25 de septiembre de 2012 15:14 PM
Imprimir

La soja ya se prepara para dar el salto

Después de una campaña sojera 2011/12 marcada por la falta de precipitaciones y una significativa disminución en los rindes, el nuevo ciclo de la oleaginosa se viene con todo. Con pronósticos climáticos favorables y precios que superaron con holgura la barrera de los 600 dólares por tonelada, los productores quieren recuperarse de un ciclo irregular.

Y como en cada campaña que comienza, las jornadas de capacitación están a la orden del día para brindar respuestas y soluciones que permitan la máxima eficiencia en cada uno de los rubros que compone los distintos aspectos productivos de la soja, que representa un elevado porcentaje de la cosecha nacional de granos.

En este caso fue el turno de DonMario, que jugó de local y organizó su 15° Jornada de Actualización Técnica en Chacabuco (Buenos Aires). Hasta allí llegó Clarín Rural para escuchar a referentes del sector y del semillero, quienes analizaron en detalle los principales aspectos técnicos que permitirán dar el salto en los rindes de la soja 2012/13.

El eje central del encuentro fue el estudio de los factores que en los últimos años limitaron su productividad.

Joaquín Lopetegui, técnico de la firma, estimó que los agricultores advierten que si bien hay lanzamientos de nuevas variedades y tecnologías, no aprecian un crecimiento real de los promedios al momento de la cosecha. Desde su visión, en Argentina existe la tecnología para levantar el piso de rindes. “En los próximos años, el desafío será incrementar los promedios, es posible llegar a un buen nivel ajustando el manejo de variables como fecha de siembra y la interacción entre ambiente y genotipo”, sostuvo.

De esta manera, el objetivo fue identificar limitantes desde diferentes ópticas, como fertilidad, elección de variedades de acuerdo al ambiente y control de enfermedades como mancha ojo de rana, que de acuerdo a los especialistas, podría cobrar protagonismo por las condiciones de humedad que presentaría el cultivo.

En este punto, Marcelo Carmona, de la Fauba, explicó que el escenario productivo de este año será muy diferente, y si bien los productores están a la expectativa por los buenos precios de la oleaginosa y el año “Niño”, deben estar preparados para manejar uno de sus efectos secundarios que son la aparición de enfermedades. “Hay un impacto de las enfermedades que deben conocer y manejar; y otro punto que no hay que descuidar es la aparición de hongos en suelo”, remarcó.

Este año, una de las novedades fuertes en soja fue la presentación de la tecnología Intacta RR2 Pro, en cual el semillero de Chacabuco trabaja desde el año 2005. Rodrigo Iglesias, de DonMario, explicó que las tecnologías que vienen en soja apuntarán a una implantación eficiente del cultivo sin resignar potencial productivo. En el caso de Intacta, destacó que simplificará el manejo y permitirá una mayor productividad.

En cuanto a nutrientes, Fernando García, de IPNI Cono Sur, subrayó que la relación favorable de precios –sobre todo en fertilizantes fosfatados- permiten anticipar una buena nutrición. “Es un buen año para aplicar y además dejar algo de lo que se le extrae al suelo”, señaló y agregó que en la medida que se solucionen los problemas con los macronutrientes, sería indicado experimentar con los micro, como el boro y zinc.

De esta manera, los productores se capacitan y buscan la máxima eficiencia para producir soja, en un año donde todas las variables climáticas y económicas juegan a favor de la oleaginosa.

Fuente: Clarin

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *