28 de septiembre de 2012 18:53 PM
Imprimir

Las gallinas en jaulas enriquecidas sufren de menos estrés que las camperas

El mejor alojamiento son jaulas espaciosas con nidales oscuros.

Las gallinas prefieren un lugar tranquilo y oscuro para poner sus huevos sin que las interrumpan, y así asegurarse de que la mayoría de los huevos eclosionarán.

Investigadores de las Universidades de Sydney y Melbourne han observado a las gallinas alojadas en jaulas enriquecidas y han medido el nivel de corticosterona (una hormona del estrés) en su plasma y en la albúmina de huevo. Los resultados concuerdan con las recomendaciones de que las aves necesitan el acceso a un nidal para poner los huevos sin que las molesten.
Durante los cuatro experimentos realizados, en el más grande se contaron con 112 gallinas repartidas en jaulas con y sin nidales, se llegó a la conclusión que las gallinas con acceso a nidales presentaban menos niveles de corticosterona mientras ponían los huevos.
Según los investigadores, esto es debido a que las gallinas se han dirigido evolutivamente a conseguir que la mayor cantidad de pollos lleguen a la madurez, por lo que prefieren un lugar para poner sus huevos sin que las interrumpan: “Buscan un lugar donde encontrarse protegidas y seguras para que de esta forma sus huevos tengan mayor probabilidad de eclosión y de esta forma reproducirse”, afirma Greg Cronin, de la Universidad de Sidney. “ Las aves que están más relajadas, son las que se pueden sentar a poner durante más tiempo”.
Sin embargo, mientras que el 71% de las gallinas prefieren poner los huevos en el nidal, las que no pueden hacerlo no presentan mayores niveles de corticosterona mientras buscaban un lugar donde realizar la puesta, contrariamente a lo que se creía de que andar de un lado para otro en las gallinas era un signo de estrés y frustración.
Los investigadores escribieron que los resultados de la evaluación del bienestar a menudo pueden estar influidos por las actitudes públicas o políticas y no en la información basada eb la evidencia: “Cuando la UE mide el bienestar en las gallinas en jaulas no está realizando una medición fisiológica, está midiendo su interpretación basada en una puntuación”, afirma Cronin.
Por otro lado, Trish Fleming, de la Universidad de Murdoch University, afirma que lo mejor son jaulas suficientemente grandes, con un nidal protegido de la luz son el ambiente ideal para las gallinas comerciales, ya que disponen del espacio suficiente para cubrir la mayoría de sus funciones naturales y además están protegidas y controladas. Afirma, que aunque la gente piensa que lo mejor es la cría de gallinas al aire libre, en estos sistemas existen problemas importantes de picaje de plumas y el canibalismo, y la incidencia de heridas es extremadamente alta.

Fuente: PV

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *