16 de marzo de 2010 08:37 AM
Imprimir

Paraguay  –    Negocio equilibrado

La ganadería puede avanzar de la mano con la agricultura. La experiencia en la Estancia Katueté del Grupo Las Talas-Ganadera El Fogón lo demuestra en los departamentos Guairá y Caazapá. Los directivos de la firma expusieron la actividad desarrollada en el lugar y presentaron nuevas tecnologías para la eficiencia, como es el sistema de riego, Reinke como alternativa y las cosechadoras de grano y forraje Claas y alternativas de financiamiento con Banco Familiar.

El 22 de enero los directivos del Grupo Las Talas y la nueva empresa del grupo y la compañía Dekalpar, Campos del Mañana, convocaron durante una jornada de capacitación a productores y técnicos donde presentaron el trabajo de integración agropecuaria desarrollada en el lugar. Esta integración permite a la empresa rentabilidad y sustentabilidad, ya que este modelo productivo hizo posible que la empresa recupere las pasturas degradadas y hacer una actividad diversificada en forma rentable.

El establecimiento también demostró la tecnología de riego que incorporó desde esta campaña con la marca Reinke, con la cual busca garantizar mayor estabilidad a la producción.

Siembra directa, cobertura de suelo con ray-grass o aceven, rotación de cultivo con sorgo, maíz, trigo y soja forman parte de la explotación, que desde su implementación dejó atrás muchos problemas, como la falta de forraje en invierno para su ganado y sumó rentabilidad.

Ricardo Llano, uno de los directivos de la empresa dio la apertura a la jornada y destacó que en ese campo se realiza agricultura y ganadería. El inicio de esta explotación se remonta en 1984. Posteriormente se incorporó la agricultura con una mentalidad ganadera, para recuperar las pasturas degradadas.

Después apareció la soja, se experimentó con este cultivo y dio una renta interesante, la cual posteriormente tomó escala. “La agricultura nos enseña cómo se debe medir una empresa agropecuaria y cuando no se le ponen número no se puede hablar y empezamos a poner número a todo”, dijo.

“Todos dicen que la agricultura es una actividad muy riesgosa, nosotros empezamos con esa mentalidad y a lo largo de los años nos dimos cuenta que con la agricultura nunca perdimos plata, aunque nos tocaron años malos, pero teníamos el gran hermano de esta actividad agrícola, la ganadería”, enfatizó el empresario.

“Es un mito decir que la agricultura ocupa el lugar de las vacas. Esta actividad de repente tiene la nobleza como tiene la ganadería de corregir los grandes disturbios. Hoy pensamos en corregir errores que cometimos y pensamos plantar árboles de nuevo. Esto significa una actividad nueva. También pensamos desarrollar un monte natural”, destacó.

Mencionó que la integración ayudó al establecimiento en invierno. La empresa tiene metas en crecimiento de producción de carne por hectárea. El primer objetivo es llegar a producir 1.000 kilos de carne por hectárea y hoy están en 600 kilos por hectárea al año. El campo tiene una capacidad para albergar 10.000 cabezas. Hoy está muy por debajo, pero está en el camino correcto.

Emprendimientos
Campos del Mañana, del Grupo Las Talas y Compañía Dekalpar encara nuevos emprendimientos. La incorporación en el mercado de tecnología de punta con las maquinarias para cosecha de grano y forraje de Claas y el sistema de Riego Reinke.

Durante la jornada en Katueté, Raimundo Llano mencionó que la marca Claas es de origen alemán y su calidad es reconocida en el mundo. Las primeras máquinas incorporadas son: la picadora autopropulsada Claas Jaguar 940 y la cosechadora de granos Claas Lexion 570c con sistema de trilla doble rotor, cabezal de 9 metros.

Esta máquina ya fue presentada oficialmente. Durante la jornada se realizó una breve demostración de la Claas Jaguar. El sistema de riego Reinke es de origen norteamericano y la representante en el país garantiza el servicio de asistencia con profesionales en el tema.

Katueté, de cara al futuro
Por su parte Raimundo Llano, responsable de la Estancia Katueté dio los detalles del establecimiento. La Estancia Katueté está situada en la división de los departamentos Guairá y Caazapá, tiene 5.600 hectáreas y está distribuida en suelos aptos para la producción agrícola, ganadera y los campos bajos se destina a la reforestación.

A partir de 1995 se introdujo la siembra directa, porque había problema de erosión en los campos, la falta de forraje durante el invierno que complicaba el manejo y la falta de operatividad y creatividad.
Con la introducción de la siembra directa, la empresa logró nivelar esa curva de oferta de forraje durante todo el año, a través de los verdeos de invierno del ray-grass y la avena, cultivo de maíz de segunda (zafriña) destinado a silaje de planta entera y para grano. Se utilizan las pasturas diferidas.

Actualmente de las 3.200 hectáreas de agricultura existente en el campo, en la época invernal se destina entre 600 y 800 hectáreas al cultivo de maíz de segunda. El resto es todo verdeo, de los cuales sólo un 15 a 20% es lo que se siembra, porque los demás provienen del banco de semillas de la campaña anterior. El costo de implantación del ray-grass es de 40 a 60 dólares al inicio, pero con el banco de semillas posteriormente baja 20 a 18 dólares por hectárea.

Manejo
El manejo se realiza con pastoreo con carretel por horas y cambio diario de acuerdo a la carga, encierre en pasturas diferidas, en algunas ocasiones con suplementación de grano húmedo. Se ajustan las cargas en circuito de entre 120 a 180 hectáreas y los verdeos son de 3 a 5 potreros, con el depósito de brachiaria y colonial que está en los alrededores. Se mantiene una carga de 800 a 1.000 kilos por hectárea y se logra una ganancia entre 180 a 200 kilos por hectárea en el periodo de pastoreo.

En verano el verdeo utilizado es el sorgo forrajero. En pastoreo de sorgo la carga es de 2.000 kilos por hectárea con una ganancia de 750 a 850 gramos por día.

Además hicieron una pequeña experiencia con soja para pastoreo que puede ser una opción. La soja es un recurso de grano de muy buena calidad para controlar las malezas en la parcela y se utilizó unos cultivos de ciclos largos para poder aprovecharlo por más tiempo en pastoreo. También el maíz se utiliza para la reserva forrajera. Se realiza silaje de planta entera y grano húmedo en silo trinchera o silo bolsa.

Confinamiento
La empresa agropecuaria tiene un confinamiento con capacidad para 3.000 cabezas y proyecta duplicar. “Estamos con 145 a 150 kilos de carne por cabeza y arriba de los 500 kilos en lo que es la gestión global en todo el establecimiento”, mencionó.

De las 5.600 hectáreas de superficie que tiene la estancia, 1.500 son efectivas ganaderas. Katueté es la permanente búsqueda de la integración de la agricultura con la ganadería, suma tecnología e invierte para una producción equilibrada. Desde la presente campaña introdujo el sistema de riego pívot.

La soja se posiciona
Raimundo comentó que en la campaña 1996-1997 Katueté arrancó con la agricultura, en la campaña 1998-1999 se inició con la soja. Desde entonces se la introdujo en un esquema agrícola y fue evolucionando. Actualmente en total suman 7.000 hectáreas de cultivos en todo el ciclo, sean de invierno o de verano.

El programa agrícola de este establecimiento está permanentemente asistido por la compañía Dekalpar. Katueté desde que arrancó el programa de agricultura tuvo buenos resultados. En soja el promedio de estos años fue de 3.300 kilos por hectárea de rendimiento. También se cultiva maíz, trigo y girasol.

Pivot, la tendencia en riegos extensivos
El especialista en riego, Bartolomé Sciolla, explicó que el sistema de riego instalado en la Estancia Katueté es un pívot central trasladable para cubrir dos círculos de agricultura de 100 hectáreas cada uno, en los cuales van a rotar los cultivos en los círculos. Esta tecnología permitirá a la empresa hacer una rotación adecuada para poder utilizar el equipo en un momento en un círculo y en otro momento en otro círculo. De esta manera habrá 200 hectáreas bajo riego.

Para aprovechar esta tecnología instalada mencionó que se debe tener la rotación del cultivo y la rotación del momento de siembra es fundamental para poder ser utilizado en dos lugares.

El agua utilizada en el establecimiento es superficial, nacido en el propio campo, que se represó y se generó una toma de agua. En otro momento dijo que la tendencia en tecnologías de sistemas de riego en campos agrícolas extensivos no hay ninguna duda que son los sistemas de pívot central, por su automaticidad, economía y fácil manejo.

Riego suplementario
Durante la jornada en la Estancia Katueté, el ingeniero agrónomo Eduardo Martellotto, profesional del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Manfredi, Argentina, brindó una completa charla sobre los criterios a tener en cuenta a la hora de pensar en la tecnología de riego y las ventajas que tiene hacerlo para garantizar la estabilidad productiva en el establecimiento.

Martelotto dijo que el riego es una tecnología que llega después de hacer todo bien en la producción en secano. Sean estas prácticas de siembra directa, fertilización, elección de los cultivares, etc. Si toda la previa no se hace bien se va a regar malezas, productos que no van a dar rendimiento económico y el riego tiene un costo.

Posteriormente se debe conocer perfectamente el ambiente, donde se va a regar. Se debe saber toda la parte climática y la parte edáfica y el suelo que vamos a regar. Luego se debe ver la disponibilidad de agua en cantidad y calidad. Después de estos pasos previos se puede hacer el plan de un proyecto de riego, dijo el profesional.

Mencionó que una vez que uno sepa qué va a regar y qué producción pretende realizar decide qué tipos de toma de agua va a hacer, la clase de bomba que va a usar, condición de agua y equipo de riego.
Asimismo una vez que se diseña el equipo de riego hay una serie de pautas agronómicas a tener en cuenta, como la forma de aplicar el agua de la forma más eficiente posible.
Según el profesional del INTA, los equipos presurizados de pívot de avances frontales tienen eficiencia que superan el 95%.

Lo más importante que se logra con el riego es la estabilidad de la producción, que no haya variación por años secos y años húmedos. y después la posibilidad de hacer diversificación, que se puede incursionar en cultivos nuevos, que puede ser muy rentable.

La experiencia en el campo experimental de Manfredi indica que el costo de un sistema de riego está en unos 1.500 dólares por hectárea, los costos no han variado en los últimos 10 a 15 años. Dijo que el 85% del riego en el mundo es todavía canalero o por surco. Esto ultiliza muchísima agua y una bajísima eficiencia que no supera el 30 a 40%. Esto significa que mejorando la eficiencia de los sistemas de riego se utilizaría mucho menos cantidad de agua.

La inversión en riego se planifica para los próximos 50 a 70 años. Son proyecciones a largo plazo y el riego justamente va a permitir un crecimiento vertical y no seguir desmontando y ampliando la frontera agrícola a expensas de destruir el poco bosque y el ambiente natural que nos queda. Otra de las ayuda que daría el riego es aumentar la producción sin expandir la superficie que en algún momento va a tener que limitarla.

Banco Familiar, solución financiera
Durante la jornada en la Estancia Katueté, Banco Familiar presentó una solución financiera de largo plazo que puede permitir inversiones en el sistema de riego. Arsenio Vasconcellos, gerente de Banca Corporativa de Banco Familiar, explicó que hace 8 años el Banco Familiar incursionó en el área agrícola, principalmente en el financiamiento de máquinas y eso se ha ido ampliando a otro tipo de financiamiento dentro del sector agropecuario y otros.

Este banco dispone del producto Finagro, que es realizado con fondos de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD). Este producto está destinado a personas físicas y jurídicas, por lo que tanto empresas como productores individuales pueden ser beneficiarios de estos créditos, siempre y cuando se trate de una implantación en una tierra propia.

Condiciones
Se financia hasta el 100% del valor del proyecto, con una garantía hipotecaria sobre tierras agrícolas que no necesariamente debe ser donde se va a implementar el proyecto. Sí debe ser tierra agrícola propia de la empresa o la persona.

El plazo de financiamiento es hasta 7 años con un año de gracia y los pagos se van ajustando a los ciclos propios de la actividad agrícola.

Lo único adicional a una habitual carpeta crediticia es la evaluación del proyecto de inversión y una resolución de la secretaría del ambiente donde se aprueba la implantación de ese proyecto de riego.
Para las maquinarias agropecuarias también dispone financiamiento, también destinada a personas físicas y empresas. Hay dos modalidades, en el caso de que el financiamiento sea con garantía prendaria, se puede cubrir hasta el 80% del valor de la máquina y en caso de otorgar una garantía hipotecaria se puede cubrir hasta el 100% del valor en un plazo de 6 años.

Banco Familiar tiene 31 sucursales en todo el país. Estamos apostando fuertemente en las zonas agrícolas. Próximamente abrirá sus puertas en Katueté y otra en Santa Rita.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *