8 de febrero de 2013 11:06 AM
Imprimir

El agro se une para rechazar la obligatoriedad de vender soja

Productores se oponen a las inspecciones en campos y acopios que comenzó la AFIP. El organismo recaudador pretende que se vendan los remanentes de producción que quedaron de la campaña anterior.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) inició en todo el país un operativo para verificar las existencias de soja en campos y acopios, a fin de corroborar que el stock hallado coincida con el declarado y evitar la retención de la oleaginosa.

La medida generó polémica entre los productores y fue duramente criticada por la Sociedad Rural Argentina (SRA). Luis Miguel Etchevehere, presidente de la entidad ruralista, denunció que la AFIP “inspecciona acopiadoras de cereales para verificar el stock de soja”, con el objetivo de presionar para que vendan la oleaginosa. Subrayó, en esta línea, que los agricultores venderán su producción “cuando les convenga”.

Denunció que la AFIP “inspecciona acopiadoras de cereales en Carmen de Areco, Capitán Sarmiento y Arrecifes para verificar el stock de soja y continuará en los próximos días con otros establecimientos. Etchevehere aseguró que no se dejarán presionar y que ellos serán quienes decidirán el momento de desprenderse de su producción. Se estima que el remanente de la campaña pasada supera el 1 millón de toneladas en todo el país. Por los buenos precios internacionales y el aumento de producción, la exportación de la cosecha provocaría un ingreso superior a US$ 8.000 millones este año. La autoridad fiscal apuesta a que esto “aliente” a liquidar entre 1 y 1,2 millón de toneladas de la pasada campaña, lo que aceleraría la entrada de U$S 645 millones al país, lo que supone 35% para las arcas de la Casa Rosada en concepto de retenciones a las exportaciones.

El Gobierno nacional apuró en la segunda mitad del año pasado los cupos de exportación de trigo y maíz, buscando el rédito fiscal. Pero la última campaña de soja se redujo a 40 millones de toneladas por la sequía, y la presente -que se estima en más de 50 millones- no se liquida por la incertidumbre interna, a pesar de los buenos precios internacionales.

El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Tucumán (Cartuc), Víctor Pereyra, calificó de “inadmisible” los posibles controles de la AFIP, y adelantó que los productores “no vamos a aceptar” la obligatoriedad de exportar. “Puede haber algo de soja que los productores tienen como resguardo para atender próximas erogaciones. No es especulación ni daño que se le quiere hacer al Fisco, sino algo normal”, apuntó.

Las entidades agrarias nucleadas en la Mesa de Enlace se reunirán en asamblea el 15 del corriente en el predio de la Sociedad Rural de Pehuajó, donde definirán el plan de lucha contra las medidas del Gobierno nacional para el sector. Estarán además presentes la Federación Agraria, Coninagro y la CRA. El encuentro será “abierto a productores, comercio, industria y la comunidad en general”. Luego habrá más asambleas en el noroeste argentino, Córdoba y Santa Fe. Las consecuencias de las inundaciones, el retraso en las declaraciones de emergencia agropecuaria y el reclamo por obras hídricas serán algunos de los temas a tratar, anticipó Etchevehere.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *