14 de marzo de 2010 16:52 PM
Imprimir

Análisis de Ciclo de Vida de cultivos de tomate y patata

Con objeto de acercar el sector alimentario a un modelo sostenible, en los últimos años ha tomado una importancia creciente el desarrollo de productos alimentarios eficientes, de menor coste, con menor impacto ambiental y más seguros. Esto se espera lograr mediante el desarrollo de una técnica de diseño de productos que tenga en cuenta la eficiencia de todas las etapas que componen el ciclo de vida de los productos, desde la obtención de las materias primas, procesado, envasado, conservación, pasando por la distribución y comercialización, y hasta su consumo y disposición final.

Con objeto de acercar el sector alimentario a un modelo sostenible, en los últimos años ha tomado una importancia creciente el desarrollo de productos alimentarios eficientes, de menor coste, con menor impacto ambiental y más seguros. Esto se espera lograr mediante el desarrollo de una técnica de diseño de productos que tenga en cuenta la eficiencia de todas las etapas que componen el ciclo de vida de los productos, desde la obtención de las materias primas, procesado, envasado, conservación, pasando por la distribución y comercialización, y hasta su consumo y disposición final.

Las materias primas procedentes de agricultura, pesca y ganadería, influyen de modo importante en el conjunto global del impacto que supone la puesta en el mercado y consumo de un alimento. En el proyecto EKOFOOD realizado por AZTI-Tecnalia en 2006-2008 se han realizado análisis ambientales comparativos entre materias primas agrarias cultivadas en mayor medida en la Comunidad Autónoma Vasca (a partir de ahora CAPV), como el tomate y la patata, determinando los aspectos de cultivo que más impacto ambiental tienen. Para ello se ha desarrollado un ecobalance cuantitativo en la patata y el tomate en sus dos formas de cultivo, cultivo tradicional y ecológico, comparándose posteriormente su ciclo de vida y teniendo en cuenta el transporte hasta el punto de destino donde va a ser procesado.

Para realizar el Análisis del Ciclo de Vida de ambos cultivos se ha utilizado el programa SIMAPRO 7.1., la base datos ECOINVENT (2007) y datos propios sobre producciones y consumos procedentes de Neiker-Tecnalia, Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario. La unidad funcional a la que se ha referenciado el estudio es de 1 kg de producto en almacén para su distribución.

Evaluación del impacto ambiental de los cultivosUna vez realizado el ecobalance o inventario del sistema para cada uno de los cultivos, se seleccionaron las siguientes categorías de impacto ambiental del método CML 2 baseline 2000 V2.04:Agotamiento de Recursos Abióticos (kg SB eq.)Acidificación (kg SO2 eq)Eutrofización (kg PO4– eq)Calentamiento Global (a 100 años) (kg CO2 eq)Agotamiento de la capa de ozono (kg CFC-11 eq)Toxicidad humana (kg 1,4-DB eq)Toxicidad en aguas dulces. (kg 1,4-DB eq)Toxicidad en ecosistemas marinos. (kg 1,4-DB eq)Toxicidad terrestre (kg 1,4-DB eq)Oxidación fotoquímica (kg C2H4)De su análisis y observación se concluyen los siguientes resultados:En tres de los cuatro cultivos que se han analizado (patata convencional y ecológica, y tomate convencional), la producción y aplicación de fertilizantes y pesticidas, es la etapa con los valores más altos de flujos de entradas y salidas. Por ello, esta es la etapa con más impactos asociados, llegando a suponer más del 50% de los impactos en el cultivo de patata convencional. No obstante el tomate ecológico muestra valores negativos en los flujos de entradas y salidas asociados a la aplicación de fertilizantes. Estos valores se deben a que el tomate ecológico se fertiliza con estiércol. Es tipo de fertilizante orgánico y de producción natural, al contrario que el compost, no tiene etapas de fabricación asociadas. Las emisiones del estiércol son mayores debido a que no es un fertilizante estabilizadoCabe destacarlas altas cantidades de consumo agua en la patata convencional.En la patata ecológica los impactos asociados a las labores del cultivo son más notorios, debido a que para la misma cantidad de patata se precisa de más hectáreas labradas, y por consiguiente, más quema de combustibles fósiles, aumentando así los impactos respecto a los otros cultivos.Al comparar los tipos de cultivo se puede concluir que:El cultivo ecológico de tomate tiene menores valores en muchos de los impactos, debido a la aplicación estiércol en vez de fertilizantes inorgánicos. El estiércol minimiza los impactos.El cultivo convencional de patata, al realizar menos hectáreas de labrado, no repercute al nivel del ecológico en el potencial cambio climático. No obstante, los niveles de ecotoxicidad son menores en el cultivo ecológico, debido seguramente, a la producción y aplicación de compost.Respecto al agotamiento de la capa de ozono y la ecotoxicidad terrestre, los impactos se igualan si el transporte de la patata convencional se transporta 50km y la patata ecológica 500km. Para el agotamiento de recursos abióticos la patata ecológica se tendría que transportar a 1000km para igualar los impactos de la convencional.Sin embargo, el potencial impacto al efecto invernadero (el cual sin tener en cuenta el transporte es mayor en el caso de la patata ecológica), se iguala cuando la patata convencional se transporta a 1000km y la ecológica a 50km.Para dar solución a los problemas planteados en los resultados, se proponen las siguientes estrategias de mejora:

1. Reemplazar el uso de fertilizantes y pesticidas químicos. Para ello se plantea el uso de productos orgánicos, que no procedan de procesos industriales. Por ejemplo, el uso de estiércol de granjas cercanas, minimizando así los impactos de las granjas.
2. Minimizar el uso de tractores optimizando los recorridos, especialmente en los cultivos ecológicos donde se necesita mayor espacio.
3. Reducir las distancias de transporte. Aun siendo la etapa que no genera los mayores impactos, se recomienda disminuir las distancias de transporte de las materias primas, priorizando los cultivos locales.
4. Reducir los aportes de agua, mediante la optimización de los sistemas de regadío y las cantidades necesarias de agua según cultivos y climatología, minimizando así los impactos asociados a la extracción de agua y la lixiviación.

Fuente: Artículo Análisis de Ciclo de Vida de los cultivos tomate y patata. Alimentación, Equipos y Tecnología 427 Octubre 2009. Susana Etxebarria, Saioa Ramos, Jaime Zufía. Unidad de Investigación Alimentaria. Línea de Mejora Ambiental. AZTI-Tecnalia

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *