14 de septiembre de 2012 00:06 AM
Imprimir

El Usda sostiene más a la soja que al maíz

Los vaivenes de los precios externos a partir de las nuevas proyecciones no pudieron dejar inmunes a los precios en el mercado local, donde la soja, el miércoles, recuperó parte de las pérdidas de los días anteriores y el precio de la nueva cosecha llegó a 357 dólares.

Los precios agrícolas comenzaron la semana con bajas a la espera de la publicación de un nuevo informe mensual del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda), que se conoció el miércoles.

El comportamiento negativo respondía a tomas de ganancias por posicionamiento antes de las nuevas cifras del organismo estadounidense y por lluvias en las regiones productoras que ayudarían a los cultivos de soja. Sin embargo, las cosas cambiaron a mitad de semana.

Los datos publicados por el Usda tuvieron un impacto alcista para la oleaginosa, mientras que los cereales cerraron con bajas.

 

En Chicago, los futuros de soja finalizaron con una alza promedio de 16 dólares o 2,6 por ciento en la mayoría de las posiciones, registrando la mayor suba de las últimas tres semanas, en respuesta a las estimaciones estadounidenses que recortaban la cosecha por arriba de lo esperado por el mercado.

La menor producción que se espera de soja respecto del informe anterior obedece a un significativo recorte en los rindes del Medio Oeste (el promedio nacional quedó en 23,7 quintales por hectárea, el más bajo desde el 2003) ya que no hubo modificaciones para el área cosechada. Así la cosecha se proyecta en 71,69 millones de toneladas, la más baja de los últimos 16 años.

La caída de la producción se sumó a ajustes a la baja de los stocks finales 2011/2012 por aumento en la industrialización interna y las exportaciones. Pero estas últimas variables fueron ajustadas a la baja para la campaña 2012/2013 y, de esta forma, dejaron sin cambios los stocks finales, aunque permanecen en el nivel más bajo en nueve meses.

Uno arriba, el otro abajo. Los cambios en las variables de oferta y demanda de la soja fueron alcistas para los precios, mientras que las modificaciones para los componentes del balance del maíz y trigo fueron mayormente negativas.

El informe del Usda resultó bajista para los precios del maíz en varias direcciones. Por un lado, se recortó la demanda 2011/2012 para uso forrajero (por el ingreso temprano de la nueva cosecha) y las exportaciones (por el bajo ritmo de embarques durante agosto), lo que se tradujo en una suba del stock inicial para el ciclo 2012/2013, no previsto por los analistas.

El incremento del componente mencionado de la oferta compensó el recorte de la producción 2012/2013 que se produjo a partir de un leve ajuste en los rindes (la caída en el cinturón maicero y las planicies centrales fue en parte compensada por mejores pronósticos en las regiones del sur, sin modificar el área cosechada) que llevó la estimación nacional a 77,1 quintales por hectárea, arriba de lo esperado por el mercado y, así, mejoró la proyección de oferta total.

También la demanda sumó ajustes, en menor magnitud al alza, que hicieron aumentar las proyecciones de los stocks finales a niveles arriba de lo esperado por el mercado.

En definitiva, fueron todas pálidas para el cereal, que cerró la jornada de negocios en Chicago con una baja de tres dólares o 1,1 por ciento.

Los vaivenes de los precios externos a partir de las nuevas proyecciones no pudieron dejar inmunes a los precios en el mercado local, donde la soja el miércoles recuperó parte de las pérdidas de los días anteriores y el precio de la nueva cosecha llegó a 357 dólares, mientras que el maíz operó por debajo de los 200 dólares.

Fuente: Lorena D’Angelo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *