22 de septiembre de 2012 12:30 PM
Imprimir

Por qué sembramos más maíz

Soy asesor de productores en el sudeste cordobés. Este año, que se presenta húmedo, no sería buena idea sacar del planteo de rotación al maíz proyectando una mejor renta con la soja. Todo lo contrario, para la mayoría de los años Niños, obtuvimos mejores márgenes con el maíz que con la soja. Es en años […]

Soy asesor de productores en el sudeste cordobés. Este año, que se presenta húmedo, no sería buena idea sacar del planteo de rotación al maíz proyectando una mejor renta con la soja. Todo lo contrario, para la mayoría de los años Niños, obtuvimos mejores márgenes con el maíz que con la soja. Es en años húmedos donde el maíz logra sobreponerse con comodidad sobre su indiferencia de costos.

Al ser un cultivo que rinde muchos más kilogramos de rendimiento por hectárea y, mucho más aún en años húmedos, logra obtener mejores resultados de margen bruto que el de su principal competidor la soja, a pesar que esta valga hasta dos o dos veces y media más.

Por eso, repito, es un año para hacer maíz, pero mucho más aún en esos ambientes que hasta hace un tiempo era impensable involucrar el cereal en sus planteos. Hoy, gracias a la mejor interpretación del cultivo en las diferentes fechas de siembra podemos adecuar las estrategias para esto.

Y si hablamos de maíz tardío no hablamos de hacer un maíz “barato”, sino un maíz que nos permita seguir involucrando el maíz en esos ambientes donde se venía haciendo soja. De esta manera, involucramos maíz en esos ambientes donde no se iba a hacer este cereal. Como conclusión, en un año que viene Niño, valdría repasar lo importante que es tener el perfil lleno para un cultivo donde esa altísima capacidad de ser eficiente en el uso del agua lo convierte en uno de los cultivos de verano que mejor correlaciona humedad al inicio y rendimiento.

Fuente: La Nacion

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *