14 de marzo de 2010 12:29 PM
Imprimir

España  –  Un experto cree que las marcas blancas de alimentación están tocando techo

Las industrias lácteas advierten de que a partir de ciertos niveles no sale rentable

A pesar de las campañas a favor de la calidad, las marcas blancas continúan ganando la batalla en España en el sector lácteo con cuotas de mercado que ya superan el 56,6 por ciento. La bajada de precios ha supuesto a los productores tradicionales verdaderos quebraderos de cabeza en una guerra por la supervivencia que ha repercutido tanto en la rentabilidad como en el empobrecimiento de toda la cadena de valor del sector, según analiza el gerente y portavoz de la Federación de Industrias Lácteas (FENIL), Luis Calabozo.
De hecho, dicen que el 70 por ciento de la leche que se consumirá en España este año será marca blanca. El dato, sin duda, llena de preocupación a los principales fabricantes como el grupo Leche Pascual que por el descenso de producción ha tenido que emprender un Expediente de Regulación de Empleo en Aranda y cerrar la fábrica de Lugo.
Esperanza
Pese a todo, los productores de marca propia no pierden la esperanza y algunos expertos hablan ya de que las marcas blancas están tocando techo y que los beneficios ya no son los que eran. «A partir de ciertos niveles no sale rentable y en el caso de la leche es aún peor porque al haberse utilizado como reclamo han llegado a perder el margen total del producto», advierte el gerente de FENIL, Luis Calabozo quien augura un final hasta tendencia alcista. «Las marcas blancas seguirán estando pero se estabilizarán en una situación más normalizada. Lo que no auguraría son mayores crecimientos. Nunca se sabe pero al menos así lo apunta la tendencia europea», explica el portavoz.
Ese podría ser el caso de Carrefour Bélgica que anunció el pasado 23 de febrero el cierre de una veintena de grandes superficies del país y la supresión de 1.672 empleos o el de Mercadona, uno de los principales valedores de esta estrategia pero que registró un beneficio neto de 270 millones de euros en 2009, lo que supone un descenso del 16 por ciento con respecto al año anterior.
Defensa
En la batalla por la cuota de mercado las marcas convencionales no se han estado quietas y han apostado por transmitir al consumidor un mensaje de diferenciación y calidad. «Es el único camino que hay», sostiene Calabozo.
En este sentido, el grupo Leche Pascual explica que la producción de un producto de calidad arrastra un impacto considerable en los costes de producción, pero, inevitablemente, también origina un valor añadido real en la calidad del producto final que se ofrece al consumidor. «Si tuviéramos que dar argumentos en defensa de las marcas diríamos que en alimentación, el binomio «valor de la marca-confianza de los consumidores» no es gratuito, ni está construido sobre una base artificiosa, ficticia o coyuntural, sino que obedece a un trabajo serio y continuado, aunque quizás a veces no tan conocido como debería».
Seguridad
Por otra parte, Leche Pascual apuesta por los más modernos medios tecnológicos para asegurar la trazabilidad de la materia prima o la seguridad alimentaria a través del desarrollo de una guía de prácticas correctas en el sector ganado vacuno. «Las marcas blancas siguen los patrones de éxito de las marcas de fabricante. Los fabricantes clásicos, en cambio, empresas como Leche Pascual, por ejemplo, sólo tienen un camino para diferenciarse de la competencia: la innovación. Nuevos productos para satisfacer nuevas necesidades. Esto requiere un esfuerzo que no todos quieren ni pueden acometer. Un esfuerzo que tiene un precio», concluyen.
Grupo Leche Pascual mantiene el pulso en el sector de la Alimentación con la puesta en distribución de productos con un alto valor de calidad. Por ejemplo, en el sector de Hostelería  destaca el nuevo formato de botella de vidrio de Agua Bezoya, Bezoya Quarzo, dirigido a la alta restauración, que cuenta con un especial diseño exclusivo, que ya cosecha premios internacionales
Puleva
Además, Leche Pascual tiene que enfrentarse a la entrada en el mercado de Lactalis con la compra a Ebro de Puleva que convierte a la compañía francesa en el segundo grupo lácteo en España por facturación.
El grupo, propiedad de la familia Besnier, es el primero por cifra de negocio, empleo y número de empresas en el territorio español. Lactalis partía de cero en España en 1983 y le han bastado sólo 27 años para convertirse en una de las grandes del sector lácteo español. Además, Grupo Pascual se ha visto obligado por la crisis a afrontar desinversiones y traspaso de fábricas por la caída del consumo y el crecimiento de la marca blanca

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *