30 de septiembre de 2012 13:55 PM
Imprimir

Comienza la zafra de reproductores con las expectativas de muy buenos valores

URUGUAY : La venta de los toros de Kiyú realizada en la víspera en la central de la Sociedad de Criadores de Hereford y la comercialización de “Los Novilleros” esta tarde en la rural del Prado, marca oficialmente el inicio de la zafra de reproductores, de la cual hay marcadas expectativas por continuar superando los récords de años anteriores

Es que el comienzo de la primavera es más que alentador para la ganadería. El rebrote de las pasturas, (las sembradas y las naturales); registros de lluvias interesantes y días soleados y templados en agosto levantó temprano el letargo invernal, generando el repunte del estado de los rodeos, que recibieron grano este invierno en cantidades mayores a las habituales.
En el departamento de Paysandú este año habrá una muy buena oferta de remates. Comienza el venidero fin de semana con la Exposición de Reproductores de Paysandú, le sigue el jueves 11 con los Polled Hereford de Ñü Porá, continúa el lunes 15 con la venta de toros en la Exposición de Guichón, el jueves 18 en la Exposición Feria de Paysandú, venden toros Hereford y Angus de “Santa Eulalia” de Moreno y “Cambá Pytá” de Romero y finaliza el viernes 26 de octubre en Guichón, con el remate de los Angus de “La Acacia” de Martegani.
La zafra va a empezar con el novillo a U$S 3,80 y algunas plantas pagando más dinero, establece un informe de Blasina y Asociados. Básicamente novillos que valen U$S 1.000. Bastante han cambiado los tiempos. El precio actual de un novillo es similar al que promediaban los toros antes de 2003. Desde ese entonces, con el acceso a Estados Unidos y Canadá y la suba de los precios internacionales de la carne empezó a cambiar la lógica de la ganadería uruguaya.
Según las estadísticas que ha llevado sobre el mercado de toros José Gayo, durante su trabajo en el Instituto Plan Agropecuario, el precio promedio de la zafra de toros fue en gradual ascenso, desde los U$S 1.035 de 2002 a una meseta en U$S 1.400 de promedio en el período 2003/06, para superar por primera vez el promedio de los U$S 2.000 en 2007 y 2008, ambos años con un precio promedio de aproximadamente U$S 2.200.
Tras la crisis de Lehman Brothers y la sequía de la primavera de 2008 al otoño siguiente, el 2009 fue un año cauteloso. Los ganaderos volvieron a pagar en promedio menos de U$S 2.000. El impulso ha vuelto y alcanzará nuevas cumbres. Ya el año pasado el precio promedio de los toros superó los U$S 3.000 y este año el precio promedio de los toros puede acercarse a los U$S 4.000. Los datos de los años anteriores surgen de una estadística exhaustiva que cubre a la gran mayoría de remates que se han hecho cada año a partir de las ventas de Kiyú. Las estadísticas confirman que los toros tienen un precio equivalente a nueve o 10 terneros de aproximadamente 140 kilos de peso.
A medida que el precio del ternero sube, la relación tiende a ser algo menor a los 10. De esa forma, la equivalencia que en la primera parte de esta década eran 10 o más por toro, ha sido poco más de nueve en los últimos años. El año pasado el precio promedio de los toros vendidos en la zafra fue de U$S 3.356. Considerando el precio del ternero de agosto del año pasado a U$S 364 y el de este año a U$S 400, podría esperarse un precio de los toros de U$S 3.670.
dicose
Datos de Dicose confirman que por primera vez desde 2008 hay más de cuatro millones de vacas entoradas pariendo esta primavera y serán más las que se entoren a partir de noviembre. Muchas vaquillonas ingresarán a los rodeos de cría dado que el buen estado de las pasturas permitirá que alcancen el desarrollo suficiente. La faena de vacas se mantiene moderada. Es algo menor a la del año pasado en términos porcentuales y en el caso de las vaquillonas es menor en términos absolutos.
Por otra parte, el dato preliminar de Dicose también muestra una notable producción de terneros que supera los 2.700.000 y que en los datos definitivos puede ser la segunda mayor de la historia. Tras la conmoción causada por la expansión de la agricultura y la sequía de 2009, la ganadería encuentra nuevamente un camino de crecimiento gradual pero firme.
La población de vacunos creció en 2012 y seguirá haciéndolo en los próximos años gradual pero persistentemente. Algo que tiene lógica en un momento en el que se percibe una demanda en expansión por la carne uruguaya.

Fuente: El Telegrafo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *