe de la seccional Bahía Blanca de la AFIP y benefició con contratos y mejoras salariales que iban desde los 7.000 a 20.000 pesos a varios de sus parientes directos. Pero las declaraciones juradas del funcionario muestran que la caridad bien entendida empieza por casa: aumentó su patrimonio un 37% en 2011 y un 56% si se toma su primera y tímida declaración ante la Oficina Anticorrupción en el año 2000, cuando declaró poseer bienes por 71.499 pesos . Doce años después, su patrimonio es de cuatro millones, incluyendo una casa de 163 metros cuadrados en Manantiales , sobre la ruta 10 en Punta del Este, varios jets ski y cierta debilidad por los Toyota. El hombre que le puso cepo al dólar tiene, como se ve, cierta debilidad por lo importado que pudo heredar Camila, su única hija (de 19 años), que a mediados de la semana viajó en un vuelo de Delta a Atlanta con destino final hacia Carolina del Sur , adonde fue por un intercambio. Camila muestra en su cuenta de Facebook fotos en La Barra, en Roma y en otras ciudades del mundo y también una instantánea haciendo fuck you (¿será fan de PPT?).

Ojalá le hayan autorizado los dólares para viajar . Después de todo, es la hija del hombre justo en el puesto justo.

Investigación: JL / María Eugenia Duffard / Amelia Cole

Fuente: Clarin

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *