16 de marzo de 2010 14:18 PM
Imprimir

Pastizales emitirían gas de invernadero

Los pastizales secos podrían emitir a la atmósfera el principal gas de invernadero, dióxido de carbono, según una investigación de Amy Austin y Carlos Ballaré, ambos investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

Se trata de un efecto producido por la fotodegradación de la lignina que es un polímero de las paredes de las células vegetales. Así lo consignó un trabajo de ambos doctores de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires que se publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.
Los investigadores descubrieron que la lignina no es tan resistente a la acción degradante de los microbios del suelo y al comprobarse esta teoría dejará de considerarse un vegetal “recalcitrante”.
Amy había demostrado en un trabajo previo, que se publicó en la revista Nature, que el sol degrada la materia orgánica y produce sustancias volátiles, como dióxido de carbono.
“Era evidente que eso incide en el balance de carbono atmosférico, pero lo que no quedaba demasiado en claro era cuáles eran los compuestos que absorbían la luz y participaban de este proceso de fotodegradación”, explicó Ballaré.

PROCESO NATURAL. La lignina es esencial a las plantas, se encuentra en todas ellas desde los complejos procesos de evolución y permite que absorban agua y se mantengan erguidas.
“Les da rigidez para que puedan capturar la luz”, explicó Austin. Para el investigador, “lo interesante es que en la bibliografía científica siempre se consideró que no era degradable”.
“Cuando los microbios encuentran lignina, no les gusta nada porque no pueden descomponerla. Sólo hay un grupo selecto de hongos que logran hacerlo”, sostuvo. Aclaró que se necesita para la degradación de un sistema de enzimas bastante complicado y costoso. Comparó el esquema como ocurre al ser humano con el apio al quemar más calorías para masticarlo y digerirlo. “A los microbios les pasa algo así con la lignina”, manfestó.
La demostración de que la lignina puede ser responsable de la emisión de dióxido de carbono les insumió a los investigadores dos años de búsqueda y comprobaciones. La fotodegradación de la lignina ocurre en los pastizales secos y no en los vegetales vivos porque estos últimos absorben la radiación solar y se protegen, como la piel humana sintetiza melanina y se resguarda de rayos ultravioletas. Al secarse las hojas y morir, no hay elemento que las proteja de la acción del sol, quedan los polímeros con celulosa que son las paredes de la planta con un 10 % de lignina.
“La lignina tiene una estructura químicamente complicada, pero cuando empiezan a romperse los enlaces químicos, parte de los átomos de carbono que contiene forman moléculas de dióxido de carbono”, añadió Ballaré. Los científicos saben que este hallazgo llegará a modificar los cálculos por incorporación del gas de invernadero a la atmósfera.
“Este proceso nunca se había tenido en cuenta,” expresó. El problema es la combinación de factores climáticos ya que en el futuro se ampliarán las áreas áridas, habrá más días soleados y pastizales secos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *