29 de septiembre de 2012 22:36 PM
Imprimir

Productores de carne de EE.UU. afectados por alza de Insumos

Entre las consecuencias está la eventual alza de los precios de los pollos, cuya producción ha caído en 2,5% en el País del Norte durante el tercer cuarto de 2012.

El alza de los granos en Estados Unidos ya está cobrando sus primeras víctimas en la economía de ese país. Los productores de carnes rojas y blancas presentan menores márgenes de ganancias, por lo que se espera un frenazo a la producción y exportaciones estadounidenses.  

Según un reciente informe del Usda, el Ministerio de Agricultura de Estados Unidos, el sector más afectado es el de los pollos. En el tercer cuarto de este año, la producción de esas aves cayó en 22,7 mil toneladas respecto de igual fecha de 2011, equivalente a una baja de 2,5 por ciento. Para el último cuarto del año se espera una baja de 68 mil toneladas respecto de estimaciones anteriores.

El Usda pronostica una producción de 16,7 millones de toneladas para 2012, 1,1 % más baja que el año pasado.

Los altos costos del maíz, trigo y la soya seguirán acosando a los productores de aves en 2013. Para el próximo año el Usda proyecta una producción de pollos equivalente a 16,5 millones de toneladas, con lo que se acumularían dos años de baja en la producción.

Se estima que esa futura caída provocará alzas en el precio al público en lo que queda de 2012 y durante 2013.

Ese punto es muy importante para los productores de aves del resto del mundo, pues Estados Unidos usualmente disputa con Brasil el puesto de principal exportador. Sin embargo, el país sudamericano está en franca caída de sus envíos, debido a sus altos costos internos, provocados por el fortalecimiento del real. La salida de ambos países del mercado internacional presionará al alza los precios de la carne de pollos.

En tanto, la producción de pavos de EE.UU. también debería declinar el próximo año, llegando a 2,6 millones de toneladas, equivalente a una caída de 3 por ciento.

Vaqueros en apuros

Debido a que el ciclo productivo del ganado es más largo que el de las aves, usualmente su respuesta es más lenta a los cambios en el mercado. Sin embargo, ya se hace sentir.

A diferencia de Chile, en que la inmensa mayoría de los vacunos son alimentados a base de praderas, en Estados Unidos se manejan en feedlots. Encerrados en corrales, los animales son alimentados a base de maíz, trigo y soya. De ahí que los productores de carne vacuna gringos estén bastante complicados en este momento.

Las señales son confusas para los ganaderos, pues los precios de la carne vacuna llegaron a un peak en julio, para declinar en los meses siguientes. Algunos productores estarían apurando el faenamiento de animales cercanos al término de su engorda, para evitar los altos costos de alimentación, lo que afectaría a la baja el precio de animales. Sin embargo, las vaquillas estarían siendo retenidas, a la espera de una proyectada alza del valor del vacuno en 2013 y 2014.

Según el Usda, recién en 2015 se recuperarían las existencias ganaderas de Estados Unidos previas al shock de precios de los commodities agrícolas.

Las dificultades de la oferta estadounidense explican el aumento de sus importaciones, principalmente de Australia y Nueva Zelandia. Para este año se espera el ingreso de un millón de toneladas de carne de vacuno a Estados Unidos, 17% más que en todo 2011.

Para 2013 se espera que EE.UU. suba otro 9% sus importaciones de carne vacuna, generando una nueva presión al alza de los precios internacionales de las carnes rojas.

Cerdos a la espera

Aunque los productores de cerdos también se han visto complicados por el costo de los insumos, no se ha producido la típica alza de faenamiento. De hecho, en julio la producción de los mataderos bajó en nueve por ciento, comparado con el mismo mes de 2011.

El análisis del Usda apunta a que los productores de carne de cerdo estarían apostando a que el mercado tendrá un alza importante de precios en 2013.

Mantener los stocks porcinos, a pesar de los mayores costos, sería una forma de aprovechar esa coyuntura del mercado.

Fuente: Revista de Campo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *