4 de febrero de 2013 14:45 PM
Imprimir

Falta agua para los granos gruesos

Independientemente de algunas lluvias ocurridas en la semana, la situación de la soja sigue siendo comprometida. En Rufino, por ejemplo, el ciclo de precipitaciones abundantes se interrumpió a mediados de diciembre y luego hubo registros muy pobres, que obligaron a los cultivos a usar agua profunda del perfil.

La falta de lluvias complica la situación del maiz.

“Las lluvias fueron de 200 milímetros en noviembre; sólo 45 milímetros en diciembre -cuando se secaron todos los charcos- y de 20-40 milímetros en enero, lo que puso a los cultivos en situación de estrés”, recuerda un técnico que trabajen la zona. “Pasamos de no poder sembrar por anegamiento o de resembrar potreros que fueron inundados por lluvias de noviembre, a una situación de sequía, abruptamente”, agrega.

La situación de los cultivos zonales de soja es la siguiente: los sembrados temprano, en octubre, de ciclo corto, están en estado R4-R5, perdiendo potencial de rendimiento cada día que pasa sin lluvias importantes. “Al recorrer los lotes al mediodía, ya se ven plantas de soja con las hojas al revés y perdiendo vainas, señal de estrés hídrico”, apunta el asesor.

Los cultivos con siembra de noviembre están entrando al estado R4; todavía no perdieron potencial, pero necesitan imperiosamente lluvias importantes en los próximos días para mantener expectativas de rindes normales”, agrega.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *