1 de febrero de 2013 10:45 AM
Imprimir

Nubarrones alcistas ante la sequía en Argentina

El clima condiciona la perspectiva de una cosecha récord de soja. Los cultivos tardíos son los que más sienten la falta de agua.

La falta de lluvias en Brasil y principalmente en la Argentina, han cambiado radicalmente la tendencia de los mercados y las perspectivas de una cosecha récord en Sudamérica.

Las precipitaciones acumuladas durante el mes de diciembre se ubican en un rango de 100 a 300 milímetros en toda la Pampa Húmeda, con los valores máximos localizados en sur y centro de Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes, de acuerdo a los mapas publicados por el Servicio Meteorológico Nacional.

Para las provincias de Santiago del Estero y Córdoba, los valores acumulados del mes de diciembre van de 50-100 milímetros.

Durante todo el mes de enero no hubo lluvias de importancia salvo en el sudoeste y sudeste de la provincia de Buenos Aires.

Todo el mes de enero sin lluvias y con temperaturas dentro de los máximos históricos, es una muy mala señal para el mercado en momentos que los cultivos de maíz y soja atraviesan uno de los periodos más críticos.

Antecedente.
Como recordatorio a modo de antecedente, en la campaña anterior de 2011/12 se produjo una sequía de primavera y las lluvias recién cortaron la sequía entre el 15 y el 20 de enero de 2012.

Luego, se produjo una fuerte sequía en febrero con temperaturas máximas, que provocaron pérdidas irreversibles en la producción de soja y de maíz.

En la campaña en curso no hubo sequía de primavera, muy por el contrario, hemos tenido una de las primaveras más lluviosas de la última década.

La sequía este año la hemos tenido durante este último mes de enero. Sin embargo, podemos estimar en términos generales que aún no hubo daños severos en los cultivos pues el contenido de humedad de los suelos se mantiene en términos aceptables.

No obstante, cultivos de soja y de maíz sembrados en fecha tardía estaban comenzando a sentir esta falta de lluvias, pues los primeros 30 centímetros del perfil de los suelos se encuentran extremadamente secos.

Podemos anticipar que la cosecha argentina se define durante en este mes de febrero.

Hoy estamos estimando un volumen de producción de soja de 52 millones de toneladas, pero si no se mantiene un registro de lluvias adecuado, la cosecha podría bajar a 48 millones.

En el caso del maíz Agripac, estima una producción de 27 millones de toneladas, y ante un escenario de posible falta de lluvias o insuficientes precipitaciones, podría bajar a 24 millones de toneladas.

Los vecinos, mejor. En el resto de los países del Mercosur la situación es mucho más favorable que en la Argentina.

Por caso en Paraguay ya comenzó la cosecha de las sojas sembradas tempranas con rindes promedio de 3.000 kilogramo/hectárea.

En Brasil también comenzó la cosecha en los estados del centro y oeste del vecino país con rindes que van de 2.400 a 3.000 kilogramo/hectárea. No obstante, Brasil todavía necesita lluvias adicionales para las sojas sembradas en época tardía.

En el caso de Uruguay, el 100 por ciento de los cultivos se encuentran en estado muy bueno a excelente, y de no mediar una sequía inesperada en febrero, van camino a rindes récord y también a un volumen de producción récord de entre 3,8 y 4 millones de toneladas.

Entre la recuperación en la producción de soja en Paraguay y Uruguay, ya se puede considerar compensada la menor producción proyectada para la Argentina.

Por toda esta incertidumbre climática en Sudamérica, el mercado de Chicago ha venido consolidando una clara tendencia alcista tanto para soja como para maíz.

No descartamos bajas inesperadas ante la salida y toma de ganancias de los fondos de inversión.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *