24 de septiembre de 2012 11:33 AM
Imprimir

Oportunidad para exportadores en la clase media de China

URUGUAY : Más empresas uruguayas han diversificado sus ventas en la potencia asiática, según la UCU.

La nueva clase media de  China come más y  mejor y ese  cambio en la dieta de los habitantes de esa potencia mundial  está favoreciendo las exportaciones uruguayas a ese destino, en particular las de ganado y de leche , las  que experimentaron explosivas tasas de   crecimiento de 107% y 338% en el primer semestre del año respecto a igual período del 2011, según un estudio del Departamento de Negocios Internacionales e Integración (DNII) de la  Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica (UCU) al que accedió  El Observador.

 En el primer semestre de 2012, el comercio entre ambos países registró “un mayor crecimiento de las importaciones frente a las exportaciones”, señala un estudio del Departamento de Negocios Interbnacionales e Integración de la Universidad Católica del Uruguay (UCU). Según el  informe, las relaciones comerciales entre dichos países se desarrollan en un contexto de cierto enfriamiento de la  economía de China, la segunda a nivel mundial, tanto para el año 2012 como para el 2013 ya que se prevé una desaceleración de dos puntos porcentuales.

Según la Federación china de Logística y Compras y la Oficina Nacional de Estadísticas, el índice de gestores de compras (PMI) que mide la actividad industrial cayó del 50,1 en julio hasta 49,2 en agosto.

El trabajo, titulado “Las relaciones comerciales entre Uruguay y China, consigna que en enero junio las exportaciones globales uruguayas con destino a China totalizaron US$ 383 millones –sin incluir las ventas realizadas desde zonas francas-, lo que representó una leve baja de  2% respecto a igual período del año anterior  al tiempo que las importaciones –favorecidas por el bajo nivel del tipo de cambio-  aumentaron 22% y alcanzaron a US$ 728 millones
La concentración a nivel de las importaciones es importante ya que 10 productos explican cerca del 80% del total importado desde ese origen.

En efecto, en el primer semestre de 2012, los principales bienes adquiridos desde China fueron las máquinas, aparatos y material eléctrico, máquinas aparatos y artículos mecánicos, vehículos automóviles y sus partes, prendas y complementos de vestir de punto, prendas y complementos de vestir excepto las de punto. Esos productos explicaron cerca del 60% de las adquisiciones desde China.

Uruguay le compra mayormente a Bejín  aparatos eléctricos de telefonía, máquinas automáticas para tratamiento o procesamiento de datos, motocicletas, televisores, automóviles para turismo y autopartes.

Las nuevas exportaciones

Según el informe universitario, “la importancia creciente presentada por las exportaciones de carne y de los lácteos en el mercado chino, permiten avizorar un progresivo aumento de las colocaciones uruguayas de productos del sector alimenticio -incluidos los cítricos- en todas sus variedades y con un mayor proceso productivo”. “Debe tenerse en cuenta que hace muy pocos años Uruguay exportaba con destino a China solo lana, pescado y cueros”, resalta.La carne, se ubica tercero en ventas, pero es u n producto de exportación reciente “y que presenta gran potencialidad debido al aumento del consumo” en ese mercado.

También se destacan las ventas de animales vivos (bovinos), despojos comestibles, desperdicios y desechos de cobre, cueros, arroz, suero, desperdicios de lana, leche y nata, queso y requesón.

En particular, el documento destaca las colocaciones de lácteos que crecen sostenidamente en los últimos años. “El mayor consumo de lácteos de China en la actualidad se debe en el poder adquisitivo de la nueva clase media china”, explica.“La importancia creciente presentada por las exportaciones de carne y de los lácteos en el mercado chino, permite avizorar un progresivo aumento de las colaciones uruguayas de productos del sector alimenticio –incluido los cítricos, en todas sus variedades y con un mayor proceso productivo”, explica el informe.

Respecto a la soja importada por China, también  responde al aumento del ingreso, lo que ha permitido a los consumidores consumir más carne de cerdo, aves y pescado.
En efecto, gran parte de la soja es procesada para producir harina de soja, con la que se alimenta al ganado, mientras que otra parte es procesada para aceites comestibles y otros productos alimenticios”, precisa el informe.

No es de desmerecer las colocaciones de pasta de celulosa por parte de UPM –por zonas francas-que en el período considerado treparon a US$ 157 millones
En el primer semestre de 2012, 10 empresas explicaron más del 65% del total exportado con destino a China, destacándose en las primeras posiciones las empresas exportadoras de semillas y de lana.

Más allá de la concentración comentada, el número de empresas uruguayas exportadoras con destino a China viene aumentando progresivamente en los últimos años junto con el aumento del comercio, hecho que es resaltado como positivo junto a la mayor diversificación de productos exportables. “Para consolidar y aumentar esta tendencia sería necesario consolidar la exportación de algunos productos de exportación con mayor proceso, oportunidad que a priori es identificada en el sector de alimentos.

Ahora bien, el documento sugiere que para ello es clave la mejora del ingreso en China Sostiene  que el XII Plan Quinquenal de China  prevé un aumento de salarios del 13% anual.
Recuerda que “en el 2011 un total de 21 provincias y municipalidades aumentaron el salario mínimo mensual en un promedio del 21,7%, rompiendo la tendencia predominante hasta ahora de subir el mismo por debajo del ritmo de crecimiento de la economía”.

No obstante, la desigualdad salarial sigue constituyendo un serio obstáculo para animar el consumo interno, uno de los objetivos señalados por el gobierno chino para compensar la reducción de las exportaciones, añade.

El PIB per cápita de China en 2011 ascendió a 5.430 dólares (de acuerdo a datos del Banco Mundial).

En el IDH, su posición es la 101 (2011) entre un total de 187 países. Según ONU, unos 150 millones de chinos continúan viviendo con menos de un dólar al día, agrega el informe.
“Aunque hay que destacar cierta efectividad de las políticas públicas dirigidas a reducir la pobreza, las cifras aportadas las cuestionan profundamente.

Pese a la retórica oficial, las políticas de desarrollo del gobierno chino todavía descuidan la urgente atención a los servicios sociales, en especial la salud, o la educación y que lastran la erradicación efectiva de la pobreza.

El índice de desigualdad de ingresos en China se estimó en 4,2:1 en 2011, mientras que en la mayoría de los países se encuentra en 1,5:1 y 2,1:1, si bien está creciendo como señalan informes de la OCDE, a consecuencia de la crisis.

El ingreso per cápita real de los habitantes urbanos de China alcanzó el año pasado los 21.810 yuanes (3.434 dólares), con un aumento interanual, descontando la inflación, del 8,4%, según informes del Buró Nacional de Estadísticas. Esta nueva clase media y alta de chinos con un creciente poder adquisitivo está transformando la sociedad china que cada vez es más urbana y abierta a la modernización. Son millones los chinos que desean convertirse en consumidores frenéticos.  Sin embargo es importante anotar que esta presión social provoca un aumento de los costos salariales y fiscales para las empresas extranjeras establecidas en China.

Fuente: Observa

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *