9 de febrero de 2013 15:52 PM
Imprimir

Un golpe de knock out para los biocombustibles

CompartiremailFacebookTwitterSobre llovido, mojado. Lo que no pudo Axel Kicillof, Guillermo Moreno y los otros integrantes de la Unidad Ejecutiva Interdisciplinaria de Monitoreo, lo terminó de resolver esta semana la Comisión Europea (CE) con un golpe que deja en la lona a las exportaciones argentinas de biocombustibles durante 2013. Con la imposibilidad de vender a Europa, […]

Sobre llovido, mojado. Lo que no pudo Axel Kicillof, Guillermo Moreno y los otros integrantes de la Unidad Ejecutiva Interdisciplinaria de Monitoreo, lo terminó de resolver esta semana la Comisión Europea (CE) con un golpe que deja en la lona a las exportaciones argentinas de biocombustibles durante 2013.

Con la imposibilidad de vender a Europa, se cae el principal mercado, al que se destinaba el 95% del volumen total exportado. Durante 2011 representaron 2000 millones de dólares.

La medida que llegó de Bruselas fue tan sorpresiva como rotunda, al someter a los compradores de biodiésel argentino a un factor de riesgo tan alto que desalentará cualquier tipo de operación. Se dispuso que a partir del 30 de enero todas las importaciones de biodiésel provenientes de la Argentina e Indonesia deberán registrarse en su aduana. Este registro tiene un claro efecto intimidatorio para los compradores: en forma retroactiva habilitaría a la Comisión Europea (CE) a cobrar eventualmente un arancel de exportación, que encima aún no está fijado.

De esta forma y en la práctica ya no habrá que esperar el veredicto de la investigación antidumping y antisubsidios que los europeos le están realizando a las exportaciones de biodiésel argentino. De hecho, las operaciones se caerán antes porque los importadores no querrán asumir el riesgo de tener que pagar un arancel en forma retroactiva en caso de que el fallo salga en contra de los intereses argentinos. ¿Quién va a estar dispuesto a ponerse una espada de Damocles encima de su cabeza?

Con esta medida, el poderoso lobby de los productores europeos de biodiésel agrupados en la European Biodiesel Borrad (EBB) deja afuera de carrera al combustible argentino por lo menos hasta noviembre, última fecha que tienen para expedirse las autoridades europeas. La embajada argentina en Bruselas y los abogados contratados por Carbio, la Cámara Argentina de Biocombustibles, confían en un fallo favorable. Pero es indudable que el aire de las relaciones diplomáticas y comerciales está hoy más que enturbiado con Europa. Un ambiente propicio para que el diablo pueda meter la cola.

El esfuerzo puesto por la EBB en lograr este éxito parcial es un síntoma de la falta de competitividad de los biocombustibles europeos. Desde 2003, la política de promoción logró sembrar toda Europa de pequeñas plantas de biocombustibles con muy poca lógica económica. Aplicaron una fórmula fatal para establecer sus plantas: sin escala y muy lejos de los puertos y de las plantas de aceite, su insumo básico. Sobre esta base de barro construyeron una desproporcionada capacidad para producir 20 millones de toneladas de biocombustibles.

Aquí gran parte de la capacidad instalada para producir las 3,5 millones de toneladas está concentrada en el polo aceitero rosarino. De esta forma, el biodiésel argentino logra la máxima competitividad mundial.

“La noticia es desastrosa para nuestra industria, ahora hay que ver cómo se pueden minimizar los daños”, rezongaba en el medio del estupor Luis Zubizarreta, vicepresidente de Carbio.

En su razonamiento, las pérdidas de la reciente movida europea habrá que buscarlas en lo que ocurra con el aceite de soja, en el que la Argentina es formador de precios, ya que participa en un 50% del volumen comercializado a nivel mundial. “Lo fundamental es no producir una sobreoferta de aceite a partir de abril por estar imposibilitados de transformarlo en biodiésel”, argumentó. Son dos millones de toneladas de aceite que todavía no han encontrado un destino cierto. Y de más está decir que una baja del precio del aceite impactará negativamente en la formación de los valores del grano de soja.

La única solución posible a la reciente jugada europea que puso a la exportación en punto muerto es ampliar la demanda interna de biocombustibles. Pero el Gobierno viene de hacer exactamente lo contrario: suspendió el aumento del corte del gasoil con biodiésel al 10% en los vehículos y del 20% en el transporte de carga.

“Si quieres que algo no funcione, crea una comisión”, aconsejaba Napoleón y más tarde Perón. Hasta el momento, la Unidad Ejecutiva Interdisciplinaria de Monitoreo se ajusta a esta máxima a rajatabla. Con el actual esquema para la toma de decisiones, el Gobierno tiene pocas posibilidades de evitar una crisis anunciada.

RESUMEN

 

  • $ 1,60
    Por litro de leche
    Es lo que recibe el tambero. Para la Mesa Nacional de Lechería, la situación “es complicada”.

 

RESUMEN

 

  • $ 1,60
    Por litro de leche
    Es lo que recibe el tambero. Para la Mesa Nacional de Lechería, la situación “es complicada”.

 

LA FRASE

 

  • “Vamos a insistir en el camino del diálogo y de las propuestas”
    Carlos Garetto
    Presidente de Coninagro
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *