12 de septiembre de 2012 23:53 PM
Imprimir

La estrategia de la Mesa de Enlace para recuperar el protagonismo perdido

La multitudinaria asamblea de productores en Bolívar por las inundaciones reanimó a los dirigentes del sector. Muchos ya piensan cómo derrotar al kirchnerismo en las Legislativas de 2013. Las duras posiciones que plantearán a varios gobernadores y a la Nación y la alternativa de mostrarse como los verdaderos defensores del federalismo.
El nivel de convocatoria fue mucho mayor al esperado. A la asamblea realizada en la sede de la Sociedad Rural de Bolívar asistieron más de 1000 productores bonaerenses y todos los dirigentes de primera y segunda línea de las entidades agropecuarias.

Sucede que las tremendas inundaciones registradas en buena parte de la provincia de Buenos Aires actuaron como un hilo de unidad para la Mesa de Enlace, que desde hace un buen tiempo atrás no encuentra un mensaje común para sus productores.

Y la alegría por este hecho –que no es menor teniendo en cuenta el historial de idas y vueltas- ya resulta indisimulable por estas horas para los principales dirigentes del campo, según pudo reconstruir La Política Online tras dialogar con varios de ellos.

En este contexto, los directivos de las cuatro entidades rurales comenzaron a estudiar una serie de alternativas para retomar el protagonismo político que perdieron y que, casi obligadamente, necesitan recuperar de cara a las legislativas del año que viene.

En primer lugar, antes de fijar de manera formal la estrategia a seguir, los dirigentes rurales acordaron primero terminar con el proceso de elecciones internas que habrá este mes en la Sociedad Rural (SRA) y en Federación Agraria (FAA).

Esto porque, si bien en la SRA ya se acordó que el próximo presidente sea Luis Miguel Etchvehere, en la FAA el proceso eleccionario será más traumático por la dura interna que mantiene Eduardo Buzzi con la oposición encabezada por Alfredo de Angeli.

Una vez que finalicen las elecciones en ambas entidades está previsto que las nuevas autoridades se reúnan en un lugar a definir para delinear los pasos a seguir y poder determinar finalmente una política comunicacional común.

Entre los principales aspectos que ya comenzaron a hablar algunos de los dirigentes está el hecho de plantear una dura y crítica posición hacia el Gobierno nacional por la falta de respuestas concretas ante la ocurrencia de eventos desfavorables.

En este punto se cuenta, por ejemplo, la sequía que atravesaron las principales regiones productivas del país durante parte del verano y, ahora, las inundaciones en la provincia de Buenos Aires que volvieron a golpear muy fuerte al sector agropecuario.

También se habla de la necesidad de ejercer una fuerte resistencia a los gobernadores Daniel Scioli y Sergio Uribarri por su alineamiento con el kirchnerismo y mantenerse en estado de alerta con la conducta que lleve a cabo Antonio Bonfatti.

Con respecto a José Manuel De la Sota, en cambio, su enfrentamiento con el oficialismo generó un cierto grado de empatía por parte de los productores agropecuarios de su provincia y de la mayoría de los dirigentes del sector que lo ven con buenos ojos.

También está en juego la relación del campo con los intendentes. En numerosos casos, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, los jefes comunales kirchneristas no tienen ningún tipo de relación con los dirigentes rurales de la zona.

En tanto, otro punto importante a delinear durante los próximos meses, aunque si bien es un tanto apresurado a esta altura, es la candidatura de productores en las elecciones Legislativas de 2013 para lograr una mayor representación parlamentaria del agro.

Para esto, a partir del año próximo los dirigentes planean mantener un diálogo constante con los representantes de los distintos partidos políticos de la oposición con el objetivo de negociar la presentación de candidatos en las listas.

“La idea es que podamos repetir las elecciones de 2009 en las cuales logramos colocar a más de 10 legisladores nacionales, sabiendo y aprovechando que en las Legislativas por lo general el votante castiga a los oficialismos”, comentó un alto dirigente del campo.

“En esa oportunidad triunfamos porque nos mostramos como los verdaderos defensores del federalismo, que se veía amenazado por el poder kirchnerista; supongo que fijaremos una política similar en defensa del interior del país”, agregó la fuente.

Un año para el olvido

Primero fue la caída de precios internacionales de los commodities agrícolas. Luego vinieron la sequía y los aumentos de impuestos provinciales que derivaron en fuertes incrementos de los tributos nacionales. Y por último llegaron las inundaciones.

Lo único que pudo más o menos salvar el pésimo año que tuvo el campo argentino fue la recuperación de los precios de la soja por la reducción de la cosecha en Sudamérica y la severa sequía que atravesó Estados Unidos (la peor en 25 años).

De todas maneras, esta suba no pudo ser absorbida del todo por los productores dado que, muchos de ellos, tuvieron magros rendimientos, mientras que otros tantos vendieron su producción a precios considerablemente más bajos que los actuales.

De esta forma, la campaña 2011/12 entró en la historia como una de las peores de los últimos años. Las cosechas de soja (39 millones de toneladas) y maíz (19 millones de toneladas) resultaron notablemente menores a lo esperado inicialmente.

Ahora resta esperar lo que pueda ocurrir en la actual campaña 2012/13 en la que, para muchos especialistas del sector, habrá buenas condiciones climáticas en la Argentina y precios internacionales sostenidos a lo largo de todo el ciclo.

Fuente: LPO

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *