14 de septiembre de 2012 15:45 PM
Imprimir

La Tuberculosis “TBC” en el ganado bovino

Mucho se habla de la necesidad urgente de cambiar las antiguas técnicas de explotación ganadera a sistemas intensivos en los que se obtiene como ventaja mayor rendimiento en menor espacio de terreno; pero como todo en la vida, a la par de las ventajas encontramos riesgos y en este caso el "contra" es que no está con relación a la salud animal.
Al hacinarse gran número de cabezas, en espacios reducidos sin la posibilidad de que los animales gocen de espacios amplios para pastar y respirar adecuadamente, se dan las condiciones idóneas para que este problema se presente; sin embargo tal circunstancia no debe llevarnos a rechazar arbitrariamente el progreso, por el contrario creemos que cada problema a resolver, es un reto que debe salvar la humanidad a fin de subsistir en el medio y las condiciones que su circunstancia de tiempo y espacio le marca.  El Dr. Fernando Hidalgo y Teran, especialista en el tema habla para los lectores de “Entorno Ganadero” respecto de lo que es la tuberculosis bovina y los medios de poder llevar su control.

 

La tuberculosis afecta al ganado bovino de muy diferentes maneras (pulmones, glándula mamaria, serosas, huesos, etc.) que repercuten en su estado fisico general afectando hasta en un 30% su producción láctea; igualmente aumenta el desecho de vacas por: mastitis crónica, tuberculosis de útero, trastornos respiratorios y enflaquecimiento progresivo; mermando así la vida productiva de las vacas, dañando a la economía del ganadero y afectando a la salud pública.

 

La transmisión de esta enfermedad se presenta por 3 vías de contagio principalmente:

a) Enterógena. Consumiendo la leche y sus derivados contaminados con el germen de la tuberculosis.
b) Aerógena. Respirando aerosoles de la espiración de vacas con tuberculosis pulmonar.
c) Uterina. Durante la gestación se infecta el feto de vacas con tuberculosis generalizada.

 

No se recomienda tratar a los animales enfermos, ya que además de ser incosteable, se corre el riesgo de que el germen de la tuberculosis se vuelva resistente a las drogas usadas y al infectarse los humanos, su tratamiento no será posible por la resistencia adquirida de los gérmenes a dichas drogas, con el resultado fatal que ocasiona dicha enfermedad. Es importante que al consumir los productos lácteos éstos estén procesados (pasteurización) convenientemente y que cuando la leche se compre cruda (caliente) sea necesario hervirla por bastante tiempo, para destruir los gérmenes y así evitar el contagio de la tuberculosis.

 

 

Fig. 1 (izquierda). Jeringas especiales para la aplicación de tuberculina con su identificación de color rojo que corresponde, a la tuberculina aviar.

Fig. 2 (derecha). y de color azul a la tuberculina mamífera.

 

 

 

 

Fig. 3 (izquierda). Cutímetro especial para medir el grosor de la piel antes de la aplicación y 72 horas después (en décimas de milímetro).

 
Fig. 4(derecha). Región de la tabla del cuello con las reacciones a la tuberculina, 72 horas después de su aplicación, de un animal positivo.

 

 

 

El ganado bovino es bastante resistente a las enfermedades y cuando lo manifiestan externamente (clínicamente) es porque las lesiones son de consideración y pueden tener ya algún tiempo de estar eliminando el germen, es por eso que el Médico Veterinario debe realizar una prueba segura para la identificación de animales desde el inicio de su infección y poder eliminarlos del hato antes de que sean fuente de contagio. 

 

La prueba de mayor confianza es la intradérmica doble comparativa a la tuberculina (inoculando tuberculinas mamífera y aviar), que se les realiza a los animales en la tabla del cuello donde a una distancia de 15 cm una de otra (verticalmente) se corta el pelo en un área de 3 por 3 cm para identificar los sitios, en los cuales previamente se mide con el Cutímetro el grosor de la piel, en el de arriba se inyecta  intradérmicamente 0.1 ml. de tuberculina aviar y en el de abajo 0.1 ml de tuberculina mamífera, y se espera que pasen 72 horas para que nuevamente en el lugar de la inyección se busque si hay aumento de volumen, edema, etc., y se vuelve a medir con el Cutímetro; para que con ambas medidas; se interprete y se detecte a los animales infectados.

 

De acuerdo a la incidencia de animales reactores dentro del hato se tomarán las medidas adecuadas de saneamiento y sanidad animal, para realizar un programa adecuado de control de tuberculosis. El plan de prevención que se elabore estará condicionado al tipo de explotación; lugar donde se encuentre, al clima de la región, instalaciones del ganado, sistema de alimentación, manejo, raza y tipo de animales, sistema de recría, manejo de la leche, personal que labora, entusiasmo y colaboración del ganadero a la lucha contra esta enfermedad.

Todo esto nos servirá para establecer el control de la tuberculosis en los diferentes tipos de explotaciones lecheras con que cuenta nuestro país:

 

a) En las explotaciones especializadas del altiplano ir creando áreas bajo control, en un principio serán aisladas para posteriormente irse ampliando.
b) En las extensivas donde la incidencia es baja, el control será más rápido y las áreas más grandes.
c) En las explotaciones de nueva creación donde el ganado que se introdujo provenía de áreas libres, continuar con el control para evitar que se infecten.

 

De esta manera se creará una ganadería de animales sanos, que produzcan alimentos de calidad para el consumo de la población.

 

A continuación presentamos partes del Capítulo 2.4.7. La Tuberculosis Bovina, Versión adoptada por la Asamblea Mundial de Delegados del OIE en Mayo del 2009.

Sobre las técnicas de Diagnóstico y las Pruebas Diagnósticas Intradérmicas de la Tuberculinas en el Manual de Pruebas de Diagnóstico.

 

OIE World Organization for Animal Health, MANUAL OF DIAGNOSTC TEST AND VACCINES for
terrestrial Animals 2009. Updated: 14.08.2009, CHAPTER 2. 4. 7.
BOVINE TUBERCULOSIS
NB: Version adopted by the World Assembly of Delegates of the OIE in May.
CAPÍTULO 2.4.7.

 

LA TUBERCULOSIS BOVINA

 

Resumen

 

La tuberculosis bovina es una enfermedad bacteriana crónica de animales y humanos causada por el Mycobacterium bovis. En un número grande de países la tuberculosis bovina es una enfermedad infecciosa entre el ganado mayor, otros animales domésticos, y ciertas poblaciones de la fauna silvestre. La transmisión a los humanos constituye un problema de salud pública.

 

Se considera que la exposición al aerosol del Mycobacteriumbovis es la ruta más frecuente de infección del ganado, pero la infección por la ingestión de material contaminado también ocurre. Después de la infección de los granulomas nodulares, no-vascular conocido como tubérculos pueden desarrollarse. Las lesiones tuberculosas características frecuentemente ocurren en la mayoría de los pulmones y los nodos de linfa; retrofaríngeos, bronquiales y mediastínicos. También pueden encontrarse las lesiones en los nodos de linfa del mesenterio, el hígado, el bazo, en las membranas serosas, y en otros órganos. 

 

La infección de la tuberculosis bovina en el ganado normalmente se diagnostica en el animal vivo en base a las reacciones de la hipersensibilidad retardada. La infección es a menudo subclínica; cuando las señales clínicas presentes, no son específicamente distintivas y pueden incluir la debilidad, la anorexia, la emaciación, la disnea, el agrandamiento de nodos de la linfa, y la tos, particularmente con la tuberculosis avanzada. Después de la muerte, la infección se diagnostica por la necropsia e histopatológico y técnicas bacteriológicas. Las metodologías rápidas del ácido nucleico como la reacción de la cadena de polimerasa (PCR), también puede usarse aunque éstas son las técnicas exigentes y sólo deben usarse para ser apropiadamente válido. Los Mycobacterium tradicionales se cultivan los residuos en el método de oro normal para la confirmación rutinaria de infección.

 

La identificación del agente: Los exámenes bacteriológicos pueden consistir en la demostración del bacillo ácido-alcohol resistente por examen microscópico que proporciona la confirmación presunta.  El aislamiento del Mycobacterium en los medios selectivos de cultivo y su identificación subsecuente por pruebas de cultivo y bioquímicas o técnicas de ADN, como PCR, confirman la infección. La Inoculación de  animal que se ha usado en el pasado para confirmar la infección con el  M. bovis, se usa ahora raramente debido a las consideraciones de bienestar animal.

 

La prueba de hipersensibilidad retardada: Esta prueba es el método normal para el descubrimiento de la tuberculosis bovina. Involucra la medición del espesor de la piel,  inyección intradérmica de la tuberculina bovina en el área medida y midiendo cualquier hinchazón subsecuente después en el sitio de inyección a las 72 horas.

 

La prueba intradérmica comparativa con las tuberculinas bovina y aviar se usa principalmente para diferenciar entre los animales infectados con el M. bovis y aquéllos sensibilizados a tuberculinas debido a la exposición a otros géneros de Mycobacterium relacionados.

 

La decisión para usar la prueba sola o comparativa generalmente depende del predominio de infección de la tuberculosis y en el nivel de exposición medioambiental a los otros organismos que sensibilizan.

 

Debido a su más alta especificidad y más fácil estandarización, los derivado de  proteína purificada (PPD) productos que han reemplazado las tuberculinas sintéticas a calor-concentrado. La dosis recomendada de PPD bovino en el ganado es por lo menos 2000 Unidades Internacionales (IU) y en la prueba de la tuberculina comparada, las dosis no deben estar más bajo que 2000 IU cada una. Las reacciones se interpretan en base al método de la prueba usada.

 

Introdución

 

Mycobacterium bovis es un organismo zoonótico y deberá ser tratado como un organismo riesgo/peligro del grupo III, con precauciones apropiadas para prevenir que ocurra infecciones humanas…

 

La prueba de la tuberculina puede usarse en las granjas de ciervos. La prueba debe llevarse a cabo en el lado del cuello. Para obtener resultados que son válidos, el pelo debe recortarse alrededor del sitio de la inyección, debe haber inyección intradérmica exacta de la tuberculina y cuidadosa medida del grueso del pliegue de la piel pre y post inoculación, que debe hacerse usando el compás de calibre; (nonio) vernier.

 

Técnicas de diagnóstico

 

LA PRUEBA DE HIPERSENSIBILIDAD  RETARDADA

 

• La prueba de tuberculina (la prueba prescrita para el comercio internacional)

 

El método normal para el descubrimiento de tuberculosis bovina es la prueba de la  tuberculina, que involucra la inyección  intradérmica de la tuberculina bovina derivado y purificado de la proteína (PPD) y el descubrimiento subsecuente de inflamación (hipersensibilidad retardada) en el sitio de la inyección 72 horas después. Esto puede ser realizado usando la tuberculina bovina sola o puede realizarse como una prueba comparativa que se usa tuberculina aviar y  tuberculina bovina. La prueba de la tuberculina normalmente se realiza en el medio-cuello, pero la prueba también puede realizarse en el pliegue caudal de la cola. La piel del cuello es más sensible a la tuberculina que la piel del pliegue caudal. Para compensar para esta diferencia, pueden usarse dosis más altas de tuberculina en el pliegue caudal.

 

La hipersensibilidad retardada no puede desarrollarse por un periodo de 3-6 semanas siguientes a la infección. Así, si un hato/animal se desconfía de haber estado muy recientemente en el contacto con los animales infectados, mientras debe considerarse que tardando la comprobación, reducen la probabilidad de falso-negativos. Como la sensibilidad de la prueba está menos de 100%, es improbable que la erradicación de la tuberculosis de una manada se logrará con únicamente una sola prueba de la tuberculina. Debe reconocerse que cuando se usa en los animales crónicamente infectados con la patología severa, la prueba de la tuberculina puede estar fría. La prueba de la tuberculina no se ha validado bien en la mayoría de los no-bóvidos y especies de los no-cérvidos.

 

La prueba de tuberculina intradérmica comparativa se usa para diferenciar entre los animales infectados con el M. bovis y aquéllos que responden a la tuberculina bovina como resultado de la exposición a otras mycobacterias. Esta sensibilización puede atribuirse a la reacción-cruzada de antígenos entre las especies de mycobacterias y de géneros relacionados. La prueba involucra la inyección  intradérmica de tuberculina bovina y tuberculina aviar en diferentes sitios, normalmente en el mismo lado del cuello, y midiendo la respuesta 3 días después.

 

La potencia de  las tuberculinas debe ser estimada por los métodos biológicos, basado en la comparación con tuberculinas normales, y se expresa la potencia en las Unidades Internacionales (IU). Se considera que la tuberculina bovina es de potencia aceptable en varios países, si sus garantías de potencia estimadas por la dosis bovina por lo menos 2000 IU (±25%) en el ganado. En el ganado con la sensibilidad alérgica disminuida, una dosis más alta de tuberculina bovina se necesita, y en las campañas de erradicación nacionales, dosis de más de 5000 IU se recomiendan. El volumen de cada  dosis de inyección no debe exceder 0.2 ml.

 

• Procedimiento de la  Prueba

 

I) Una técnica correcta de inyección es importante. Los sitios de inyección deben recortarse y deben limpiarse. Un pliegue de piel dentro de cada área es sujetado y es medido con el vernier, son los sitios marcados antes de la inyección. Una aguja corta, exterior de borde oblicuo y jeringas graduadas cargadas con tuberculinas, se inserta oblicuamente en las capas más profundas de la piel. La dosis de tuberculina entonces se inyecta. Una jeringa multi-dosis o la jeringa de inyección múltiple pueden usarse con tal de que la inyección del volumen y seguridad estén seguras. La dosis de tuberculina inyectada no debe ser más bajo que 2000 Unidades Internacionales (IU) de tuberculina bovina o aviar. Una inyección correcta es confirmada palpando una pequeña lenteja en la hinchazón en cada sitio de inyección. La distancia entre las dos inyecciones debe ser aproximadamente 12-15 cm. En los animales jóvenes en que no hay ningún espacio para separar los sitios suficientemente en un lado del cuello, una inyección debe hacerse en cada lateral del cuello en los sitios idénticos en el centro del medio tercio del cuello. El espesor del pliegue-piel de cada sitio de inyección es a las 72 horas re-medidos después de la inyección. La misma persona debe medir la piel antes de la inyección y cuando la prueba se lee (interpreta).

 

GUIA PARA EL PROCEDIMIENTO PARA LA REACREDITACIÓN DE HATO BOVINO LIBRE DE TUBERCULOSIS (INTERNAMENTE LOS HATOS DE CAPRINOS Y DE OVINOS) Y HATOS DE BOVINOS, CAPRINOS Y OVINOS LIBRES DE BRUCELOSIS. (EJEMPLO).

 

 

 

II) Se han adoptado varios métodos alternativos de interpretar las respuestas de las pruebas intradérmicas, reconociendo que las reacciones falso-positivas pueden ser causadas por la sensibilización por otras mycobacterias y por la inflamación local. Es importante reconocer que hay un equilibrio entre la sensibilidad y especificidad, y alcanzando los valores coexistentes altos que no pueden ser posibles. Las políticas apropiadas necesitan estar en el lugar que depende del predominio de la enfermedad y según el riesgo (por ejemplo, dónde un reservorio de la fauna está presente). La interpretación es basada en la observación y los aumentos medidos en el espesor del pliegue-piel. En la prueba simple intradérmica (que requiere una sola inyección de tuberculina bovina), normalmente se considera que la reacción es negativa si sólo se observa hinchazón limitada, con un aumento de no más de 2 mm y sin las señales clínicas, como el edema difuso o extenso, exudación, necrosis, dolor o inflamación de los conductos linfáticos en esa región o de los nodos de la linfa. Se considera que la reacción está inconclusa si ninguna de estas señales clínicas se observa y si el aumento en el espesor del pliegue-piel está más de 2 mm y menos de 4 mm. La reacción se considera que es positiva si las señales clínicas,  expresadas anteriormente, se observan, o si hay un aumento de 4 mm o más en el espesor del pliegue-piel. Es más, en las manadas infectadas por M. bovis, debe considerarse que cualquier hinchazón palpable o visible es positiva. A veces una interpretación más severa se usa, particularmente en una población de riesgo alto o animales contagiados. Deben sujetarse animales que están inconclusos o por la sola prueba intradérmica a otra prueba para después de un intervalo de 42 días, permitiendo disminuir la desensibilización (en algunas áreas se usan 60 días para el ganado y 120 días para el ciervo). Deben juzgarse animales que no son negativos a esta segunda prueba para ser positivos a la prueba. Pueden sujetarse animales que son positivos a la sola prueba intradérmica a una prueba intradérmica doble comparativa o a la prueba de sangre. Cualquier prueba debe realizarse de acuerdo con los programas normales de controles locales o nacionales. 

 

III) En la interpretación de la prueba intradérmica doble comparativa, normalmente se considera que una reacción es positiva si el aumento en el espesor del sitio  bovino de inyección está más de 4 mm mayor que la reacción mostrada al de la inyección aviar. Se considera que la reacción está inconclusa si el aumento en el espesor de la piel al sitio bovino de inyección es de 1 a 4 mm mayor que la reacción aviar. Se considera que la reacción es negativa si el aumento en el espesor de la piel al sitio bovino de inyección es menos de, o iguala al aumento en la reacción superficial al sitio de inyección de la aviar. Este esquema de la interpretación se usa en los países de la Unión Europea (EU) y se recomienda en el Concilio Director 64/432/EEC (22). A veces se usa una interpretación más severa. 

 

IV) En la prueba del pliegue caudal, una aguja corta, los exteriores del borde oblicuos, se inserta oblicuamente en las capas más profundas de la piel en el aspecto lateral del pliegue caudal, mitad del camino a lo largo del pliegue y a mitad del camino entre la línea del pelo y el aspecto ventral del pliegue. La interpretación normal es que cualquier cambio palpable o visible se juzga por ser una reacción. Una interpretación modificada es también empleada: una prueba positiva está en cualquier hinchazón palpable o visible en el sitio de la inyección que tiene el  espesor del pliegue caudal de diferencia de grueso de 4 mm cuando lo comparó con el espesor del pliegue caudal opuesto. Si un animal tiene sólo un pliegue caudal, se considera que es la prueba positiva si el espesor del pliegue caudal es 8 mm o más.

 

PAPELERIA OFICIAL DEL SERVICIO NACIONAL DE SANIDAD, INOCUIDAD Y CALIDAD AGROALIMENTARIA,
Dirección General de Salud Animal. Campaña Nacional contra la Tuberculosis Bovina y Campaña Nacional Contra la Brucelosis en los Animales.

 

 

En la Fig. A es la hoja de CONTROL DE CAMPO DE LA PRUEBA DE TUBERCULINA Y DEL MUESTREO DE BRUCELOSIS; y en la Fig. B es la hoja de CONTROL DE CAMPO PRUEBA CERVICAL COMPARATIVA.

 

NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-031-ZOO-1995 CAMPAÑA NACIONAL CONTRA LA TUBERCULOSIS BOVINA (Mycobacterium bovis) Modificada 8 de Julio de 1998.

 

7.3. Prueba Cervical Comparativa.

 

Esta es la única prueba autorizada para confirmar o descartar animales reactores a la prueba de pliegue caudal. Se podrá efectuar por única vez dentro de los 10 días naturales siguientes a la lectura de la prueba caudal; o bien después de transcurridos 60 días naturales, debiéndose aplicar por un Médico Veterinario oficial o aprobado…

 

Fig. 5  Pliegue caudal izquierdo pre 4 mm y post 7 mm + 3 mm es Reactora inconcluyente,

 

 

Fig. 6  Se le realizó la Prueba doble comparativa en la tabla del cuello y a las 72 horas se hizo la medición sin reacción, o sea, sin diferencias es Animal negativo.

 

 

 


En la Fig. 7
  las Tuberculinas del Central Veterinary Laboratory, WEYBRIDGE, ENGLAND, con etiquetas: azul TUBERCULIN PPD MAMMALIAN; roja TUBERCULIN PPD AVIAN y amarillo BOVINE PPD que se usó para el programa de erradicación de tuberculosis del Hato Infectado en los años 1960 a 1970 del Rancho 4 Milpas de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM por el Co-director del proyecto de educación Veterinaria de FAO Dr. S. Jennings y su equipo de colaboradores.

 

 

 
Fig. 8  Vernier de Bronce para medir el grosor del pliegue de piel y 2 jeringas The McLINTOCK Pre-Set Syringe for TUBERCULIN TESTING.  

 

 

Fig. 9 (izquierda). Cajas con ampollas de tuberculina bovina y aviar de origen Alemán que utilizamos para el Programa de control de la Sanidad del Ganado Holstein del Plan Chontalpa, Cárdenas, Tabasco, y Ganado Doble Propósito del Plan Guichivere, Tehuantepec, Oaxaca, en los años 1973 a 1985 e Instrumentos (Fig. 10) (derecha) utilizados para estas pruebas intradérmicas de tuberculina, Cutímetro elástico, y jeringas automáticas para tuberculina. 

 

 

 

Fig. 11 (izquierda) .Cajas de PPD BOVINO (TUBERCULINA BOVINA) 100 pruebas y PPD AVIAR (TUBERCULINA AVIAR) hecha en México por PRODUCTORA NACIONAL DE BIOLOGICOS VETERINARIOS, Vernier de plástico, jeringas de insulina y hojas de campo.
Fig. 12(derecha). Para medir el pliegue de piel. Superior Cutímetro Haupner (Alemán) en medio Vernier de Plástico (México) y Vernier de Bronce (England).

 

 

Discusión y conclusiones

 

Según G. Trautwein (2) el método de Diagnóstico más importante en el animal vivo es la prueba intracutánea de la tuberculina. La hipersensibilidad frente a la tuberculina (= sustancias solubles obtenidas de las Bacterias de la TBC) es predominantemente una respuesta inmune celular del organismo infectado con mycobacterias (= reacción alérgica de tipo retardado). En caso positivo en el sitio de la inyección, a causa del acúmulo de linfocitos T, macrófagos, secreción de citocinas y sustancias histaminosimiles se desarrolla en 24-48 horas una inflamación circunscripta con tumor, rubor, sensibilidad a la presión e induración tisular que circunstancialmente también involucra los linfonódulos regionales.

 

Gustav Rosenberger (4). Como método más seguro y eficaz en el animal vivo se considera a la prueba de tuberculina intracutánea. Aparte de raras excepciones, con ella puede reconocerse toda infección tuberculosa, sin que la reacción positiva aclare la localización, antigüedad y extensión de los procesos tuberculosos.

 


LITERATURA CITADA

 

1. Aehnelt, E & et al. 1972 Buiatrik. Verlag M & H, Schaper-Hannover, Alemania.

2.Dirksen, Gerrit.  2005 Medicina Interna y Cirugía del Bovino, volumen 1 y 2 / Gerrit Dirksen: Hans- Dieter Grunder y Matthaeus, Stober.- 4ª  ed.- Buenos Aires: Inter-Medica.

 

3. Corbett, R. Managing Feed Issues to Maximize Health and Productivity.  Proceedings 41st Annual Convention, American Association of Bovine Practitioners. Charlotte, NC. USA 2008.

 

4. Rosenberger, G.  1983. Enfermedades de los Bovinos. Tomo I y II. Editorial Hemisferio Sur, S.A.

 

5. Rosenberger, G.  1994. Exploración Clínica de los Bovinos. 3ra. Ed. Editorial Hemisferio Sur, S.A.

 

6. Swenson, MJ. &  Reece, WO. Fisiología de los animales domésticos de Dukes. 5ta. Edición  Editorial Limusa, S.A. de C.V., México. 1999

 

7. Jenning, Sidney.   1966 – 1969  Comunicaciones Personales.

 

8. NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-031-ZOO-1995. CAMPAÑA NACIONAL CONTRA LA TUBERCULOSIS BOVINA (Mycobacterium bovis). Modificada 8 de Julio de1998.

 

9. OIE World Organization for Animal Health, MANUAL OF DIAGNOSTC TEST AND VACCINES for Terrestrial Animals 2009. Updated: 14.08.2009.

 

10.- Hidalgo y Teran, S.F.,  La Tuberculosis en el ganado Bovino. El Rancho Ganadero, Compania Nestle, S.A. No. 109 Marzo-Abril, 1977.

 

Este Artículo, también se encuentra publicado en la edición No. 55 Agosto- Septiembre 2012  de la revista Entorno Ganadero

Fuente: Agromeat

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *