8 de febrero de 2013 11:01 AM
Imprimir

El partido económico de la soja se gana de local y se pierde de visitante

Pese a los mejores rendimientosque se esperan, el costo de los arrendamientos afectará los resultados.

El partido económico de la campaña sojera tendrá resultados dispares en el territorio cordobés: en campo propio, el margen bruto estará con signo ganador en todos los departamentos agrícolas, con valores de entre un mínimo de 108 y un máximo de 653 dólares por hectárea.

El alerta rojo se enciende por el lado de los campos alquilados. Según el último informe agroeconómico de la Bolsa de Cereales de Córdoba, habrá un número importante de perdedores a la hora de deducir el costo de los arrendamientos. Una vez descontado el alquiler, la mayoría de los departamentos caerá en pérdida.

De un año a otro.
Los técnicos de la Bolsa de Cereales consideraron la rentabilidad de la soja por departamento para la campaña pasada (2011/2012) y una proyección para la actual (2012/2013) en dos escenarios diferentes: campo propio y campo arrendado, en dólares por hectárea.

En materia de rendimientos, las lluvias registradas en los últimos días permitirían una recuperación en el estado general del cultivo y así mantener las buenas proyecciones de cosecha, dice el informe.

Precios sostenidos.
El precio de la soja, por su parte, se mantendría en un nivel similar al del ciclo pasado: en mayo de 2012 el promedio fue de 338,7 dólares por tonelada, y para el mismo mes de 2013 es de 337, un 1,7 dólar menor.

 

El precio utilizado para calcular los márgenes del ciclo pasado fue el precio promedio disponible para mayo en la Bolsa Comercio de Rosario. Para los de la actual campaña, se tomó el precio futuro mayo en el Mercado de Futuros y Opciones de Rosario (Rofex).

Definiciones.
El margen bruto surge de deducir los gastos relativos a la comercialización del grano y los costos directos de los ingresos totales (precio por rendimiento).

A su vez, el margen neto tiene en cuenta los gastos de estructura, es decir, movilidad, asesoramiento técnico y contable, personal, Impuesto Inmobiliario, Tasa Vial, Conservación y Mejoras.

El rendimiento de indiferencia es el que iguala el margen bruto a cero, es decir, aquel que permite cubrir los costos directos y los gastos comerciales.

Por ejemplo, el margen bruto del departamento General San Martín para el ciclo 2012/2013, con un rendimiento de 24 quintales por hectárea, sería de 355 dólares por hectárea, el margen neto de 214 y el rendimiento de indiferencia de 13 quintales (ver cuadros).

De manera desagregada, en campo propio se advierte en esta campaña un incremento de los rendimientos de indiferencia y, paralelamente, márgenes brutos y netos positivos, salvo pocas excepciones.

En tal caso, para Río Seco, en el extremo norte provincial, el informe detecta un margen neto negativo de 13 dólares por hectárea. Lo mismo en Totoral, bajo un esquema de riego, se observa un margen neto negativo de 31 dólares.

En el resto de los departamentos, los márgenes brutos dan todos resultados positivos, al igual que la utilidad neta de los emprendimientos en campo propio.

Pero, como se puede ver en los cuadros, cuando al margen bruto se le deduce el costo del arrendamiento –que se calcula en quintales de soja por hectárea–, la situación de los 
inversores no es para nada floreciente.

Si bien todos los departamentos presentarían un margen bruto positivo, una vez desconectado el alquiler, la mayoría cae en pérdida.

En esa lista, quedan todavía con números positivos Unión, San Justo, Río Primero, Presidente Roque Sáenz Peña, Marcos Juárez y Juárez Celman.

A la vez, el peso de los alquileres arroja balances desfavorables en Calamuchita, Colón, General Roca, General San Martín, Río Cuarto, Río Seco, Río Segundo, Santa María, Tercero Arriba y Tulumba.

Precios recientes.
Los precios FOB promedio de maíz y trigo subieron en enero respecto del mes anterior, mientras que el de soja cayó. La cotización del trigo en enero fue de 360 dólares por tonelada.

En este caso, el cereal ganó un dos por ciento sobre diciembre. En relación con enero de 2012 tuvo una variación interanual positiva del 44,6 por ciento y continúa posicionándose por encima de su promedio histórico de 183 dólares (96,4 por ciento superior).

La cotización en puertos argentinos del maíz en enero aumentó dos dólares en relación con el mes anterior y respecto del mismo mes de 2012 ganó un 11,7 por ciento. El precio actual es un 102,2 por ciento mayor al promedio de los últimos 20 años.

El precio FOB promedio de la soja en el mes de enero fue de 528 dólares, 29 menos que en diciembre y un 78,9 por ciento superior a su promedio histórico.

Entre los derivados, el precio de la harina y el aceite de soja subieron tres dólares en la última semana. El precio FOB promedio de enero de la harina fue un 9,8 por ciento menor al del mes de diciembre, mientras que el del aceite de soja aumentó un 1,6 por ciento.

Teniendo en cuenta el mismo mes del año anterior, tanto el precio del aceite como de la harina aumentaron, con incrementos del 0,2 y del 46,2 por ciento, respectivamente, indica el informe de la Bolsa de Cereales local.

Panorama de Chicago. En la última semana, todos los precios futuros en el Mercado de Chicago subieron, con excepción del precio del trigo, que perdió seis dólares tanto en la posición marzo 2013 como en la posición julio 2013.

El precio del maíz experimentó leves subas cercanas al uno por ciento, con contratos negociados para el mes de mayo del corriente año por un valor de 289,1 dólares por tonelada.

Los precios de la soja, al igual que sus derivados, se incrementaron. El precio futuro para la oleaginosa en la posición más cercana fue de 547 dólares, 15,1 dólares superior al de la semana anterior. Para la posición mayo 2013, el precio de los contratos fue de 540,3 dólares, con una variación porcentual positiva del 2,6 por ciento.

La cosecha, para atrás. Esta semana, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires dio por finalizada la siembra de soja en todo el país y si bien mantuvo una previsión en torno de los 19,7 millones de hectáreas, su primer cálculo de cosecha fue pesimista: 50 millones de toneladas.

Esta primera proyección de producción –indica el panorama semanal difundido ayer– no sólo refleja el paulatino deterioro que un elevado porcentaje de cuadros ha ido sufriendo durante las semanas previas, sino que también tiene en cuenta la reducción del potencial de rendimiento como consecuencia de los importantes retrasos de siembra registrados durante el presente ciclo.

Las frecuentes lluvias primaverales interrumpieron el avance de las sembradoras; los excesos hídricos provocaron la falta de piso para transitar en lotes y/o caminos, y hubo ausencia de humedad superficial en algunas regiones. Así, la siembra estuvo demorada durante varias semanas en zonas que concentran una elevada proporción del área nacional.

Déficit agravado. La condición de déficit hídrico no sólo afecta a las provincias de Chaco, Santiago del Estero, Salta y Tucumán, sino que también comenzó a extenderse y a agravarse paulatinamente sobre extensas áreas de la franja central y sur de la región agrícola, en donde se concentra más del 80 por ciento de la soja implantada. Sectores del norte, este y sudeste de Córdoba, centro y sur de Santa Fe, La Pampa y sectores del oeste de Buenos Aires no han logrado recargar de forma adecuada el perfil de sus suelos durante los últimos 50 días, y en algunos casos transitaron enero con temperaturas máximas superiores a los promedios históricos, dice el informe.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *