24 de septiembre de 2012 11:12 AM
Imprimir

El tamaño de la cresta está relacionado con la capacidad de poner huevos en las gallinas

Así lo ha demostrado un estudio llevado a cabo en Suecia.

Las gallinas con la cresta más grande, además de atraer más al macho, presentan mayor densidad ósea, lo que les permite poner más huevos.

Durante miles de años, el hombre ha ido modificando el desarrollo de los pollos domésticos. A través de la cría selectiva para algunas características, como más masa muscular o el aumento de la puesta de huevos,  ha causado a la vez otros cambios radicales en la apariencia y el comportamiento de los animales.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Linköping (Suecia) ha demostrado que el tamaño de la cresta de las gallinas está ligado a la capacidad de poner más huevos. Los resultados se han presentado en la revista científica PLoS Genetics*.

Si se comparan las gallinas salvajes con las domésticas, estas últimas presentan mayor tamaño de la cresta, así como huesos más densos, lo que influye en la puesta, ya que el tejido óseo de la gallina aporta calcio para la fabricación de la cáscara del huevo, es decir, cuanto más masa ósea presenta una gallina, mayor número de huevos podrá poner.

Después de encontrar una clara correlación entre el tamaño de la cresta de una gallina y su masa ósea en pollos de un cruce entre Gallus gallus y pollos domésticos, el grupo de investigación -bajo la dirección del genetista evolutivo Dominic Wright- ha llevado a cabo un estudio en el que los animales se cruzaron varias generaciones. De este modo, el genoma se dividió en pequeñas regiones, lo que permitió el “mapeo” de las funciones de los genes individuales. En la octava generación, los investigadores encontraron un área que tenía un fuerte efecto no sólo sobre el peso de la cresta sino también sobre la masa ósea y la fertilidad.

La variación genética ha disminuido gradualmente en el transcurso de la domesticación. En la actualidad, en las aves domésticas existen unas 40 pequeñas regiones conocidas con genes potencialmente estables que rigen sus típicas características “domésticas”. Los investigadores han descubierto ahora dos genes pleiotrópicos, conectados entre sí y que influyen en las características de forma simultánea. Mediante la regulación de la producción de cartílago, influyen en el tamaño de la cresta (compuesta prácticamente en su totalidad por cartílago) y en el crecimiento del hueso (ya que el cartílago es el material de base) y, en última instancia, en la producción de huevos.

“Las gallinas originales tienen menores crestas, patas más delgadas y ponen menos huevos. Cuando el hombre seleccionó a las gallinas para que pusieran más huevos, el tamaño de la cresta creció de forma automática,” afirmó Wright.

*Martin Johnsson, Ida Gustafson, Carl-Johan Rubin, Anna-Stina Sahlqvist, Kenneth B. Jonsson, Susanne Kerje, Olov Ekwall, Olle Kämpe, Leif Andersson, Per Jensen, Dominic Wright. A Sexual Ornament in Chickens Is Affected by Pleiotropic Alleles at HAO1 and BMP2, Selected during Domestication. PLoS Genetics, 2012; 8 (8): e1002914 DOI: 10.1371/journal.pgen.1002914

Fuente: PV

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *