10 de febrero de 2013 21:26 PM
Imprimir

Comienza un juicio muy importante contra Monsanto

David VS. Goliat: el campesino Bowman Hugh contra el gigante de la industria agrícola y el mayor productor de productos genéticamente modificados, la compañía Monsanto.
Monsanto Co. ha encontrado un terreno fértil en las cosechas transgénicas y en el auge agrícola global, pero la mayor compañía de semillas del mundo también ha engendrado su dosis de controversia. Sus detractores la acusan de defender alimentos riesgosos y consideran que simboliza un sistema alimenticio dominado por unos cuantos gigantes a costa de la pequeña agricultura. Sus antecedentes como productor de químicos le han valido un estigma del que le cuesta desprenderse. La compañía, dirigida por Hugh Grant, sin embargo, ha revisado su plan de precios para apaciguar a los pequeños agricultores y se mantiene firme en la defensa de los transgénicos.
 
De un lado, un granjero de 75 años que defiende su derecho a la venta de las semillas de las plantas cultivadas por Monstanto.
 
Del otro, la corporación transnacional Monsanto, con miles de millones en activos, que protege ferozmente su propiedad intelectual. Y decenas de abogados que cobran honorarios millonarios.
 
El caso tiene su origen en las reglas que rigen la venta de los productos agrícolas del gigante empresarial. Al comprar las semillas de la compañía Monsanto, los campesinos tienen derecho sólo cosechar con ellas, sin poder volver a sembrar en un futuro lo que cosecharon. 
 
Esto significa que los agricultores no pueden utilizar el grano producido por ellos mismos para el cultivo, sino que se ven obligados a comprarle las semillas a la compañía año tras año. 
 
La empresa sostiene que los cultivos modificados fueron creados en sus laboratorios tras una larga y costosa investigación, por lo cual son de su propiedad intelectual.
 
En esta audiencia Hugh Bowman no solo se representa a sí mismo, sino también a cientos de agricultores que se enfrentaron a una situación similar.
 
Para saltarse las condiciones impuestas por la industria agrícola, los campesinos compraban las semillas en los graneros locales. Allí la mayor parte de las semillas fueron obtenidas de vegetales cultivados por Monsanto. Así, casi el 94% de las legumbres de Indiana contienen genes modificados en los laboratorios de la corporación. 
 
A pesar de que no existían restricciones sobre el uso de tales semillas, Monsanto comenzó a luchar contra aquellos a los que considera “ladrones” y demandó a varios granjeros, entre ellos a Hugh Bowman quien, según los empleados de la compañía, vendía las semillas a los graneros locales.
 
Un tribunal obligó al hombre a pagar una multa corporativa de 85.000 dólares. Sin embargo, el campesino no aceptó  el veredicto y presentó una apelación. Las partes se negaron a alcanzar un acuerdo y ahora el caso será revisado por la Corte Suprema de USA.
 
Monsanto
 
Monsanto Co. ha encontrado un terreno fértil en las cosechas transgénicas y en el auge agrícola global, pero la mayor compañía de semillas del mundo también ha engendrado su dosis de controversia.
 
Sus detractores la acusan de defender alimentos riesgosos y consideran que simboliza un sistema alimenticio dominado por unos cuantos gigantes a costa de la pequeña agricultura. Sus antecedentes como productor de químicos le han valido un estigma del que le cuesta desprenderse.
 
La compañía, dirigida por Hugh Grant, sin embargo, ha revisado su plan de precios para apaciguar a los pequeños agricultores y se mantiene firme en la defensa de los transgénicos.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *