14 de marzo de 2010 19:25 PM
Imprimir

Jáchal hace punta en producción de alcaparra

Se trata de una experiencia piloto de 1,5 hectáreas. Pertenece a una productora jachallera recientemente afiliada a Federación Agraria Argentina desde donde buscan promover este tipo de producción

Cuando uno transita los caminos de las mal llamadas producciones alternativas, busca generalmente apostar al desarrollo de cultivos o actividades intensivas que, en pequeñas superficies, posibiliten la mayor rentabilidad posible.

En este transitar, descubrimos esta semana la labor, hasta ahora silenciosa, de una mujer que en el departamento Jáchal desde el año 2005 experimenta con 1,5 hectáreas de Alcaparras -Capparis Spinosa-, demostrando las posibilidades de este cultivo con gran potencial en una geografía desértica como la nuestra.

El contacto fue realizado a través de Federación Agraria -FAA- filial San Juan, entidad que según nos comentara su presidente Jorge Suárez tiene como uno de sus objetivos principales "ayudar a diversificar al pequeño productor vitícola y hortícola con pequeña disponibilidad de tierras para cultivar".

Así llegamos a la arquitecta y docente Margarita Santander, quien en una finca ubicada a cinco kilómetros antes de la ciudad de San José de Jáchal, se ha convertido hasta ahora en la única productora de alcaparras en nuestra provincia.

La finca tiene en total 16 hectáreas cultivadas principalmente con membrillos y hasta ahora ha logrado concretar un poco más 1,5 hectáreas de superficie de alcaparra.

A pulmón

Según comentara la arquitecta Santander, comenzó "sola en el año 2005. Buscaba un cultivo que ofreciera una rentabilidad interesante e investigando por Internet me gustó y pronto viajamos a Santiago del Estero a conocer al doctor Ángel Rico de la empresa Orígenes SRL".

"Pronto llegamos a un acuerdo y vino a San Juan para ver la finca y dar su opinión sobre las posibilidades del cultivo, generando muy buenas expectativas sobre la alcaparra en Jáchal", explicó Margarita.

Mucho esfuerzo

Pero no todo es color de rosas en la agricultura y así lo manifestó la arquitecta al comentar que "el primer envío de plantas no fue feliz. Por que en el transporte nos abrieron los pallet para acomodar la carga y por ende nos secaron el 50% de los plantines que previamente habían sido acondicionados para su traslado hasta acá…"

"Al año siguiente quisimos reponer y compramos media hectárea más. Esta vez viajamos nosotros buscarlas en camioneta y las plantas llegaron muy bien y al otro año fue la última compra de media hectárea más".

Así las plantaciones se realizaron en tres etapas durante la campañas 05-06, 06-07 y 07-08.

En el mismo predio la productora luego de cosechar pesa la producción, se clasifica según el tamaño con una zaranda por 4 tipo distintos de calibres y antes de las 24 horas de la recolección se coloca en sal para su conservación.

Actualmente las plantas están comenzando mayor cantidad de frutos dado que al quinto año da su máximo rinde y al proyecto ahora se suma el interés de la filial local por replicar la experiencia en pocito y otras zonas y para ello gestionan desde hace 2 años el apoyo financiero en el Ministerio de la Producción local.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *