18 de septiembre de 2012 11:19 AM
Imprimir

Preocupa al ruralismo un nuevo impuesto a la tierra en el Chaco

Desde CRA salieron a rechazar la iniciativa y consideraron “nocivo” el proyecto que trabaja el gobernador.
Desde la Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) salieron al cruce de la iniciativa que pergeña el gobierno de Jorge Capitanich en el Chaco para implementar un impuesto a la renta potencial de la tierra. 

Desde Chaco el ministro de Producción de la provincia, Enrique Orban, difundió en la prensa local el propósito de impulsar el nuevo gravamen, tras lo cual CRA manifestó “profunda preocupación por la aplicación de tan nocivo tributo”.

Para la entidad la sola idea de la iniciativa “causa intranquilidad por los efectos negativos que ocasionará en la producción, la inversión y el empleo de la economía chaqueña”. 

Los ruralistas aseguran además que el proyecto “incrementará la presión fiscal sobre el sector agropecuario a partir de un aumento sobre la imposición a la tierra, que afectará en las decisiones de inversión y producción”.

El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Chaco y Formosa (CHAFOR), Darío Laurita indicó que “la presión tributaria es asfixiante, los costos suben cada vez más, y la proyección de los efectos de la sequía persisten con pérdidas en agricultura y ganadería”. 

“Hay que tener en cuenta que un proyecto de esta naturaleza no sólo aumenta la presión fiscal sino también incrementa la burocracia estatal con el consiguiente y consabido riesgo que ello implica”, agregó el confederado.

Para la entidad la propuesta surge a partir de la “necesidad de una mayor recaudación” debido a una política fiscal “irresponsable” impulsada desde el Ejecutivo Nacional “para presionar a las provincias y lograr un aumento de los tributos con la aplicación de mayores impuestos al sector rural”.

Desde CRA evalúan que un impuesto como el proyectado “golpeará a los más de 20.000 productores de Chaco que padecen las consecuencias de una terrible sequía en la última campaña” con 60 por ciento de pérdidas en la producción de soja, entre otras producciones. 

Esos empresarios, agregan, “deben lidiar con los altos precios en los fletes que se llevan más del 50 por ciento del valor de la producción, con la evidente falta de infraestructura que se refleja en un aumento general de costos y con el elevado riesgo climático”.

La entidad considera el proyecto chaqueño como un globo de ensayo nacional y asegura que “existe el riesgo de que este experimento fiscal provincial sobre el sector agropecuario sea implementado en todo el país para generar una caja recaudatoria adicional para el Gobierno Nacional”.
Fuente: El Enfiteuta

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *