4 de febrero de 2013 14:19 PM
Imprimir

Las irregularidades del Ingenio Ledesma

CompartiremailFacebookTwitterUna delegación del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (Soeail), encabezada por su secretario general, Rafael Vargas, fue recibida en el Ministerio de Trabajo de la Nación en el marco de la actualización de su convenio colectivo, y denunció incumplimientos vinculados con la higiene y seguridad de los trabajadores. Ante funcionarios […]

Una delegación del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (Soeail), encabezada por su secretario general, Rafael Vargas, fue recibida en el Ministerio de Trabajo de la Nación en el marco de la actualización de su convenio colectivo, y denunció incumplimientos vinculados con la higiene y seguridad de los trabajadores. Ante funcionarios y representantes de la empresa dieron detalles de dos inspecciones, y una intimación de la Dirección Provincial de Trabajo de Jujuy por “serias irregularidades detectadas en los vehículos” que usan los empleados “en deplorables condiciones de seguridad y carentes de mínimas condiciones de higiene, elementos de prevención de riesgos, ventilación, señalizaciones, habilitaciones, licencias y límites de capacidad”, según el acta del sindicato. Antes de regresar a Libertador General San Martín, Vargas explicó que, además, “la problemática de la vivienda en los lotes durante la cosecha es muy seria, por la falta de baños, telas mosqueras, contención térmica de los techos, entre otras necesidades”, y destacó que las autoridades laborales provinciales dieron seis meses a Ledesma para resolver la situación de las instalaciones eléctricas, cielorrasos, ventilación de las viviendas, baños y aulas escolares, y para brindar capacitación a los trabajadores en materia de lucha contra los incendios.

“Tuvimos que salir a hacer una denuncia pública porque uno de los directivos de la empresa nos acusó de mentir, por eso en nuestro descargo le dimos hasta el número de expediente, que es el 0419-2622-2012”, agregó el dirigente sindical en referencia a los documentos oficiales sobre las inspecciones de noviembre y fines de enero a los lotes Libertad y Paulina, donde trabajan y viven los zafreros (personal temporario) durante los seis meses, de mayo a noviembre, que dura la cosecha manual de la caña. Según publicó el diario jujeño Pregón, el administrador de la empresa Ledesma, Bernardo Sayus, había negado que los trabajadores del ingenio “realicen tareas penosas, vivan en malas condiciones de higiene y seguridad, o que tengan problemas de nutrición o alfabetización”. Y había calificado de “inexactas y absolutamente falsas” las consideraciones del sindicato luego de los operativos.

El miércoles pasado, durante la audiencia en la cartera laboral, la delegación sindical le dijo al representante de la empresa que necesitaban su compromiso para dar las soluciones requeridas porque, si no, “los vamos a seguir denunciando”. Además insistieron en que el ingenio les proporcione los datos actualizados sobre la cantidad de personal temporario y efectivo. “Dejamos constancia de que la empresa ratifica que va a negociar el acuerdo por la actualización del convenio colectivo, y nos llevamos el compromiso de que el 18 de febrero nos entregarán la información que solicitamos”, dijo Vargas. “Fue un primer paso, pero se tienen que poner las pilas, no hay más margen para mentir”, agregó.

La inspección realizada a fines del mes pasado comenzó en el sector Transportes, “donde tuvieron lugar las primeras suspicacias porque los representantes de la empresa pretendieron mostrar sólo los ‘trailers’, aduciendo falsamente que son los únicos medios de transporte de los trabajadores”. Aun así, en esos vehículos encontraron falta de cinturones de seguridad, matafuegos y señalización de las salidas de emergencia. Se trata de un transporte que no sólo circula por caminos internos sino también por rutas provinciales y nacionales. Luego revisaron los sectores Canchon Florencia, Finca Calilegua y lote Libertad, donde dejaron constancia de la necesidad de “un plan completo de adecuación con plazos, refuerzo de jaulas antivuelco, mejorar los ajustes de asiento, señalización y balizas”. La nota “poco feliz” de la jornada sucedió cuando los delegados quisieron mostrar a los inspectores el estado de los “camiones volquetes”, es decir volcadores con la caja adaptada para el traslado de empleados mediante escaleras y tablones, y “no se pudo dar con ninguno de ellos”. Por lo tanto, el sindicato se comprometió a aportar las pruebas sobre las condiciones de esos y otros vehículos, sobre todo los que se usan en zonas que no fueron alcanzadas por la inspección, donde las condiciones de trabajo son aún más postergadas.

La comisión directiva del Soeail aclaró que su objetivo es la “prevención de riesgos en la integridad psicofísica de sus trabajadores, luego de soportar graves pérdidas y fatalidades que podrían haberse evitado”. Vargas sostuvo que “teniendo en cuenta que Ledesma es un pulpo que controla todo, la dirección provincial ha demostrado ser imparcial, nos dejaron estar presentes en las inspecciones y al parecer entienden nuestra problemática”. Y anticipó que si no se cumplen los compromisos asumidos, de los que fueron testigos las autoridades nacionales del ministerio, “subiremos el tono de las denuncias, porque Ledesma aduce que tiene certificados internacionales de eficiencia, pero los baños no están, y los trabajadores viven, viajan y trabajan en condiciones deplorables”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *