15 de marzo de 2010 13:18 PM
Imprimir

Excelentes rendimientos cárnicos hacen crecer a la raza Hampshire Down

La producción de carne ovina en Argentina tiene varis opciones en lo que refiere a razas, sin embargo existe una que se destaca del resto por una serie de características particulares.

Los animales Hampshire Down son robustos, de fuerte conformación ósea y gran resistencia a las variaciones climáticas, lo que permite lograr un rendimiento en res superior al 54 por ciento de promedio, “mientras que en las otras razas nunca han pasado el 47 por ciento”, aseguró Tomás Estrada, presidente de la Asociación Argentina de Criadores de Hampshire Down.

Otra cualidad es que este ovino puede servirse todo el año porque tiene fertilidad anual, a diferencia del resto, lo que permite estar en le mercado con anterioridad y obtener mejores cotizaciones.

En la actualidad en el país se llevan a cabo controles periódicos en las majadas de pedigree y las ovejas Hampshire puras registradas. Todos los años se inscriben alrededor de 1.500 animales entre machos y hembras y hay registros en la Asociación de más de 6 mil ejemplares de pedigree. Además, se han hecho cruzamientos interesantes en el INTA Anguil, Balcarce y Corrientes y los resultados son de un animal mejorador porque se logra un perfeccionamiento en el cordero.

“Nunca estamos conformes porque hay mucho por crecer y para eso intentamos desarrollar un animal de primera que conserve las características de la raza”, indicó Estrada. Además, en el mismo sentido agregó que “el cordero se mantiene firme pero de todas maneras seguimos trabajando junto a Brasil, Perú, Paraguay y Uruguay para coordinar acciones conjuntas e investigaciones en el animal que lleven al perfeccionamiento de la raza”.

En este panorama la cantidad de criadores y cabezas de Hampshire en el país va en aumento, fundamentalmente por la expansión en la zona de Cuyo y el NEA.

Calidad y cantidad de exportación

En estos momentos la Asociación, creada en 1947, está correctamente organizada buscando calidad superior “para que la hacienda no sea sólo apreciable a la vista sino que la relación grasa, carne, hueso sea acorde a las exigencias del mercado que van en la línea de la menor cantidad de grasa posible”, explicó el presidente de la entidad.

Respecto del mercado, Tomás Estrada comentó que “como cordero hay unas cinco cabañas de la provincia de Buenos Aires que están vendiendo al extranjero y, si tuviésemos una cantidad mayor de toneladas de carne ovina, el destino indiscutido sería Brasil”.

Agricultura y cría de ovinos

El productor se mostró entusiasmado con una prueba piloto que se realizó en campos de Río Cuarto y que tuvo excelentes resultados. “Estamos apoyando la idea de que el cordero y la agricultura no están separados”, dijo. Por ejemplo, según las investigaciones que dio a conocer Estrada se pueden colocar ovejas en rastrojos de soja o maíz luego de la cosecha y el animal tendría unos 15 kilogramos de alimento por hectárea, reduciendo el costo de la aplicación de herbicidas.

En el panorama actual de la actividad ovina la raza Hampshire tiene muchas expectativas “por la posibilidad de brindar al mercado buenos corderos en una fecha diferente al común de las otras razas que se crían en el país”, concluyó el presidente de la Asociación Argentina de Criadores de Hampshire Down.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *