1 de febrero de 2013 15:01 PM
Imprimir

¿Qué quieren los productores de una Ley de Arrendamientos?

Hace unos días, en un foro de discusión de temas agropecuarios, un lector planteó lo siguiente: “Si cada uno de nosotros pudiera elaborar un proyecto de ley de arrendamiento rural ¿qué puntos tendrían que estar si o sí?”. Aquí, un repaso por la discusión virtual que se armó.

El forista que tiró la primera piedra, apodado “Gere” argumentó: “Me refiero a plazo, rotación, precio (¿por ha, quintales fijos, a porcentaje, mixto?) Hago esta consulta para (regular, acomodar, poner en orden) esta realidad, que nos compete a todos, propietarios e inquilinos”. Y agregó: “Yo siempre pienso en el promedio de las cosas, en no irse a los extremos, porque si bien alquilo a terceros, también soy propietario y quizás el día de mañana termine alquilando lo mío, y por supuesto voy a querer lo más que se pueda; pero soy racional, no puedo pretender pagar poco ahora y cobrar mucho -cuando alquile lo mío- por eso hablo del PROMEDIO (SIC), cómo ser justos, con el propietario que tiene un fangote de guita (SIC) en un campo, y conmigo que pongo un fangote de guita en un campo ajeno y que por razones climáticas o de políticas económicas, me pueden dejar knock-out.”

Finalmente, “Gere” pregunta al resto si “pondrían límite a la cantidad de hectáreas posibles de arrendar por productor/empresa, ¿cuál sería el parámetro? Por ejemplo, hay productores con lotes de 50/60 qq. x ha(soja); yo para hacer eso necesito de 2 a 3 has, una ley puede contemplar todas estas cuestiones sin perjudicar a alguien”.

Como es un tema candente, los foristas saltaron a la “arena” y empezaron a opinar. “Lo que pediría es libertad!!! y la menor o nula intromisión del estado posible, todo lo demás se pacta entre partes”, dijo “Guasman”. En una misma línea, “Charata” apuntó: “Por más que haya una ley de arrendamientos que diga que mi campo vale 10, el día que te lo alquile te pediré 12 y si no lo pagas vos lo pagará otro, no jodamos con más intervencionismo, el arreglo es entre partes”.

“Gere” volvió a la carga para explicar su punto de vista: “Lo que yo pregunto es dentro de que parámetro (estamos hablando de negociar en libertad), porque una persona/empresa que tenga 200 has de suelo 1 en Venado Tuerto, se puede dar el lujo de ningunear a cualquiera, sin un parámetro…. ¿qué poder o libertad tiene el que quiere alquilar?…. NINGUNA, las condiciones las fija, sólo el dueño del campo”. Y agregó: “Es obvio que el que tiene una gran superficie de has. quiere libertad, para negociar, además va a negociar con alguien “grande” porque al chiquitaje no le dará bola, entonces la bola se va haciendo cada vez más grande de productores chicos desaparecidos.

“Finiten” apuntó que “lo interesante sería que dejen de formar mercados con renta o déficit artificiales. No es posible que Argentina sea el único país en el mundo en donde la soja sea la ¨Reina del Plata¨ y el maíz, trigo, carne, leche, etc. terminen siendo deficitarias porque la Sra. quiere el ¨yuyo¨ para recaudar mejor y no le mueva precios internos”.
“Crislovera”, consideró que “lo más justo es, fue y será el (contrato por) porcentaje porque ahí se comparten los riesgos”. Por suerte, algunos contratos se están haciendo de este tipo. Hay pocos, pero hay.

“Creo que debería existir una ley más acorde a los tiempos que corren, que le de cierta seguridad jurídica al negocio y marque parámetros de base, también creo que se debería volver a las aparcerías, que es la forma más equitativa de crecer; el viejo sistema de 33 por ciento no era para nada un disparate”, dijo otro forista, apodado “Leoantico”. Con algo de humor, “Finiten” contestó: “¿Aparcería al 33 por ciento? mmmm… salvo que sea una ley que obligue al propietario no conseguís ni el dueño de una salina para que le alquiles hoy en día”. Y agregó: “Yo les pregunto… ¿no sería mejor una ley que limite la entrada de sociedades anónimas de origen incierto y/o fondos de inversión al sector como inversores ocasionales? O sea…que sean todas personas de carne y hueso, con nombre y apellido, identificados ante la Afip como Dios manda, y sin beneficios extras”.

Otra visión del tema la aportó “Arnold”, para quien la solución a los problemas derivados del arrendamiento no están en una nueva ley. “La tierra debe ser de quien la trabaja. Nadie cuida algo más que el dueño.

“Fallo dividido”, dirían en una pelea de box. Está todo por definir.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *