11 de febrero de 2013 12:02 PM
Imprimir

Venezuela: devaluación alivia la “caja” del Estado pero alentará la inflación

El país importa la mayoría de los alimentos que consume La medida empieza a regir el miércoles. El gobierno espera achicar el déficit cercano al 15% del PBI.

La devaluación de la moneda venezolana ante el dólar, que determinó el gobierno encabezado por el vicepresidente Nicolás Maduro, dará un alivio a la caja del Estado, fuertemente deficitaria, pero corre el riesgo de alentar la ya elevada inflación, en una economía que importa gran parte de sus bienes, en especial alimentos.
A partir del miércoles, tras los feriados por el Carnaval, la cotización del bolívar pasará de 4,3 –que regía desde 2011– a 6,3 por cada dólar, de acuerdo al anuncio del ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, el pasado viernes. La medida implica una fuerte pérdida de valor de un sablazo en relación al billete estadounidense.
Se trata del quinto ajuste cambiario en Venezuela desde el 2003, cuando el país instaló un férreo control cambiario, pero el primero en ausencia del presidente Hugo Chávez, que se recupera en Cuba de su cuarta operación por un cáncer, en medio de nuevos rumores que advierten sobre un deterioro de su salud, rápidamente desmentidos en Caracas.
El ajuste reducirá el valor en dólares de la deuda interna del gobierno de 43.000 millones a casi 30.000 millones, según la consultora Ecoanalítica, y el Estado recibirá más bolívares por sus exportaciones en dólares de petróleo, que responden por 96% de las divisas.
La cuenta podrá aliviar el déficit fiscal de 16% del PBI en un año de elecciones municipales, en el que tampoco se descartan comicios para elegir al sucesor de Chávez, en caso de que sus problemas de salud le impidan asumir de hecho el gobierno, escenario en el que el oficialismo concentrará sus esfuerzos para instalar la figura de Maduro, ungido por Chávez como su heredero.
Analistas coinciden en que el gobierno deberá definir si el aumento de la renta petrolera en bolívares se diluirá en gasto para financiar elecciones y abultará los fondos especiales destinados a programas sociales en el país y a subsidiar el crudo enviado a países amigos de la región, como Cuba, o podrá brindar estímulos a la producción local. Venezuela viene sufriendo la escasez de productos básicos, como el azúcar, el aceite, la carne y el café.
El impacto negativo de la depreciación del bolívar será el aumento de los precios, en un escenario de inflación altísima, que terminó en 20,1% en 2012, lo que reducirá el poder adquisitivo de la población.
“Todos los productos regulados (por el gobierno) y de la dieta básica tienen componentes importados y sufrirán ajustes de precios”, dijo el economista Orlando Ochoa, profesor de la Universidad Católica Andés Bello, a la agencia AFP.
Como el gobierno anunció la medida con anticipación, miles de venezolanos corrieron desde el sábado a los supermercados para abastecerse de comida, temiendo repuntes de precios.
Maduro afirmó que la devaluación pretende defender al bolívar de “los ataques especulativos” de los agentes económicos, a los que tildó de “criminales”. En el mercado negro, la moneda local cotiza hasta dos y tres veces por encima del valor de 6,30 fijado ahora. La corrida libre del dólar se explica por la dificultad que tiene la población y las empresas de comprar dólares en función de los fuertes controles oficiales, un desajuste que también presiona la inflación.
El líder opositor, Henrique Capriles, derrotado en las presidenciales del 7 de octubre, calificó la devaluación como “un paquetazo rojo” y recordó que el gobierno había negado la posibilidad de devaluar durante la campaña. Aseguró que en lugar de esa medida, habría que “dejar de regalar el dinero de los venezolanos a otros países” a cambio de lealtades políticas.
La depreciación de la moneda podrá beneficiar al mercado exportador, cuyos productos sumarán competitividad en el exterior, pero ese sector es muy reducido en Venezuela.
El gobierno y el Banco Central pusieron el sábado en funcionamiento un organismo Superior para la Optimización del Sistema Cambiario, con el objetivo de evaluar las prioridades para la asignación de divisas, con el que, según Giordani, buscarán controlar la inflación.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *