25 de septiembre de 2012 15:18 PM
Imprimir

Semillas listas que van por más

A pesar de los permanentes vaivenes del mercado y de la creciente incertidumbre climática, la soja es el as de espadas de los productores argentinos. Las empresas de insumos lo saben muy bien, y por eso apuestan cada vez más fuerte a ese cultivo.

En este contexto, recientemente Antonio Aracre, presidente de Syngenta para América del Sur y director regional para Latinoamérica, destacó la importancia que representa la soja para el país al contribuir a financiar las cuentas fiscales, y también la importancia que la oleaginosa representa para la empresa que preside.

Lo hizo en un encuentro con periodistas organizado por la firma con motivo del segundo aniversario de la tecnología Plenus en el mercado. Aracre sostuvo: “Para Syngenta la soja no puede ser menos importante que lo que lo es para el país, y en ese sentido, cuando uno está en el medio de un proceso de transformaciones, cualquiera que estos fueran, lo más importante es innovar”.

Luego agregó: “Cuando empezamos a hablar de Plenus hace dos años recordé cómo era la soja diez años atrás y los desafíos que debieron enfrentarse para lograr una superación, pero ahora debemos empezar a mirar cómo será la foto en el 2020 y cómo transformar la realidad de hoy para esa fecha”.

Desde este punto de vista -explicó-, la firma que representa comenzó a generar un programa local de mejoramiento genético, con mucho énfasis como compañía global.

“Fuimos los primeros en largar la semilla directa para siembra con un paquete tecnológico único en el mundo y ver la simplicidad que le generaba al agricultor un producto como el que hoy nos convoca”, dijo.

Plenus es el último desarrollo tecnológico de la compañía, y fue lanzado en 2010.

Esta innovación, según afirman desde la empresa, representó un significativo avance tecnológico para la producción de soja, permitió aumentar los rendimientos, simplificó los procesos de siembra y permitió reducir significativamente los costos de producción. Su triple protección contra hongos, insectos y nematodos, todo incorporado a la semilla en sociedad con las empresas Rizobacter e Incotec, representó un nuevo avance para la agricultura.

Según Aracre, Syngenta está apuntando a la soja desde hace más de cuatro años y por primera vez la compañía busca la aprobación de un nuevo evento biotecnológico de soja focalizado a las necesidades argentinas. Todavía no tiene nombre comercial, pero se considera que en cinco años se podrá contar con un producto realmente innovador que va a aportar al mercado una solución al tema de las malezas resistentes, indicó. Y agregó que también se está invirtiendo mucho dinero en biotecnología en el tema de la resistencia a insectos.

Para Aracre, con toda la experiencia que Syngenta tiene en maíz sobre resistencia a insectos, es posible transpolar con capacidad esa tecnología a la soja y lograr una resistencia completa en ese sentido.

Fuente: Clarin

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *