18 de septiembre de 2012 16:04 PM
Imprimir

Las pesqueras del sur en una crisis terminal

La pesca en el sur naufraga en concursos y quiebras casi de forma ininterrumpida. Dos últimas noticias analizadas por la publicación especializada Revista Puerto da cuenta de que dos empresas grandes atraviesan por un presente nefasto.

Por un lado, Vieira, fue sometida a un llamativo (e irregular) proceso de intervención y expropiación por el gobierno santacruceño, para evitar que la filial de la española entrara en concurso preventivo. Los barcos fueron entregados para su operación al Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU).

Por el otro, en Puerto Madryn, la principal empresa patagónica, Alpesca (que emplea de forma directa 1400 personas, desembolsa sueldos por 78 millones de pesos anuales y genera negocios con proveedores locales por 20 millones de pesos), “presentó un procedimiento preventivo de crisis que, de ser rechazado por los sindicatos, derivará en el concurso preventivo. Harengus, otra pesquera tradicional patagónica recorrió el mismo camino hasta su reciente quiebra”, contó a LA NACION el periodista que cubre estos temas en Revista Puerto Nelson Saldivia.

El sector muerde sus codos por la respuesta (o falta de ella) del gobierno nacional, que festeja como gran acontecimiento del renacer industrial el anuncio de una fábrica que empleará a 70 personas para hacer tubos de aluminio para aerosoles, en la misma localidad donde 1400 trabajadores de una de las pocas industrias nacionales que exporta más del 90 por ciento de lo que produce con agregado de valor van camino a la quiebra.

El modelo de “empleo intensivo” que tiene la pesca dejó de funcionar. El “Modelo K” permitió un crecimiento salarial para la marinería, la estiba y el fileteo de pescado. Pero los empleadores ven que el precio de la tonelada de merluza en Europa sigue estable (unos US$ 3000). Mientras el tipo de cambio no evoluciona, aumenta el combustible (en Puerto Madryn aumentó 107 por ciento en tres años), la energía para el frío en las plantas, el polietileno para interfoliar los filetes, el cartón corrugado de las cajas de exportación?

“Con el dólar actual, el costo para una tonelada de merluza es de US$ 2900”, reconoce el gerente de una pesquera patagónica.

“Se van a caer todas”, si no hay cambios, sentencia..

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *