28 de septiembre de 2012 22:51 PM
Imprimir

Frenan el ingreso de carne porcina

Desde hace 15 días dejaron de autorizarse las importaciones desde Brasil.

Industriales brasileños denunciaron que la Argentina volvió a trabar las importaciones de carne de cerdo desde ese país.

“Las autorizaciones comenzaron a atrasarse y después se detuvieron”, dijo a la agencia de noticias Reuters el presidente de la Asociación Brasileña de la Industria Productora y Exportadora de Carne de Cerdo (Abipecs), Pedro de Camargo Correa.

La queja fue ratificada por los industriales argentinos que se abastecen de pulpa porcina en Brasil para elaborar chacinados. “Desde el 10 de septiembre están saliendo observadas las declaraciones juradas para la importación”, dijo a LA NACION un empresario que pidió reserva de su nombre.

A comienzos de este año la carne de cerdo fue uno de los productos que más trabas padecieron, lo que motivó la represalia de Brasil para el ingreso de vinos, papas y manzanas desde la Argentina.

Después de la controversia, los sectores privados de ambos países firmaron el 7 de mayo pasado un acuerdo para establecer un cupo mensual de importaciones . “Nunca se cumplió”, admitió una fuente del sector, en referencia a que las exportaciones brasileñas fueron inferiores a las pactadas en ese momento.

Respecto de la reanudación de las trabas, el presidente de Abipecs expresó: “No sabemos qué está pasando, si la Argentina por algún motivo resolvió suspender o controlar” las importaciones de carne de cerdo.

Por el freno a las importaciones, las exportaciones brasileñas de carne porcina a la Argentina se redujeron 49,6% entre enero y agosto de este año respecto del mismo período de 2011, según Abipecs.

Los industriales porcinos de Brasil les pidieron explicaciones a sus funcionarios y les pidieron que intervengan para destrabar el problema. “La pelota está ahora en la cancha del gobierno brasileño. Son ellos los que deben reaccionar”, dijo Camargo Correa.

En marzo pasado, el conflicto porcino motivó una reunión en Buenos Aires del ministro de Agricultura de Brasil, Jorge Mendes Ribeiro, con su par de la Argentina, Norberto Yauhar.

Dos meses después se anunció un acuerdo por el cual las empresas podían importar hasta un 80 por ciento de lo comprado en 2011. Esto regía para la pulpa porcina, pero no para los productos terminados, como los fiambres.

Sin embargo, con el relajamiento de los controles se habían registrado ingresos de jamón desde Brasil. “Sus costos son menores que los nuestros, especialmente en mano de obra”, dijo un industrial argentino. “Además, el costo de la materia prima sigue siendo alto, el kilo vivo de cerdo cuesta 9 pesos”, dijo la fuente.

En 2011, la Argentina compró en el exterior diferentes productos porcinos por 54.973 toneladas. El 76 % de ese volumen, por US$ 130 millones, se lo compró a Brasil.

La Argentina es deficitaria en su producción porcina. Si bien en los últimos años se incrementaron las inversiones en granjas, la cantidad de madres no alcanza para satisfacer la demanda del mercado interno. Se calcula que hay 250.000 madres en producción y que sólo dentro de dos años se alcanzaría un total de 300.000 madres, lo que permitiría al país autoabastecerse.

Otra diferencia con Brasil es el volumen de producción. Mientras aquí se faenan 3,4 millones de cabezas, en Brasil se faenan 40 millones de cabezas.

A nivel de consumo también hay una brecha importante: en la Argentina se consume un promedio de 8,6 kilos de carne de cerdo por año por habitante, mientras que en Brasil oscila entre 13 y 15 kilos.

Fuente: La Nacion

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *