11 de septiembre de 2012 22:43 PM
Imprimir

Es bueno para Chile que China no para de crecer

En 2011 las exportaciones agroalimentarias de Chile a China crecieron 35% respecto de 2010, lideradas por la fruta fresca y seca. Se estima que ese mercado representará US$ 460 mil millones en cinco años.

 La crisis económica en Europa y la necesidad de diversificar mercados es lo que ha llevado a los exportadores chilenos a poner cada vez más fichas en Asia. De hecho, de acuerdo a los datos de ProChile, el mercado asiático lidera los envíos del sector al mundo, concentrando el 28% de ellos.

Cantidad de personas, economías sólidas y en desarrollo y mayor poder adquisitivo, están entre los atractivos para enviar los productos a esa zona geográfica. Así, en los últimos años ha tenido crecimientos sostenidos en cuanto a las exportaciones de alimentos y bebidas: en 2011 se registró un aumento de 35% respecto de 2010, destacando la evolución de algunos sectores como la fruta fresca (13%), frutos secos (296%), vinos (17%), productos del mar (45%), lácteos (137%), pecuario -principalmente cerdo- (33%) y productos elaborados (51%).

Pero ese mercado tiene un potencial mucho mayor. El crecimiento de la economía china, a pesar de la desaceleración que vive en el último tiempo, lleva a un rápido aumento de la clase media y alta, lo que implica un mayor consumo. Se estima que en cinco años el mercado chino de alimentos alcanzará US$ 460 mil millones. Y Chile, con un pie ya puesto, está en condiciones de aprovechar esas ventajas.

Por ello ProChile está trabajando con los empresarios del sector para desarrollar acciones de promoción que permitan dar a conocer la diversidad de productos que ofrece el país. De hecho, empresas chilenas, en conjunto con la entidad estatal, presentarán hoy y mañana sus productos en un Sabores de Chile, en Beijing, y luego viajarán a Corea del Sur.

“Sabores de Chile tiene especial foco en mostrar una amplia gama de productos alimenticios con énfasis en aquellos que se han comenzado a comercializar gracias a las recientes aprobaciones fitosanitarias del mercado (frutas frescas y pecuarias)”, indican en la entidad.

China, con sus 1.300 millones de habitantes, se ha transformado en el séptimo destino de los productos agroalimentarios del país. En 2011 el gigante asiático justificó el 3,5% de las exportaciones chilenas, equivalentes a US$ 438,5 millones. Parte importante en este impulso la tiene el TLC vigente desde 2007.

De acuerdo con ProChile, los envíos de alimentos a ese país aumentaron en 186% en los últimos cinco años, pasando de US$ 153 millones en 2007 a US$ 438 millones en el 2011. Dentro de los sectores con gran crecimiento está el frutícola. Previo al acuerdo las exportaciones de fruta fresca no superaban los US$ 15 millones, pero desde 2007 vienen creciendo a una tasa promedio anual de un 52% (2007-2011) alcanzando los 165 millones de dólares el 2011, 33 veces más que en 2005.

Incluso el año pasado el país aumentó en 82% sus envíos respecto de 2010, lo que implicó pasar de US$ 79 millones a US$ 165 millones en ventas. Con esta cifra Chile superó a Estados Unidos como proveedor de fruta a este mercado y se posicionó como el segundo mayor abastecedor de estos productos después de Tailandia. China se hace cargo del 4% del total de los envíos de fruta del país. Y dentro de ella, Chile fue el principal proveedor de cerezas frescas (75%); ciruelas frescas (71%); y de uvas y manzanas frescas (58 y 54%, respectivamente).

Otro segmento que viene aumentando sus envíos es el de los alimentos procesados, que en 2011 aumentaron 27% con respecto a 2010, con lo que China se convirtió en el cuarto país de destino de estos productos luego de Estados Unidos, Japón y México.

Inulina y frutillas congeladas están entre los productos con que Chile es líder en ese mercado con 64% y 40%.

Asimismo, Chile se posiciona como el segundo mayor exportador a China de vino a granel.

En ProChile destacan que las preferencias arancelarias concedidas en el acuerdo han contribuido a mejorar la posición competitiva de los exportadores chilenos en ese mercado, ya que el arancel que están pagando es menos de la mitad del que deben cancelar otros proveedores.

Por ejemplo, para vino a granel bajó desde 20% (2005) a 6% (2012); y en vino embotellado, de 14% a 4,2% en el mismo período. Para frutas, como las uvas frescas el arancel ha bajado de 13% a 3,9% (en igual período). Y él acuerdo contempla que de aquí a 2015, productos como todas las carnes, lácteos, pasas y manzanas frescas, entre otros, podrán ingresar al mercado libres de arancel.

Hay que considerar que desde mediados de este año en el sector exportador pecuario, Chile logró a mediados de 2012 el ingreso a China de carne bovina, ovina y caprina congelada.

El impacto de la baja de los aranceles resulta muy claro en el caso de los arándanos.

Éstos recién recibieron la autorización sanitaria para ingresar a China en 2011 y ya en el primer semestre de este año se concretaron envíos por más de 280 toneladas correspondientes a US$ 2 millones. El producto, además, ingresa pagando un arancel preferencial de 9% (30% menor al que pagan otros mercados).

Fuente: Revista de Campo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *