14 de septiembre de 2012 14:21 PM
Imprimir

El campo opina . . . . . .

 … que, si bien la semana fue un poco más tranquila en términos de grandes reuniones (tanto CRA como Coninagro habían tenido sus encuentros anuales sobre el fin de semana), todo siguió revolucionado alrededor de las inundaciones bonaerenses, lo que disparó la megaasamblea de Bolívar, uno de los lugares emblemáticos para los excesos de agua […]

 … que, si bien la semana fue un poco más tranquila en términos de grandes reuniones (tanto CRA como Coninagro habían tenido sus encuentros anuales sobre el fin de semana), todo siguió revolucionado alrededor de las inundaciones bonaerenses, lo que disparó la megaasamblea de Bolívar, uno de los lugares emblemáticos para los excesos de agua junto con Pehuajó. Allí Carbap había convocado a la reunión de su mesa directiva. Luego, a la tarde, confluyeron también dirigentes de las restantes organizaciones de la Mesa de Enlace Nacional (Pedro Apaolazza, de CRA; Julio Currás, de Federación Agraria, etc.), varios legisladores como Armendáriz y Francisco de Narváez, entre otros, y más de 1.200 productores que reclamaron airadamente por soluciones para el drama del agua. Alguna respuesta ya lograron, pues ayer a última hora estaban llegando las resoluciones de emergencia atrasadas que ahora sí firmó el gobernador Daniel Scioli (pendientes desde abril), lo que permitirá algunos beneficios provinciales pero, básicamente, era la limitante para la firma de la Emergencia Nacional que no sirve de mucho, pero al menos posterga pagos y vencimientos con bancos y organismos públicos.

… que se comentaba mucho allí el «mal negocio» de Scioli con el «impuestazo» bonaerense que le había «sugerido» la Nación. Es que no sólo Buenos Aires tenía previsto recaudar apenas unos $ 400 millones por el Inmobiliario Rural mientras que la Nación se alzaría con unos $ 2.000 millones por Bienes Personales, sino que después del desgaste y del alto costo político de esa medida, resulta que tampoco estaba recaudando ya que muchos consideraban, incluso, «confiscatorio» el aumento del impuesto, y ahora con la emergencia en casi el 40 por ciento del territorio los ingresos serán menores aún. Pero más todavía llamó la atención que el mismo día y a la misma hora, el ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Gustavo Arrieta, también sobrevoló la zona y se reunió con afectados por la inundación (en este caso, 4 intendentes), pero en Roque Pérez, con lo que ratificó que entre los productores, seguro que no va a ganar el Concurso de Simpatía. Para completar, las declaraciones del vicegobernador Gabriel Mariotto atribuyendo, en Azul, las inundaciones a la labranza cero, no sólo hablan de su desconocimiento en la materia.

… que el malhumor se justifica ya que las obras, entre otras del Plan Maestro que en su momento en el emblemático «Castillito de Guerrero», sobre la Ruta 2, habían suscripto el entonces gobernador, Felipe Solá, con el todavía ahora ministro, Julio De Vido, iban a permitir un rápido desagote de la Cuenca del Salado por medio de los 3 tramos del Canal Federal. Sin embargo, parece que se completó sólo el primero, aguas abajo en la desembocadura y el resto todavía está por verse. Y ahora, con lluvias un poco superiores a las normales, ya se ven las consecuencias de la desidia y falta de responsabilidad.

… que por supuesto que también preocupan los pronósticos ya que hablan de una primavera lluviosa con precipitaciones sobre la media hasta noviembre e, incluso, con riesgo de heladas, según consigna un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Por ahora, las mayores pérdidas se concentran en el territorio bonaerense, donde el promedio de precipitaciones en lo que va del año prácticamente duplica los guarismos en el 40 por ciento-50 por ciento del territorio, según los datos oficiales. Allí, además de algo de maíz que no se pudo cosechar y de algunos bolsones que quedaron en el agua, el daño es sobre trigo y cebada que quedaron inundados (y se pudren), el incremento de las enfermedades fúngicas y podredumbre y la necesidad de fumigar aéreo contra el temido Fusarium (por la falta de piso), el atraso que ya se prevé en algunas zonas para comenzar con la siembre de la gruesa y, especialmente, por la mortandad de hacienda mayoritariamente terneros que están naciendo y malos servicios ya que las vacas estresadas y cambiadas de campos difícilmente se preñen. Todo, naturalmente, impactará negativamente en la relativa recuperación del stock ganadero que se venía registrando.

… que mientras pasa todo esto, no se sabe la suerte que corrió el proyecto de ley de Ordenamiento Territorial que más que silenciosamente se gestó en el ministerio de De Vido y que se atribuye a la pampeana Graciela Oporto. La necesaria pieza jurídica (varios países avanzados los tienen), que algunos sospechan que puede aparecer y ser votada en el Congreso de la noche a la mañana, entre otras cuestiones encara al «suelo» como un «recurso natural, económico y social», y pone como objetivos de la ley «lograr un desarrollo territorialmente equilibrado y socialmente justo». El proyecto, de neto corte regulatorio, habla también del «aprovechamiento democrático de los recursos», de la «conciliación del desarrollo ambiental, económico y social», de la «equidad del desarrollo territorial» y otra serie de conceptos sobre los que se desconoce su alcance y hasta la acepción en la que se incluyen. Seguramente, el tema va a dar que hablar.

Fuente: Ambito Financiero

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *