20 de septiembre de 2012 10:41 AM
Imprimir

Marcha atrás oficial: formalizan retenciones móviles para el biodiesel

Se implementan retenciones móviles para la exportación y subirá el valor interno, como esperaban los empresarios. Los valores se actualizarán cada quince días.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció ayer la flexibilización de la presión impuesta hace un mes sobre la industria del biodiesel tras las quejas de los fabricantes que suscitó el aumento de retenciones y recorte del precio en el mercado interno. Lo hizo en un acto realizado en la Casa de Gobierno del que participó la primera plana del gobierno nacional y un nutrido grupo de empresarios que escuchó, además, el anuncio de la presentación de un proyecto de modificación de la Ley de ART y el otorgamiento de líneas de crédito subsidiados para la maquinaria agrícola y vial y colectivos de media y larga distancia.
Como esperaban los fabricantes de biodiesel, Cristina anunció la instauración de un sistema de retenciones móviles, aunque evitó hablar de las alícuotas efectivas del derecho de exportación que, aseguró, serán revisadas cada quince días. Los empresarios especulan con un valor en torno del 17%, desde el 24% actual, para que sea negocio exportar con los actuales precios internacionales del biocombustible producido en base a soja.
En un esfuerzo por explicar el nuevo sistema sin que se lea como una marcha atrás, la Presidenta habló del “situaciones externas al gobierno nacional” que obligaron a revisar el nivel e retenciones, que será actualizado quincenalmente.
El precio del biodiesel tuvo una baja en el mercado internacional y con la alícuota actual de retenciones, los empresarios aseguran que deberían venderlo por debajo del valor de del aceite de soja, insumo fundamental del producto, que representa el 85% de los costos, según expresó Cristina.
La Presidenta también mencionó el freno de las compras de biodiesel local por parte de España, que era el principal destino argentino, lo que le dio un duro golpe a la industria aunque esto sucedió antes de la suba de las retenciones, en represalia por la nacionalización de YPF en perjuicio de la española Repsol.
Si bien deberán esperar en los próximos días definiciones más concretas sobre las medidas anunciadas ayer, que según la Presidenta vendrán por parte de los ministros implicados, los empresarios sintieron alivio.
“Todo esto debería ayudar a que las cosas vayan mejorando”, indicó Fernando Peláez, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio)
Respecto del valor del biodiesel en el mercado interno –la preocupación fundamental de una treintena de pymes que dejaron de producir en el último mes– las palabras de Cristina indican que se autorizará una suba en el precio.
En conferencia de prensa el mes pasado, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y el viceministro Axel Kicillof, anunciaron una drástica reducción del precio interno desde los casi $ 5.200 por tonelada, a 4.400 pesos.
Tampoco dio ayer la Presidenta el dato de cuánto valdrá ahora, pero la idea del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, es que es valor sea un promedio de los costos de producción de las empresas, información que debieron entregare todos los empresarios, desde las gigantes traders hasta las pymes.
La primera intención de Moreno era la de conformar un sistema con tres precios diferentes en el mercado interno, pero luego esa opción fue desestimada.
Este valor de mercado también deberá ser revisado periódicamente en función de la actualización de los precios del aceite de soja.
Las petroleras argentinas están obligadas a cortar el gasoil que venden en una proporción del 7%.

Fuente: El Cronista

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *