18 de septiembre de 2012 16:06 PM
Imprimir

Fuerte recorte en la producción mundial de girasol

Por Jorge Ingaramo. Hay un fuerte recorte en la producción mundial esperada de girasol, tanto en Rusia como en Ucrania y la Unión Europea .

Para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires la implantación nacional de girasol aumentaría 140.000 hectáreas, hasta 2 millones de hectáreas (7,5 por ciento), de las cuales 100.000 están en el NEA (léase Chaco), 20.000 en el Centro-Norte de Santa Fe y 13.000 en el Sudoeste de Buenos Aires – Sur de La Pampa. No hay bajas regionales sustantivas, salvo 9.000 hectáreas de merma en el Norte de La Pampa – Oeste de Buenos Aires.
La siembra avanza a paso firme: se cubrió el 27 por ciento, es decir unas 540.000 hectáreas, con un progreso inter-semanal de 3,8 puntos porcentuales y un adelanto de 6,2 puntos respecto del ciclo previo.
En el Norte del país se encuentra implantado el 97 y 92 por ciento del área postulada, en las regiones del NEA (Chaco) y Centro – Norte de Santa Fe, respectivamente.
En el Norte pampeano y Oeste bonaerense, la siembra comenzaría a mediados de octubre, no obstante los límites que plantea el exceso de humedad en algunas áreas. Hacia el Sudoeste bonaerense y el Sur de La Pampa también se cuenta con muy buena humedad y se espera un crecimiento en el área. Lo mismo ocurre con la suba de más de 7.000 hectáreas esperada en el Sudeste de Buenos Aires.
Caída en la producción del Mar Negro
El informe de septiembre del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos modifica de manera significativa las proyecciones presentadas en agosto. Así, la producción de las siete principales oleaginosas se reduce en 4,24 M de toneladas, en tan sólo un mes, con un recorte adicional de 2,3 M de t en la oferta de soja y de 570.000 toneladas en la de canola. Para el caso del girasol, la baja es de 1,65 M de t, ya que la producción mundial pasará de 36,47 (agosto) a 34,82 M de t (última).
Nuestros tres competidores del Hemisferio Norte sufren mermas: el recorte mensual para Rusia, Ucrania y la Unión Europea es de 4,2; 7,6 y 7,3 por ciento, respectivamente. En volúmen, 300.000; 700.000 y 550.000 toneladas.
Como la molienda mundial cae apenas el 0,8 por ciento, comparando ambas estimaciones, lo que se observa es una nueva merma en los stocks finales, muy marcada para el caso del girasol (34,4 por ciento), ya que pasa de 1,6 a 1,05 M de t. También se registran descensos adicionales en el crushing de soja, que disminuyen las existencias finales en más de 540.000 toneladas, considerando todas las oleaginosas.
La merma en la producción mundial, como se dijo, considera una oferta argentina de 4 M de t, muy factible de lograr si se concreta la siembra (inundación mediante) de 2 M de t.
Comparando con la campaña 2011/12, para siete oleaginosas, la producción sube 3,5 por ciento, con alzas del 2,9, 0,6 y 8,9 para maní, colza y soja y una caída del 11,1 por ciento en la de girasol. Téngase en cuenta que en la campaña pasada hubo records productivos para girasol, tanto en Rusia y Ucrania como en la Unión Europea, y se temía que la oferta continuara creciendo. Pero, a la luz de la seca inicial en Rusia y otros problemas climáticos o de gestión, los resultados esperados para la campaña 2012/13 tienden a parecerse a la tendencia histórica y no a los de la excepcional campaña pasada.
El mercado de los aceites presenta una marcada estrechez de oferta, ya que la molienda, en la comparación interanual, cae un 0,8 por ciento. El aumento en las exportaciones de aceite de palma (de 38,8 a 40,3 M de t) compensa la magra performance que tendrán tanto la producción de aceites de girasol y de colza. En soja, no hay una caída interanual importante. La merma que más impacta en precios tiene en cuenta la expectativa optimista de oferta, previa a la seca en los Estados Unidos.
El consumo mundial de los nueve principales aceites subirá 2,7 por ciento, frente a una producción que apenas lo hará al 0,2 por ciento. Los casi 4 M de t de diferencia en consumo están reflejados en la digestión de stocks (caen 18,7 por ciento, con bajas del 21; 35 y 28 por ciento para los aceites de colza, soja y girasol, respectivamente).
Particularmente, la producción de aceite de girasol caerá 10,8 por ciento mientras que el consumo subirá 1,8 por ciento y, obviamente, habrá menores exportaciones (principalmente desde el Mar Negro) por 8,9 por ciento.
El principal importador mundial (21,2 por ciento de la demanda comercial), la Unión Europea, comprará 15 por ciento más de nuestro aceite, es decir unas 150.000 toneladas adicionales. Un cambio significativo (en el último mes) es la mejora esperada en su producción de colza -por 300.000 toneladas- que, de alguna manera, compensa la baja en 550.000 de girasol. Ante esta mejora, sus importaciones de nuestro aceite bajan de 1,4 a 1,15 M de t, con menor presencia del mismo en el mercado de consumo alimentario. Esta ventaja que veníamos observando en estimaciones anteriores (más consumo en fresco) se ha visto diluida por la mejor expectativa de cosecha de canola, materia prima del principal aceite empleado para la producción de biodiesel.
La Argentina exportará 1,05 M de t de aceite de girasol, es decir 7,1 por ciento más que el año anterior y mejorará del 15,4 al 18 por ciento su participación en las ventas mundiales totales.
Precios y mercados
Los precios de los aceites no mejoraron en agosto, si se comparan los promedios con los del año anterior, fundamentalmente por la presión a la baja ejercida por la mayor oferta de aceite de palma, que terminó afectando a los de mayor calidad. Así, la compulsa interanual ofrece mermas de 15,3 por ciento; 9,6 por ciento; 5,9 por ciento y 2 por ciento para los aceites de palma, canola, soja y girasol, respectivamente. Nuestro producto sale favorecido a raíz de su escasez relativa. Lo propio ocurre si se compara la media de agosto con la de julio pasado. El precio de la palma baja 3 por ciento en tanto suben 3,3; 1,6 y 1 por ciento los aceites de girasol, canola y soja, respectivamente.
El aceite de girasol cotiza 1335 U$S/tn en Rotterdam, en las posiciones octubre a diciembre. Para el primer trimestre de 2013, ofrece primas del 3,5 y del 0,9 por ciento, con respecto a los de canola y soja. El valor actual es 2,3 por ciento superior al promedio de agosto pasado.
El MINAGRI estableció valores FOB de 1240 y 1237 U$S/tn para los aceites de girasol y soja, respectivamente, con una suba interanual del 0,8 por ciento en el primer caso y una baja del 1,3 por ciento en el segundo. El disponible en Rosario es de 1740 $/tn (unos 376 U$S, cotización oficial) mientras que en Bahía Blanca alcanza los 1615 $/tn. Se escuchan valores forward en torno a los 320 U$S, para marzo 2013.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *