9 de septiembre de 2012 21:56 PM
Imprimir

Respetemos la constitución, defendamos la propiedad privada

El artículo 17 de nuestra Constitución Nacional establece claramente que “la propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación Argentina puede ser privado de ella”. La SRR, integrada por hombres de trabajo y acción, desde 1895 defendió y seguirá defendiendo los derechos a la vida, a la libertad, a la propiedad privada, a producir, […]

El artículo 17 de nuestra Constitución Nacional establece claramente que “la propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación Argentina puede ser privado de ella”. La SRR, integrada por hombres de trabajo y acción, desde 1895 defendió y seguirá defendiendo los derechos a la vida, a la libertad, a la propiedad privada, a producir, comerciar, transitar y aprender.

Los incumplimientos constitucionales y de leyes por parte del Poder Ejecutivo Nacional, son un fuerte llamado a los ciudadanos habitantes argentinos a defender sus derechos y garantías. Vemos con mucha preocupación las expropiaciones de YPF, Aerolínea as Argentinas, los ahorros de las AFJP, como se decretan impuestos confiscatorios sin facultades y se desobedecen sentencias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En la Argentina actual, las personas no pueden salir del país libremente, disponen a medias de su dinero y no pueden ahorrar en la moneda que lo deseen. Las empresas no pueden importar, comprar y/o vender, se cierran exportaciones como a la carne, el trigo y maíz, entre muchas, con graves perjuicios a productores y consumidores.

Se confronta y perjudica al sector agropecuaria o sin sentido, con resultados de castigo a consumidores. Se atenta contra la libertad de expresión de los medios de comunicación. Mediante propaganda política disfrazada de publicidad en programas públicos éticamente obligados a ser imparciales, arremeten contra los gobiernos provinciales y sus derechos a reclamar y obtener lo que les corresponde. Se impone propaganda política oficial en escuelas sin permitir la pluralidad de voces que deberían promover. El resultado es falta de garantías sobre la propiedad privada, derechos y responsabilidades que detiene a inversores internos y externos, perjudicando y reduciendo la producción, el trabajo y el desarrollo posible del país.

Es momento para que la ciudadanía defienda sus derechos y valores, y en especial, que los legisladores-representantes actúen instrumentando el cumplimiento constitucional y de leyes para que exista un verdadero pueblo soberano en el orden civil, comercial y penal. Es momento para hacer un país federal reconstruyéndolo de la distorsión unitaria y concentradora que hoy se programa y concreta para personalismos antes que la Patria. Es momento de exigir que se cumpla lo que establece la Constitución. Es momento de despertar.

Fuente: Sociedad Rural de Rosario

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *