10 de septiembre de 2012 00:58 AM
Imprimir

Falta orégano y se duplica el precio

Luego de 2 o 3 años de gradual retroceso de la superficie cultivada de orégano en la provincia, este año podría recuperarse parte de esta pérdida gracias al aumento en los precios pagados al productor. Datos del sector, indican que el precio se ha duplicado, y esto podría incentivar plantaciones que permitirían una mayor oferta en el mercado.
Con más de la mitad de la superficie cultivada en el país, Mendoza lidera cómodamente la producción nacional de esta aromática, concentrando las plantaciones provinciales, mayoritariamente (entre un 80 por ciento y un 90 por ciento), en el departamento San Carlos. Aunque la participación relativa del orégano es menor en el conjunto de los cultivos hortícolas -y no todos estén de acuerdo en el precio nominal de referencia- la mejora es bienvenida, luego de dos o tres temporadas de valores deprimidos.

El precio referencial pagado al productor registrado por la Fundación Instituto de Desarrollo Rural (IDR) de Mendoza, fluctúa en torno a los $20 por kilo. Estos valores coinciden con los datos aportados por la Agencia de Extensión Rural -AER- INTA La Consulta, San Carlos. Desde esa unidad del organismo técnico nacional señalan que esos precios duplican a los percibidos por el agricultor hace un año. En el sector privado, hay coincidencia en que el aumento ronda el 100 por ciento, aunque se asegura que ese precio es el que “aspira” percibir el productor. Y advierten que “deben haber sido muy pocas las operaciones cerradas a esos valores”.

Al ratificar la ostensible mejora en el precio, el Ing. Arg. Pablo Bauzá, de la AER-INTA La Consulta, recuerda que la temporada pasada no se había movido con respecto al 2010, aún en un contexto de notable inflación y señala que “en 2012 la subas han alcanzado hasta un 100 por ciento”.
Bauzá lo atribuye a la dificultad para la entrada de orégano importada al país y agrega: “el año pasado se importaron 700 toneladas y se llegaron a exportar alrededor de 300 toneladas. Tuvimos un saldo comercial negativo de 400 toneladas; pero este año hubo problemas para importar, por eso el precio aumentó. Está ingresando orégano al país, pero no en el volumen y con la fluidez que registraban las importaciones hasta el año pasado”.

A raíz de esto, Bauzá, sostiene que “la situación ha cambiado porque hasta la temporada pasada la superficie cultivada estaba disminuyendo y ahora, por primera vez en 2 ó 3 años, el cultivo de orégano está creciendo en Mendoza”.

Otra lectura

Sergio Patta, presidente de Cuyoaromas S.A. (empresa de Mendoza que fracciona y comercializa por mayor especias, aromáticas y frutas secas) ratifica que, a fines de agosto, el precio del orégano registraba un aumento interanual del 100 por ciento. Patta, estima que el precio “puede llegar a un 150 por ciento dentro del próximo mes aunque bajará en diciembre, cuando empiece la cosecha”.

Sin embargo, el empresario cree que las razones de este aumento no vienen por el lado de la “balanza comercial negativa”. De hecho, dice desconocer si las restricciones a las importaciones han tenido incidencia en la escasez del producto. Aunque, señala que “normalmente de acá se mandaba una buena cantidad de orégano a Brasil, y este año no se ha enviado”.

Al explicar las razones de este aumento de precio, Patta, quien produce parte de lo que comercializa en una propiedad ubicada en Tres Esquinas, San Carlos; indica que el productor de orégano, en general, destina también una parte de la tierra al cultivo de ajo, dependiendo de cuánto valga un producto o el otro. “El ajo valía un mucho -salvo este último año- y el orégano no valía nada; entonces se arrancó orégano y se puso ajo. Por eso hoy falta orégano. Es simple”.

“La mayor superficie cultivada -continúa- con orégano la tienen 3 o 4 productores, ellos deciden si cultivan ajo u orégano de acuerdo a las perspectivas de comercialización. Como esta última temporada el ajo valió muy poco, este año se plantó un montón de orégano”.
El cultivo del orégano se inicia en marzo-abril y puede haber una segunda plantación en septiembre-octubre. Patta, considera que con estas perspectivas de crecimiento de producción el precio para la cosecha no se podría mantener.

Otros precios

Al analizar el funcionamiento del mercado, Sergio Patta revela que las especieras grandes, son las que fijan el precio y lo que ha ocurrido este año es que el acopiador ha estado trabajando prácticamente sin rentabilidad, porque no quiere perderlas como clientes. Explica que “los productores están demandando precios muy altos, y si no se los pagan, no venden el poco orégano que hay. Las especieras no están dispuestas a pagar el precio al que debería llegar el producto si el acopiador le sumara su rentabilidad”.

Agrega que “las operaciones que hay son mínimas; y menos a 20 pesos el kilo de orégano trillado. Los productores quieren 20 pesos; pero son muy pocos los que lo han pagado”.
Patta, hace el siguiente cálculo de rentabilidad: a los $20 por kilo de orégano habría que sumarle $6, correspondiente a un 30 por ciento de pérdida en el zarandeo. A esto hay que agregarle $2 de la bolsa, electricidad y mano de obra, con lo cual el valor del acopio -sin rentabilidad del acopiador- sería de $28 el kilo.

Información brindada desde el sector muestra que hoy se están haciendo algunas ventas a las especieras a $28 pero otras operaciones se están haciendo a $23.

“Se puede hablar de un promedio de $25 o $26 pesos a la especiera; por lo tanto y aún sin considerar la rentabilidad de la copiador, al productor no se le puede estar están pagando 20. El año pasado, para esta misma fecha, estaba a 12 pesos a la especiera; por lo que se estuvo pagando entre 7 y 8 pesos al productor”, grafica Patta, quien admite haber estado comprando, en los últimos 30 días, orégano zarandeado a $23 o $24 pesos.

Oxigenación

De cualquier manera, queda claro que esta mejora en los precios llevará una cuota de oxígeno a los productores, la mayoría de los cuales no tiene muchas opciones para sostener sus ingresos. El titular de Cuyoaromas reconoce que “hoy, hay costos crecientes en fertilizantes y en jornales. Es un cultivo que lleva bastante mano de obra necesaria para plantar, para desmalezar, para regar y para cosechar”.

“Si se pudiera avanzar en la mecanización de la cosecha, sería muy interesante. Buena parte de la producción de orégano la hacen productores chicos, que difícilmente puedan acceder a una tecnología importante”.

Desde el INTA La Consulta, el Ing. Bauzá coincide en esa caracterización. Dice que una decena de productores pueden ser considerados grandes. Representarían alrededor del 5 por ciento de los actores del negocio, pero podrían llegar a concentrar el 80 por ciento de la producción. Habría una franja media (poco más del 10 por ciento); mientras que más del 80 por ciento de los productores son chicos y muy chicos (la mitad tiene menos de 5 hectáreas), de los cuales poco más de medio centenar están cooperativizados.

Fuente: Los Andes

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *