17 de septiembre de 2012 11:56 AM
Imprimir

Pasó el momento de los máximos

El último informe mensual del USDA mostró sensibles y no esperadas modificaciones en su estimado de producción de soja y de maíz, principalmente en los Estados Unidos. El mercado esperaba un ajuste mucho mayor y se encontró con la sorpresa de una baja en el estimado de producción de maíz de apenas 1,3 millones de […]

El último informe mensual del USDA mostró sensibles y no esperadas modificaciones en su estimado de producción de soja y de maíz, principalmente en los Estados Unidos. El mercado esperaba un ajuste mucho mayor y se encontró con la sorpresa de una baja en el estimado de producción de maíz de apenas 1,3 millones de toneladas respecto del estimado del agosto. La cosecha de maíz se estima ahora en 272,49 millones versus 273,79 millones del mes anterior y 314 millones de la campaña 2011/2012.

En la practica, este menor ajuste que el esperado en la producción implica que los rindes son mayores a los inicialmente esperados y, en este sentido, el nuevo rinde promedio es de 7707 kilos por hectárea, contra un rinde teórico estimado a comienzos del ciclo de 10.400 kg. A la distancia, y viendo la fuerte sequía, puede decirse que el rinde promedio país dentro de todo ha alcanzado un nivel aceptable. Implica una reducción del rinde esperado del 25 por ciento, es decir que se han perdido sólo 2700 kg/ha. Este año puede ser entonces un muy buen ejemplo del comportamiento a sequía que han expresado los nuevos híbridos de maíz. No hay dudas que los avances en biotecnología están rindiendo sus frutos y tal vez estén anticipando lo que se puede llegar a esperar cuando los productores tengan acceso a maíces resistentes a sequía o bajo nivel de lluvias.

En el análisis de la demanda vemos que a nivel global el USDA recorto el consumo de maíz en casi 5 mill./t, de 861,64 a 856,7 millones, frente a un consumo mundial que en la campaña anterior había llegado al récord de 864,66 mill./t. La mayor caída en el consumo se produjo en EE.UU. Si bien en este ultimo informe el USDA aumentó las proyecciones de demanda interna estadounidense en 2 mill./t respecto del mes anterior. Se habla mucho de racionar la demanda ante los precios altos del maíz, pero también hay que considerar que la demanda se va a racionar no sólo por al mayor precio, sino por una menor oferta. La industria de etanol de Iowa no puede comprar más maíz del que va a producir ese Estado y lo mismo sucede en el resto de los estados del corn belt . Sólo resta ver cómo se va a comportar la demanda de maíz para alimentos balanceados al no poder competir con el mejor posicionamiento de la industria de etanol.

El otro gigante productor y consumidor de maíz, China, va camino a una cosecha récord de 200 mill./t, al igual que su consumo para balanceados, que este año tendrá un incremento de 8 mill./t. El consumo total de maíz en China se proyecta en el récord de 201 mill./t. Aun con una cosecha récord los chinos deben importar 2 mill./t, muy lejos de los 5,3 millones de la campaña anterior. Sus existencias finales llegan a 60 mill./t, equivalentes casi al 50 por ciento del nivel de stock mundial. De esta forma, el gigante asiático se reasegura disponer al menos del 30 por ciento de su producción como reserva de seguridad alimentaria.

Respecto de la soja, el USDA redujo su estimado de producción en EE.UU. en 2,4 mill./t, un volumen mucho mayor que el registrado en maíz, tanto en términos absolutos como relativos. Con este nuevo ajuste la producción de soja estadounidense se estima en 71,69 mill./t, 11,5 millones menos que la producción del ciclo anterior. La locomotora del crecimiento de la demanda mundial, China, sigue consolidando el aumento en el consumo interno. Y en este sentido, se proyecta un alza de 4,1 mill./t, hasta el récord de 75 mill./t.

Finalmente, los mercados están mostrando cierta fatiga a la suba y, en la medida que la incertidumbre por los rindes se vaya diluyendo, en el caso de la soja, los precios en las posiciones futuras cercanas se van a ir acercando al nivel de los precios de la soja de la nueva cosecha. Este tránsito del mercado hoy se ubica en el orden de los US$ 50 entre la posición septiembre y el contrato mayo. En el caso del maíz, Chicago casi no tiene variación entre los precios de las posiciones cercanas (septiembre US$ 304) y las futuras lejanas (mayo US$ 304)..

Fuente: La Nacion

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *