5 de febrero de 2013 16:36 PM
Imprimir

El campo complica los planes: Se derrumbó la liquidación de divisas

Las cifras de liquidación de divisas que presentaron las principales empresas exportadoras del país dieron un fuerte batacazo al Gobierno nacional. En efecto, en enero la entrada de dólares del sector agroexportador cayó más de un 30%, y se tradujo más que en una novedad, en un baja complicada para los planes K.

Las cifras de liquidación de divisas que presentaron las principales empresas exportadoras del país dieron un fuerte batacazo al Gobierno nacional. 

 
Resulta que la caída más que novedosa resultó muy importante respecto a años anteriores. 
 
En el mes de enero pasado el monto liquidado por las grandes firmas nucleadas en Ciara-Cec fue de US$1.349,7 millones versus US$1.940,0 millones en el mismo mes de 2012. Es decir, sólo en el primer mes de este año, la liquidación de divisas del sector agroexportador, el principal sector de la economía y generador de ingreso de dólares del país, tuvo una caída de nada menos que un 30,5%. 
 
Según dijo una fuente del sector agroexportador, las ventas de soja 2012/13 no solo fueron bajas (hasta el 23 de enero pasado, los productores sólo habían vendido poco más de la mitad de lo que se había vendido a la misma fecha de 2012), sino que además la cosecha de soja fue mala en 2012 por la sequía (apenas 40 millones de toneladas).
 
Gonzalo Villegas que trabaja campo propio y alquilado en Saladillo manifestó al diario ‘Clarín’ que con las lluvias del invierno desbordó el arroyo las Flores y le arruinó el trigo. Tuvo que sembrar tarde la soja y se encontró con el enero más seco de los últimos 60 años, que también le complica el manejo de la hacienda. Villegas, que asume el clima como parte del riesgo empresario, señala que la secuencia de las últimas dos campañas ha sido verdaderamente dañina para su negocio.  Lo mismo pasa en el sur de Córdoba y gran parte de Santa Fe, Tucumán, el oeste de Santiago del Estero, parte de Salta y casi todo Chaco. 
 
El trigo y el maíz también juegan un rol importante, y fue allí donde influyó la apertura de los cupos de exportación que dispuso el Gobierno en la segunda mitad de 2012, anticipando, de alguna forma, la liquidación de divisas. 
 
Así, gran parte de la liquidación de divisas por trigo y maíz ya se hizo en 2012, algo poco usual. 
 
A la fecha, según el sitio ‘La Política Online’, apenas se vendieron unas 8 millones de toneladas de soja de la próxima cosecha 2012/13 que rondaría las 52 millones de toneladas (es decir, alrededor de un 15% del total). 
 
El dato no es menor para la caja del Gobierno dado que marca, en definitiva, que la mayoría de los productores sojeros no están dispuestos a comercializar su producción en el actual contexto económico y político que atraviesa el país. Ocurre que muchos están apostando a la soja como moneda de valor debido a la constante depreciación del peso argentino respecto al dólar estadounidense con el “efecto silobolsa” como arma de reserva.
 
“Sin las exportaciones del complejo sojero nuestra balanza comercial sería deficitaria en US$8100 millones”, explicó un informe de la consultora ‘Economía & Regiones’, la misma que estimó que en 2012 el resultado de la balanza comercial primaria (commodities y manufacturas de origen agropecuario) resultó superavitario en US$41.300 millones y alcanzó a financiar –con creces– el déficit del sector industrial y energético de US$24.130 y US$3100 millones respectivamente.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *