20 de septiembre de 2012 10:51 AM
Imprimir

España se marca el 1 octubre para aprobar el borrador de la norma del ibérico

Pese a las tensiones y diferencias entre las diferentes comunidades autonómicas productoras.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, se ha marcado el 1 de octubre como fecha para aprobar el borrador de la nueva norma del cerdo ibérico, pese a las tensiones y diferencias entre las diferentes comunidades autonómicas productoras y sectores económicos implicados. Ha sido una de las conclusiones alcanzadas en la reunión que ha mantenido la tarde de este miércoles el ministro con responsables de gobiernos autonómicos de Andalucía, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Murcia; de las denominaciones de origen de Extremadura, Pedroches, Jamón de Huelva y Guijuelo; y de la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici).

El ministro ha presentado al sector las líneas generales de la futura modificación de la norma como el nivel de pureza ibérica de la cabaña, la defensa de la dehesa como elemento diferenciador y la simplificación del tipo de alimentación, según ha detallado el Ministerio en un comunicado.

 

El Gobierno pretende, en la nueva norma, mejorar la trazabilidad y control, reforzar la interprofesional y establecer restricciones a imágenes o marcas en el etiquetado y publicidad engañosa.

 

El consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía extremeño, José Antonio Echávarri, ha confirmado que Arias Cañete mostró sus intenciones de cambiar la actual norma “sí o sí” y que presentará un borrador en octubre para que, tras 30 días de alegaciones, pueda publicarse la nueva legislación.

 

Echávarri aseguró compartir el objetivo del ministro de cambiar una norma que ha llevado al sector del ibérico a “una crisis importante”, sustituyéndola por otra más simple y rigurosa, que no induzca a confusión a los consumidores y evite el fraude.

 

Ha recalcado que el ibérico puro de bellota vinculado a la dehesa debe ser el buque insignia porque de su futuro depende el éxito en los mercados del resto, incluido el cerdo cruzado o de cebo.

 

El consejero de Agricultura de Andalucía, Luis Planas, quien calificó de “constructiva” la reunión, ha defendido una mayor claridad en los criterios raciales en la nueva norma para no inducir a la confusión a los consumidores.

 

Recordó que “lo que es puro de bellota debe ser conservado como tal”, al tiempo que subrayó que el ibérico vinculado a la dehesa es para Andalucía tanto producción económica como una señal de identidad, además de un factor de preservación medioambiental.

 

La consejera de Agricultura de Castilla y León, Silvia Clemente, ha explicado que es “muy positivo” que el ministro tenga “la voluntad” de reconciliar las diferentes posiciones y ha matizado que desde esta Comunidad “vamos a hacer todo lo posible por contribuir a tener una mejor norma de calidad del ibérico”.

 

Para Clemente, todo el sector regional coincide en que la actual norma ha sido positiva para ordenar el sector pero que no ha conseguido cumplir algunos objetivos por ser excesivamente “compleja” ni tampoco que los sistemas de control funcionaran.

 

Ha recordado la importancia económica del sector ibérico para Castilla y León, con 352 industrias cárnicas, 2.000 explotaciones, un millón de cabezas, 6.500 trabajos directos y 15.000 indirectos y una cifra de negocio de 600 millones de euros anuales, al tiempo que operadores de la región comercializan la mitad de los jamones y paletas españolas y el 50 % de la carne fresca.

 

El presidente de la Denominación de Origen Jamón de Huelva, Guillermo García-Palacios, ha asegurado que en la reunión se ha expuesto la gravedad de la situación para el ibérico provocada por la confusión que existe con la raza y con la alimentación.

 

Para García-Palacios el ibérico de bellota debe ser “el paraguas” que proteja al resto de los operadores porque “si nos cargamos la raza y la dehesa, todo el sector se irá al traste”.

 

“Nuestra apuesta es definir claramente el producto y las producciones -las que son intensivas o extensivas- y la defensa ferviente de la dehesa”, coincidió en afirmar el presidente del Consejo Regulador Los Pedroches, Antonio Jesús Torralbo.

 

En un comunicado, la consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha, María Luisa Soriano, apostó hoy por conciliar los diferentes intereses porque “hay mercado para todos los productos ibéricos”.

 

En su opinión, la norma no debe poner trabas al ibérico de cebo, que supone el 80 % del mercado y tiene potencial de crecimiento internacional.

Fuente: Agromeat

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *