10 de septiembre de 2012 11:38 AM
Imprimir

Qué hacer cuando el agua baje

Frente a la inundación que afecta a gran parte de la provincia de Buenos Aires, la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) elaboró un detallado informe en el que precisa cuáles son las ventajas de ese sistema de producción para enfrentar períodos de excesos hídricos y, además, destaca su utilidad para comenzar a recuperar los suelos una vez pasada la emergencia. Aunque reconoce que frente a inundaciones como la actual ninguna receta es suficiente, vale la pena repasar sus conceptos para pensar hacia el futuro. Aquí van.

En comparación con suelos en labranzas convencionales, los planteos productivos bajo el sistema de siembra directa presentan mayor infiltración.

Esto significa que en períodos de precipitaciones tienen mayor capacidad de captar el agua de lluvias y almacenarla, para el uso posterior por los cultivos.

Ante situaciones de altas precipitaciones, el suelo actúa como un “silo de agua”, pero una vez que se llena, no tiene posibilidad de infiltrar (absorber) más agua, dado que su sistema poroso se encuentra saturado.

Frente a períodos de altas precipitaciones, como el actual, y una vez recargados los perfiles de suelo, todo exceso hídrico indefectiblemente tiene que evacuarse por otras vías; esto es, el escurrimiento superficial (siguiendo un gradiente gravitacional), por evaporación directa a la atmósfera o por percolación a zonas más profundas a las exploradas por los vegetales.

Respecto del primer punto, a lo largo de distintas intervenciones en congresos de Aapresid, el ingeniero agrónomo Rodolfo Gil -especialista en suelos de INTA Castelar- detalla que los planteos agrícolas, ganaderos o mixtos en siembra directa, se caracterizan por dos aspectos fundamentales: la acumulación de residuos de cosecha en superficie y la no remoción del suelo.

Ambos factores regulan directa o indirectamente el funcionamiento del sistema suelo-cultivo-atmósfera, modificando el balance de energía, agua y materiales orgánicos e inorgánicos.

De hecho, sistemas de no remoción del suelo con acumulación de residuos de cosecha en superficie, como la siembra directa, permitirían disminuir la magnitud de los procesos erosivos.

Una adecuada cobertura de rastrojos en superficie (superior al 60 por ciento-70 por ciento) proporcionaría protección frente al impacto de las gotas de lluvia, disminuyendo la desagregación de las partículas y agregados. Y el aumento en la rugosidad superficial con mayores contenidos de residuos en superficie, reduciría la velocidad del escurrimiento, minimizando su agresividad e incrementando la infiltración.

Los residuos superficiales actuarían como pequeños diques que demoran el escurrimiento de agua y prolongan el tiempo para su entrada en el suelo.

Por otro lado, la no remoción del suelo en planteos de siembra directa, conduce a una menor oxidación de la materia orgánica y a una mayor estabilidad de los agregados del suelo, disminuyendo la susceptibilidad de la capa superficial del suelo al efecto disruptivo del impacto de las gotas de lluvia y la formación de costras o “sellado”. Los residuos en superficie contribuirían también a esta reducción en la tasa de descomposición en la materia orgánica a partir de un mayor albedo, menor temperatura y menor tasa de difusión de oxígeno.

La no remoción del suelo contribuye también a la conservación de su bioporosidad: los canales de lombrices y raíces resultan continuos, más estables y menos tortuosos que los macroporos creados por las labranzas y resultan más efectivos para el ingreso de agua al perfil.

El resultado de todos estos efectos se ve reflejado en la preservación de la estructura del suelo, menor encostramiento superficial, mayor infiltración, menores escurrimientos y menores pérdidas de suelo en sistemas de siembra directa.

En suelos franco-limosos de EE.UU. se observó -al comparar tratamientos con solo dos años de siembra directa de maíz-soja contra tratamientos con remoción de suelo- un incremento de aproximadamente el 100 por ciento en la sortividad del suelo bajo siembra directa. Este parámetro representa una medida de la habilidad que tiene un suelo de absorber agua durante el proceso de humedecimiento y, en general, cuanto mayor es el valor de la sortividad, mayor es el volumen de agua que puede ser absorbida y de manera más rápida, disminuyendo el escurrimiento.

Por otro lado, la implementación de un planteo de siembra directa, por sí solo, no garantiza minimizar los procesos de degradación del suelo ni asegura la sustentabilidad del sistema productivo.

Los planteos de siembra directa deberían ser acompañados de una adecuado plan de rotaciones de rastrojos y raíces (que generen una mayor estructuración del suelo y un mayor aporte de carbono), de prácticas de fertilización que balanceen la extracción de nutrientes, del uso de cubiertas vegetales y demás prácticas que tiendan a la estabilidad del sistema de producción.

Ahora bien, en referencia a las copiosas lluvias registradas que superan toda previsión, el “silo de agua” está lleno y no hay mucho más que decir o hacer.

Pero es claro que esta es una situación excepcional. Hacia adelante, el reacomodamiento debe hacerse siguiendo planteos productivos sustentables: las externalidades positivas del sistema de siembra directa brindan probadas razones para hacerlo, aún -y sobre todo- después de esta coyuntura complicada para muchísimos productores.

Fuente: Clarin

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *