15 de marzo de 2010 06:38 AM
Imprimir

España  –   El sector da un paso más para lograr la D.O.

La documentación para la nueva norma de indicación geográfica está lista..

El proceso de vinificación se controla ya desde el cultivo de la uva.MANOLO NEBOT Los vinos de Castellón están a punto de dar un paso más hacia uno de sus objetivos clave, lograr una Denominación de Origen (D.O.) propia, que les permita darse a conocer más y mejor en todos los mercados.El presidente de la Asociación Profesional Vins de la Terra de Castelló, Ismael Sanjuan, anuncia que en los próximos días se presentará la documentación, ya completada, para adaptar la producción vinícola de la zona a las exigencias de la nueva normativa vigente para la Indicación Geográfica Protegida (IGP).Según Sanjuan, “después de los tres años que llevamos dentro de la anterior figura de la IGP y, una vez inscritos con la nueva, si todo va bien, dentro de otros dos, tal vez en el 2012, tendremos ya una Denominación de Origen para los vinos de Castellón, ya que se exigen cinco años de permanencia en la indicación geográfica como paso previo a la D.O.”.El representante del sector indica que “si bien es cierto que no tenemos un volumen de producción como para atender determinadas demandas de los mercados, sí tenemos vino para hacer muchas cosas y lograr la D.O. sería un espaldarazo muy importante”. La principal razón es, tal y como señala el viticultor, que se trata de la figura de calidad más conocida, tanto por parte de los consumidores, como por distribuidores y mercados, por lo que “ayudaría mucho en todas las tareas de promoción y márketing”.Una de las claves de la nueva normativa para obtener la Indicación Geográfica Protegida es, en la nueva norma, la trazabilidad. Se trata de un concepto que implica el control y registro de todas y cada una de las actuaciones que afectan al producto, desde el proceso de cultivo de la uva hasta el embotellado, pasando por todas las demás fases. área protegida // Al igual que el resto de elementos que tienen que ver con la IGP y, en un futuro, con la D.O., el área física de producción está cuidadosamente delimitada. En el caso de la provincia de Castellón, las zonas protegidas son, en la comarca Alto Palancia-Alto Mijares, las poblaciones de Altura, Almedíjar, Arañuel, Azuébar, Castillo de Villamalefa, Caudiel, Chóvar, Cortes de Arenoso, Jérica, Ludiente, Montán, Segorbe, Soneja, Puebla de Arenoso, Viver y Zucaina.La zona de Sant Mateu incluye Albocàsser, Atzeneta del Maestrat, Benassal, Canet lo Roig, Catí, Cervera del Maestre, Xert, les Coves de Vinromà, Culla, la Jana, la Salzadella, Sant Mateu, San Rafael del Río, Rosell, Tírig, Traiguera y Alcalá de Xivert. Por último, forman parte también de la IGP Benlloch, Cabanes, les Useres, Sierra Engarcerán, Vall d’Alba, Vilafamés y Vilanova d’Alcolea.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *