24 de septiembre de 2012 23:06 PM
Imprimir

Malestar español por la expropiación de una pesquera

VIEIRA, LA TERCERA EN IMPORTANCIA DE LA ARGENTINA (Fue en Santa Cruz y queda en manos del sindicato dirigido por el polémico Omar Suárez)

Lo que al principio les pareció algo incierto, casi como un juego de la política, se hizo realidad. La legislatura de Santa Cruz expropió la semana pasada los bienes de la pesquera española Vieira , la tercera de la Argentina detrás de las también españolas Conarpesa y Argenova. Y lo que los empresarios imaginaron como un capricho del poderoso gremio marítimo, se hizo realidad. El manejo fue entregado al sindicato del polémico Omar “el caballo” Suárez.

El caso, que es una gota de agua comparado con la estatización de YPF,  está en manos de la embajada española en la Argentina . Una fuente diplomática cercana deslizó que así “Argentina intensifica el camino del aislamiento”.

La filial argentina de Vieira posee una planta de factoría en tierra con 150 personas que se ocupan de procesar la pesca como condición para operar en el país. El plantel con los embarcados totaliza 400 empleados. El último año la crisis europea le asestó un duro golpe a la casa matriz con sede en Vigo . Y la deuda que desde Vigo habían contraído por las exportaciones que les llegaban desde la Patagonia quedó sin pagar. Esos $ 60 millones fueron el detonante para que la filial argentina, casi simétricamente a lo que ocurrió en Vigo y con un pasivo de $ 80 millones , solicitara su propio concurso de acreedores. Todo, en un escenario donde por la caída de precios internacionales y costos locales que crecieron a la par del dólar negro, se pasó de una facturación de US$ 30 millones en 2010 a US$ 20 millones en 2011.

Lo curioso es que cuando estaba lista la designación del síndico para dirigir el concurso, Santa Cruz decide la expropiación que consiste en quedarse con los activos de la empresa: cinco buques dedicados a la pesca de langostinos y dos para el calamar, además de la planta procesadora.

En Vieira aseguran que le estaban poniendo empeño a vender uno de sus siete barcos , y con ese ingreso, estimado en US$ 4 millones, salir adelante.

 La expropiación se definió con el voto de 20 legisladores del Bloque Frente Para la Victoria Santacruceña y la abstención de dos legisladores radicales .

Daniel Badens, presidente de la filial local de Vieira, señaló que se optó por intervenir planta y buques, sin importar el proceso concursal en marcha y peor aún, “basándose en una norma que ni siquiera estaba vigente cuando la persona designada como interventor tomó posesión de la planta y frigorífico en Puerto Deseado”, dijo a Clarín en referencia a Diego Marzioni, el elegido por el gobierno para que administre la empresa.

Marzioni responde a Omar Suárez, titular del Sindicato de Obreros Marítimos. En los últimos años Suárez llama la atención en su doble rol de dirigente gremial y empresario, siempre con el apoyo del Gobierno para abrir nuevos y prósperos negocios.

Fuente: iEco

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *