17 de marzo de 2010 07:28 AM
Imprimir

Un producto clave para la producción

Aparte de soja, se usa en gran parte de los cultivos

El glifosato es el agroquímico más difundido en la agricultura argentina. Es un herbicida para controlar malezas. En la actualidad, se usan entre 160 y 180 millones de litros por año, en un mercado que mueve US$ 600 millones, y el 70% del producto se destina a plantaciones de soja. Sin embargo, el glifosato no es exclusivo de este cultivo. Se aplica antes de la implantación de pasturas y verdeos en ganadería y tambo, y para los barbechos previos a la siembra en general, lo que permite controlar malezas y acumular agua para el cultivo siguiente. También se usa en producciones intensivas como vid, por ejemplo. En la Argentina, este producto tiene más de 30 años de vigencia. Fue aprobado a mediados de los setenta. Por otra parte, en el mundo se utiliza en más de 140 países. En el país, cada agroquímico se registra y es aprobado o rechazado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). "Tiene más de 30 años de uso en el mundo, y en ninguno de los países se han detectado casos como los que denuncian los que atacan el producto. Según la FAO [Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación] y la Organización Mundial de la Salud [OMS], el glifosato pertenece a la categoría de banda verde, que quiere decir producto que normalmente no ofrece peligro, de muy baja toxicidad. Es más seguro que los insecticidas que se usan en la propia casa", dijo Guillermo Cal, director ejecutivo de la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe). Sobre la decisión de la justicia santafecina, Cal agregó: "Si hubiera sido posible acercarles información apropiada a los jueces, la decisión habría sido distinta. Se levanta un temor infundado". En este contexto, una fuente cercana al Senasa coincidió en que "internacionalmente el glifosato no es considerado un agroquímico peligroso". Igual, como cualquier otro agroquímico, existen recomendaciones de uso por seguir y que deben ser tenidas en cuenta por quienes aplican el producto. En la Argentina, salvo La Rioja, la Capital Federal y Tierra del Fuego, en el resto de las jurisdicciones hay leyes sobre agroquímicos que establecen su uso y sanciones por la mala praxis. No hay una norma nacional en la materia. 160
millones de litros
Es el consumo de glifosato en el mercado argentino de agroquímicos.  140
países
Es donde se utiliza este agroquímico, que no es exclusivo para soja, sino que también se aplica en otras producciones.  600
millones de dólares
Es lo que factura el mercado de fitosanitarios por la venta de este agroquímico.  Fernando Bertello

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *