15 de septiembre de 2012 11:27 AM
Imprimir

Con la sequia tambien podemos ganar

EE.UU. : Como otros farmers, la firma de Goñi utiliza un sistema de seguros que le permite cubrir la inversión en sus cultivos.

“No vamos a perder plata a pesar de que vamos a perder el 40% de la producción.”

La frase pertenece a Alberto Goñi y habla del impacto que produjo en términos de rendimiento la sequía en maíz en los Estados Unidos. Pero, además de describir esa situación, Goñi se refiere también a cómo el sistema de seguros agrícolas que funciona en ese país puede amortiguar cualquier revés.

“Allí hay un sistema que le da la oportunidad a los agricultores norteamericanos de asegurar lo que quieran, ya sea rendimiento, precio o una combinación de rendimiento con precio, o su ingreso”, contó el productor.

Alternativas

Allí hay siete grandes grupos de seguros y hoy el más utilizado es el que se denomina Revenue Protection , que busca proteger el ingreso generado por la operación. Es decir, cubre una caída del rendimiento por hectárea o una baja en los precios. Este tipo de seguro es el que tiene KJ Farm, la firma de Goñi y sus socios norteamericanos.

“KJ Farm opta por proteger el 100 por ciento del capital invertido en la operación, por eso escoge una cobertura de grado alto, 85 por ciento del ingreso”, señala un documento de la empresa.

El seguro es optativo en los Estados Unidos. Sobre 400 millones de hectáreas que se siembran entre todos los cultivos en ese país, allí hay unas 300 millones de hectáreas que están cubiertas con este tipo de seguros.

El Estado, a través del Departamento de Agricultura, paga el 50% de la prima. Lo hace subsidiando el costo de los seguros a las compañías privadas, que, a su vez transfieren ese subsidio a los productores con pólizas más económicas.

Para esta campaña, la empresa contrató un seguro, a 50 dólares por hectárea, para cubrir 85% de un ingreso proyectado de 2500 dólares por hectárea [sin considerar el descuento de los costos de producción e impuestos]. Esta última cifra significa, justamente, el costo de producción más un 15% de rentabilidad.

“Si me pagan el 85%, me están devolviendo aproximadamente 2000 dólares. Yo pagué 2% (50 dólares por hectárea) por ese seguro y ese 2% hoy a mí me permite, independientemente de lo que coseche, que me paguen 2000 dólares”, explicó Goñi.

“Puedo estar seguro de recuperar el capital invertido en el alquiler de la tierra y el costo de producción del cultivo”, agregó el productor argentino.

Según Goñi, los Estados Unidos es atractivo porque “tiene la mejor tecnología del mundo, los instrumentos de fijación de precios y coberturas más sofisticados y un apoyo crediticio irrestricto”..

Fuente: La Nacion

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *