11 de noviembre de 2009 07:23 AM
Imprimir

Piden cambiar con otros tributos las retenciones

Especialistas de la UNLP propusieron un impuesto a la tierra

El reclamo por las retenciones es posiblemente uno de los más encarnados en todos los sectores que conforman el campo. Tal vez por eso este reclamo fue el tema central de la 6» Jornada del Foro de la Cadena Agroindustrial, que se realizó en Rosario ayer, con la presencia de buena parte de la dirigencia agroindustrial local. En este contexto, el plato fuerte de la jornada fue la disertación de Alberto Porto, economista de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), que diseñó un modelo que propone reemplazar la brecha fiscal que provocaría eliminar las retenciones (unos $ 17.700 millones) con varias alternativas: disminuir la evasión en un 1,5%, mejorar la eficiencia del gasto un 1,5%, aplicar un plan de bonos alimentarios para pobres e indigentes y sustituir las retenciones por un impuesto a la renta potencial de la tierra o a la primera venta de productos agropecuarios. "Si bien es cierto que en el corto plazo eliminar las retenciones tiene un costo fiscal importante y generaría un aumento de la pobreza, estos efectos se pueden paliar. El primer problema se puede sortear reemplazando los ingresos de las retenciones por un impuesto a la tierra, que sea coparticipable y, por ende, provea de más recursos a las provincias. Y el segundo, con el plan de bonos alimentarios y con el aumento de la producción que se produciría a largo plazo por la eliminación de las retenciones. Y si aumenta la oferta de productos agropecuarios, los precios tenderán a bajar en beneficio de los clases menos pudientes", explicó Porto. La Mesa de Enlace, en contra El plan de bonos alimentarios mencionado por Porto, que fue explicado por otro economista de la UNLP, César Ciappa, incluiría un bono de 40 a 60 pesos por persona por hogar pobre o indigente para compensar la suba de precios internos que generaría la baja de las retenciones. "La suma es sólo para paliar la diferencia de precios de la canasta por la eliminación de retenciones, no para paliar el problema total de la pobreza", explicó Ciappa, que calculó que el plan de bonos alimentarios podría costarle al Estado entre 4000 y 6000 millones de pesos. La propuesta levantó polvareda en las entidades rurales presentes en el encuentro. "Nos parece mal la idea de reemplazar el impuesto al campo por otro impuesto al campo. Sigue siendo discriminatorio. Nosotros creemos que las retenciones se deben tomar como anticipo de Ganancias o que se apliquen impuestos al juego, a la minería o al sector financiero", dijo el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías. "No coincido con la propuesta. Pero respetamos la posición, entendemos que es una propuesta de un grupo de profesionales independientes", dijo su par de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati. "La idea no era decir cómo reemplazar las retenciones, sino demostrar que se puede salir del esquema", explicó Javier Cervio, director ejecutivo de la Bolsa de Rosario, la entidad que ofició de anfitriona de la reunión.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *